Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Las Grandes Reformas

16/06/2014 18:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Pedro Pablo Kuczynski Fuente: Correo

El Gobierno acaba de lanzar un paquete de medidas reactivadoras que se presentarán oficialmente al Congreso la semana entrante. Ojalá que el Congreso, en medio del Mundial de fútbol y de muchas discusiones internas, le dedique tiempo para aprobar este conjunto de medidas, que son muy necesarias y positivas. Pero tenemos que ser realistas porque la confianza necesaria para que se reactive la inversión toma tiempo en generarse. Y ciertamente un elemento fundamental es el entorno internacional, que sigue incierto. image

Dejando de lado los aspectos coyunturales, que se irán resolviendo ojalá en los próximos meses ?la puesta en marcha de grandes minas le dará un fuerte empuje al Producto Interno Bruto en los próximos 12 meses? necesitamos en el Perú pensar en las grandes reformas que nos llevarán a la modernidad. La primera, sin duda alguna, es mejorar dramáticamente nuestro nivel educativo. Seis de los ocho millones de jóvenes en edad escolar van a colegios públicos. Por eso debemos enfocar nuestros esfuerzos ahí, con sustancialmente más recursos para profesores, su entrenamiento, mejora física en los colegios, y útiles para aprender. Debemos modificar el currículo, enfatizando la solución de problemas en vez del aprendizaje de memoria, y debemos reintroducir enseñanza básica en educación cívica. Y finalmente, debemos crear una opción tecnológica en la educación secundaria, para crear los trabajos y las capacidades que necesita una sociedad moderna. Felizmente, el Ministerio de Economía y el Ministerio de Educación están planificando un aumento importante en la inversión en educación pública para el presupuesto del año 2015, después de un atraso de varios años.

La segunda gran reforma es la formalización. La formalización, unida a un servicio administrativo competitivo y bien remunerado, que incluya no solo al gobierno central sino también a las regiones y principales municipalidades, es la única forma de crear una sociedad con menos corrupción que ahora. Y además es una forma de proteger a las nuevas generaciones en sus jubilaciones cuando lleguen a esa etapa en 30 o 40 años. Para formalizar, necesitamos muchas medidas, pero quizá la más importante es facilitar que las pequeñas empresas sientan que reciben un beneficio al formalizarse, en vez de la situación de hoy, en la cual la formalización representa altos costos laborales (pero que no llegan al trabajador), multas de la Sunat y otros reguladores, y en general un desaliento para la modernización. Felizmente, en el paquete enviado al Congreso se están tomando los primeros pasos hacia una formalización más moderna.

Tercero, tenemos que enfrentar lo que no anda bien en nuestro sistema gubernamental. La regionalización se hizo hace 12 años sin suficiente preparación: de ahí sale la corrupción que recién aflora. Nuestro Poder Judicial tiene mala fama, a pesar de que los sueldos no son el principal problema, sino la engorrosa administración, la lentitud burocrática, las rumas de papeles, la falta de transparencia de los Juzgados, y por consiguiente, la sospecha por parte del público de que hay corrupción ahí. La multiplicación de leyes, hoy 30, 200 leyes, dificulta aún más la solución al problema. Debemos pensar en algunas medidas interinas para empezar la reforma: entre ellas, no reelección a las presidencias regionales, inhabilitación a los jueces y fiscales que incurran en faltas graves ante el Consejo Nacional de la Magistratura; inhabilitación ?no suspensión? de congresistas con faltas graves que hoy se van tranquilos después de una amonestación de la Comisión de Ética. Empecemos por ahí, pero hay mucho más que hacer.

Cuarto. El esfuerzo que se hace en la seguridad ciudadana es totalmente inadecuado, como los medios lo repiten a saciedad. El Ministerio del Interior gasta algo menos de 2% del producto en seguridad policial. Esta suma es insuficiente. Debemos entrenar más policías, pagarles mejor, y tener por lo menos 150, 000 policías y serenos todos los días en el país. Eso significa cambiar el régimen de trabajo, como se ha anunciado pero todavía no se ha implementado, y redistribuir los policías para que tengan más presencia en las zonas más pobres, que son las más susceptibles al crimen.

Quinto. Tenemos que ocuparnos de la juventud. En los barrios pobres de las grandes ciudades, deberíamos promover centros deportivos y cívicos, con entrenadores, canchas de fútbol, gimnasios, etc., para que los jóvenes tengan motivación y no estén dedicados a la droga y al pandillaje. En este esfuerzo podemos buscar el apoyo de las grandes empresas del Perú, pues cada una de ellas puede apadrinar varios de estos centros, porque las grandes empresas tienen tanto interés como lo tenemos los lectores en que trabajemos en un ambiente de seguridad.

Finalmente, está el tema de la infraestructura: carreteras, electricidad, puertos, saneamiento, infraestructura para la salud y la educación. Se ha escrito mucho sobre esto y lo bueno es que estamos empezando a progresar. Lo malo es que tenemos una tendencia a proponer proyectos gigantes para problemas que se podrían resolver con mejor organización y manejo: túneles innecesarios, obras elefantiásicas que no se completan. Tenemos que aterrizar y pensar, como lo dicen los sabios del país más ahorrador del mundo, la China, que el primer paso es el más importante.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2284 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
201
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.