Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Leviatán sentimental

28/04/2013 04:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Martín Santiváñez Fuente: Correo

Imagen: wikipedia Lo que está sucediendo con Repsol es solo un síntoma de la pulsión transformista que de vez en cuando experimenta el gobierno de Ollanta Humala. Cuando ve rojo, cuando visita Caracas o cuando conversa de economía con Roncagliolo, nuestro guardián socrático entra en añoranza y recuerda los años maravillosos en que subía al monte entonando estribillos velasquistas. Es comprensible que estos ataques de nostalgia perturben la tranquilidad del señor Humala. Después de todo, él siempre ha sido un sentimental.

Porque los hombres que se aferran al pasado, como Ollanta Humala, son unos sentimentales empedernidos, unos románticos soñadores. Los seres anclados en el ayer, los que suspiran por aquello que pasó, terminan dominados por la melancolía y son incapaces de reflexionar. Solo un sentimental puede, a estas alturas del partido de la historia, aplicar al Perú del siglo XXI el centralismo económico de los ochenta, el alanismo del primer tiempo que casi hunde al país. Solo un sentimental es capaz de desechar la experiencia, las lecciones del desarrollo y lanzarse como un Romeo frenético en pos de la ensoñación estatista. Sí, en efecto, solo un sentimental insensato flirtea, a pesar del juramento adquirido, con la posibilidad de hacer crecer a un Leviatán que padece graves problemas de equilibrio, eficiencia y control.

Más sobre

El Leviatán humalista es francamente despilfarrador. Veamos el ejemplo de los programas sociales. Los amigos liberales que los defienden tendrían que comerse los panes con hongo de la ministra Trivelli. El Estado humalista no está preparado para organizar el asistencialismo. Una cosa es estudiar la pobreza y otra, muy distinta, gerenciar el desarrollo. El asistencialismo estatal que no conoce el entorno genera escenarios de corrupción, clientelismo y desconfianza institucional. Si el humalismo no puede controlar a una ministra de papel, ¿cómo aspira a manejar los activos de Repsol? ¿Va a contratar a otra Trivelli para que nos dé gasolina marca Qali Warma? El Leviatán humalista está malgastando el dinero que tanto ha costado ahorrar. Basta de ministros pródigos e ineficaces. El humalismo sentimental tiene que reorganizar el gabinete. Que hablen los garantes.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2282 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
321
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.