Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

La maleta de la izquierda

19/03/2015 07:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hablar de la izquierda política siempre es un riesgo que lleva al patíbulo o al desprecio, sin que medie la indiferencia. Cualquier comentario o crítica es recibida con las uñas en posición defensiva o con el arma desenfundada en posición preventiva

LaIzquierda

Hablar de la izquierda política siempre es un riesgo que lleva al patíbulo o al desprecio, sin que medie la indiferencia. Cualquier comentario o crítica es recibida con las uñas en posición defensiva o con el arma desenfundada en posición preventiva.

Nadie puede poner en duda los valores que a lo largo de la historia ha defendido y sigue defendiendo la izquierda, desde la Revolución Francesa.

Sus variadas concreciones y familias, han conformado a lo largo de los años distintas corrientes de pensamiento, que se han ido consolidando en la sociedad, hasta lograr un alto grado de confusión y dispersión, que  poco o nada ayudan a entenderla.

Su ala radical, casi sumida en el lumpen definido por Karl Marx, sigue siendo panfletaria y está empapada de lo que Lenin llamó infantilismo de la izquierda, encerrada en sí misma y sin "capacidad" para reconocer o aceptar que otras corrientes y otro camino es posible.

El dogmatismo cuasi religioso predomina en esta esquina marginal, de una izquierda derrotada en mil batallas, incapaz de reconocer que el marxismo es el fonendoscopio con el que se ausculta la sociedad y que la política es un instrumento para cambiar la historia, "la prolongación de la guerra por otros medios".

Para lograr esa transformación hay que contar con una potente organización, de dirección centralizada y fuertemente armada ideológicamente, que se llama Partido y que reúne al núcleo dirigente que en ningún momento ha de confundirse con los dirigidos.

Las contradicciones entre los dirigentes y los dirigidos, ha sido y sigue siendo una de las grandes debilidades de la izquierda, la vía de agua que ha causado el naufragio de muchas de sus naves antes de llegar a puerto.

A veces la Izquierda va como una maleta... a donde la lleven

No es necesario recurrir a la "lectura de los clásicos" cual creyente a la Biblia, para descubrir dónde está el error sistemático y persistente de la izquierda.

El error, el malestar, la enfermedad… está en no saber ser minoría, cuando se pertenece a un partido de élites, cuando se tienen ambiciones desmedidas de poder y de protagonismo, cuando se carece de humildad y de paciencia.

El error está en la debilidad de los seres humanos, en su cultura.

La cultura de la prisa, del protagonismo personal, del individualismo pequeño burgués, de la mediocridad de la clase media, de la falta de honestidad y de la incoherencia.

La falsa cultura, acostumbrada a pasar de contrabando como ideas de izquierda aquello que es reaccionario, falso o de dudosa procedencia y peor consecuencia.

Dentro de la maleta también se guardan, los dóciles recuerdos y vestiduras de una izquierda pactista y claudicante, entrenada y entrenadora de un sindicalismo decadente, divorciado hace años de la lucha de clases y amancebado con el empresariado.

 

Una izquierda que se agarra con uñas y dientes a sus orígenes proletarios, como si de un título nobiliario se tratase y que nada tiene que ver hoy día con la lucha de clases a la que han renunciado y de la se desdicen.

En esa maleta se guardan también los escritos en los que se dice que el marxismo está superado y que la lucha de clases ya no existe.

En esa maleta también se guardan, los proyectos y aventuras, de un supuesto Socialismo del Siglo XXI, que tan pronto dicen  sus padres, se está concretando en América Latina,   como lo niegan rotundamente.

En esa maleta viajan Die Linke, O bloco de Esquerdas, Syriza, Podemos, Chavistas, trotskistas, comunistas, maoístas, anarquistas… demás parientes y amigos.

Mientras tanto el Partido Comunista chino, sigue diciendo: Gato negro o Gato blanco… lo importante es que cace ratones.

Habrá que revisar la maleta…tal vez haya ratones.

 

@ordosgonzalo

gonzalo alvarez-lago  garcía-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1407 noticias)
Visitas:
4399
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.