Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

¿Un libertario en la Casa Blanca?

25/05/2015 00:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Autor: Daniel Salazar

"Me presento para presidente para devolverle a nuestro país los principios de libertad y Gobierno limitado". Con este mensaje, el Senador Republicano por Kentucky, Rand Paul se lanza a las elecciones primarias del "Grand Old Party" con el fin de obtener la candidatura republicana a las presidenciales de los Estados Unidos de 2016.

El camino para obtener la plaza no será fácil, ya que en frente tendrá a Ted Cruz, Senador por Texas, el cual anunció su postulación dos semanas antes que el Senador por Kentucky; así como también a Jeb Bush, ex Gobernador de Florida e hijo del ex presidente George H. W. Bush y hermano del también ex presidente George W. Bush; y de Marco Rubio Senador por Florida; Scott Walker, Gobernador de Wisconsin y Chris Christie, Gobernador de New Jersey.

¿Pero qué tiene de especial el anuncio de Rand Paul? O para hacerlo más interesante: ¿qué tiene de especial el actual Senador de Kentucky? Pues este oftalmólogo de profesión es considerado como la estrella emergente del Partido Republicano. Definiéndose a sí mismo como libertario y conservador constitucionalista, Rand Paul buscará cambiarle la cara no solo a su partido, sino también al de los Estados Unidos. No es tabú que cuando escuchamos sobre los republicanos siempre se diga que son agresivos por naturaleza y que no lo piensan dos veces al momento de meterse en guerras y mostrarse antipáticos al lidiar con las minorías. Pero aquí está lo curioso: Rand Paul es precisamente todo lo contrario. El senador por Kentucky es conocido por sus constantes críticas al presidente Barack Obama por armar a los rebeldes sirios e incluso el oftalmólogo no vio con buenos ojos que Estados Unidos se meta en Libia. El libertario y conservador constitucionalista propone hacer un recorte en los gastos del Departamento de Defensa, la cual incluye ayudar a países extranjeros. El problema de Paul es que los demócratas tienen a Hillary Clinton y esta vez no tiene competencia en el partido demócrata.

Uno al ver este panorama podría decir que los republicanos están locos por volver a la Casa Blanca tras perder las últimas dos elecciones presidenciales, pero en realidad es todo lo contrario, ya que a diferencia del Partido Demócrata (que ya le ha jugado todas sus cartas a Hillary Clinton), el Grand Old Party tiene muchos contendientes de nivel y Rand Paul es el que lleva las de ganar la candidatura presidencial para enfrentarse al candidato demócrata.

A diferencia de Paul , Clinton seguiría enviando tropas y drones a Medio Oriente para combatir a los terroristas y de vez en cuando "hacer sentir la democracia" tumbándose a algunos gobiernos. Hillary hará todo lo posible por imitar al actual presidente de los Estados Unidos, quien al mismo tiempo ha recibido el Premio Nobel de la Paz durante su ochenio como mandamás de la Tierra de la Libertad. De hacerse con la victoria Rand Paul, Washington cambiaría no solo de partido sino también de política exterior. Las elecciones del 2016 presentan muchos candidatos, pero solo Paul se muestra como la opción más atractiva al proponer reducir la intromisión de Estados Unidos en los conflictos del mundo. Esto cambiaría la imagen del Sheriff del planeta ante sus aliados y enemigos. Un republicano que hasta los demócratas les parece interesante no solo por su visión en la política exterior sino por sus ideas en el campo social. Rand Paul ha sido comidilla de noticieros matutinos y de bloques de análisis y debate político al denunciar que que la policía necesita una desmilitarización urgente, algo que cualquier otro republicano no diría ni en sueños. Esto motivó el cuchicheo entre líderes del Grand Old Party y de sus seguidores, pero más que nada a los grandes intereses que pierden la cabeza por vender armas y equipo militar. Y ni hablar de su postura radical cuando declaró sobre cómo el sistema judicial estadounidense criminalizaba a los ciudadanos de raza negra, algo que ni el mismísimo Premio Nobel de la Paz que se encuentra actualmente en la Casa Blanca se ha atrevido a tomar con seriedad. Aunque pese a las críticas a Obama, también ha reconocido su apoyo públicamente tras haberse retomado las relaciones entre Cuba y Estados Unidos en más de cincuenta años; algo que no todos los miembros y seguidores del Grand Old Party han hecho; por lo que convierte al Senador de Kentucky en un atractivo para una comunidad que de una manera u otra se ha sentido ignorada por los republicanos.

Pero aquí viene lo lamentable: Hillary Clinton tiene todas las de ganar. Tendrá ventaja por lo que es y no por lo que propone, pero así es el sistema donde el marketing vale más que las ideas. Comienza la cuenta regresiva por ver si el pueblo estadounidense sigue el camino demócrata o se atreve a votar por un republicano diferente.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2245 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
299
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.