Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

La "turismofobia", nada que ver con descerebrados

8
- +
12/08/2017 02:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La invasión masiva de turistas y su impacto, hizo estallar la “turismofobia”, una manifestación de protesta contra esta sobreexplotación que convierte a pacientes vecinos en radicales anti sistema

Al finado Manuel Fraga Iribarne siendo Ministro de Información y Turismo del Gobierno de Franco, se le atribuye haber desempeñado una función clave en la eclosión turística de España, en su conversión en una actividad económica - industrial, así como en el   establecimiento del marco operativo para la ordenación legal del funcionamiento del sector, y a la sazón, la de ser también quien sentó las bases de explotación del conocido modelo del 'sol y playa' español.

Aspectos todos ellos que durante los años sesenta y setenta hicieron de la actividad turística el eje fundamental de la “creación de riqueza y empleo”, al menos así propagan los anales del franquismo; una función económica que no solo mantuvo su curso en la transición, sino que como consecuencia de la Adhesión a la Comunidad Europea, la reconversión industrial de acompañamiento acabó influyendo de forma nefastas en nuestro devenir futuro, pues al inducir una desindustrialización masiva incentivó una tercerización desproporcionada de nuestra estructura productiva, hasta el extremo de atomizar y masificar el volumen del sector turístico.

De ahí que actualmente la estructura de nuestro tejido productivo se caracterice por un elevado peso del sector servicios con acentuada supremacía del turismo, contra una baja presencia del sector industrial, un acentuado desajuste en la diversificación sectorial nada favorable para lograr la compensación entre esferas económicas de distinto signo, que en buena lógica debieran conformar nuestra estructura productiva

Ante este escenario, parasitar en la continuidad de los hechos,    asumiendo el rol de víctimas de la desindustrialización y no hacer nada por conducir el   centro de gravedad hacia otra lógica productiva, no resulta ser el camino indicado para   impulsar medidas correctoras a este modelo claramente insostenible, y mucho menos, la manera más acertada para   establecer alternativamente enfoques dinámicos y de estrategia de país con la premisa de orientar   la recuperación del sector industrial como única solución inductora de calidad y estabilidad a la precariedad y temporalidad dominante.

, por resultar de sobras sabido, que mas de un tercio de las actuales pernoctaciones de extranjeros en el país obedecen a tensiones geopolíticas o terroristas de los principales países competidores; por tanto, fruto de un auge coyuntural que desencadenará una burbuja a corto plazo en coincidencia con la más que probable estabilización en el ámbito territorial   de los destinos rivales, una circunstancia que devolverá los indicadores de crecimiento a otra realidad distinta frente al doble dígito de la estadística actual.

Instalarse en la dinámica de atar el futuro económico del país a la actividad turística, es cuando menos un desacierto además de una obstinación política

La actividad turística que desempeñada en la racionalidad y planificación de un ámbito sectorial diversificado reportaría ventajas a la economía del país, deja de hacerlo cuando los acontecimientos sobrepasan las previsiones, pues cuando esto ocurre, la expansión desmesurada de los niveles de afluencia más que acarrear mejoras provoca perjuicios, creando por “efecto invasión” un escenario de conflictividad socio-ambiental, toda vez que la masificación sin control y el “monocultivo “ turístico, a excepción de los pingües beneficios que reporta a las multinacionales de ramo, es decir, a los tour operadores poseedores de aviones, agencias de viajes y hoteles, por lo demás produce de forma generalizada quebrantos de distinta índole   en amplios sectores de la sociedad.

Una muestra de reacción a tan nociva influencia es la denominada   “turismofobia” una actitud de protesta protagonizada mayormente por la generalidad de un vecindario que ve afectado por saturación turística su entorno físico   de residencia, de unos afectados que por la mera defensa de sus derechos el Presidente Rajoy tacha de descerebrados; una descalificación propia de quien se decanta por que sea el mercado quien intervenga en exclusiva sobre asuntos que competen al conjunto de la ciudadanía. O lo que es lo mismo, por quien desde su neoliberalismo político sitúa en segundo plano la protección de la naturaleza, la sostenibilidad, el equilibrio territorial, el empleo de calidad y el bienestar comunitario abriendo   barra libre a los exceso de un turismo de baja calidad.

Es por eso que el preconizado auge que se le confiere a la actividad turística a efectos de rentabilidad, sea más ficticio que efectivo, pues cuando su incremento cuantitativo   trae como resultas la intensificación del malestar de un amplio sector de la ciudadanía que ve amenazada su habitabilidad, cuando además de aprovecharse de las inversiones infraestructurales colectivas no reporta retornos económicos de disfrute de la ciudad y cuando los fondos de inversión especulativos acaparan centenares de pisos para su transformación en alojamientos turísticos que menoscaban con su impacto las formas de vida tradicionales de los barrios concernidos y, en última instancia, su vaciamiento.

Nada positivo se puede decir por tanto de la actual actividad turística, como tampoco nada hay que censurar a la “turismofobia” emergente; pero si mucho que reprochar a quien propaga la utilización desmedida   el turismo como tabla de salvación de su fracaso político.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (288 noticias)
Visitas:
59
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.