Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javiernoriegafebres escriba una noticia?

El llamado de Dios, ¿Es sólo para los judíos?

25/03/2010 17:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Porque tú estableciste a tu pueblo Israel como pueblo tuyo para siempre; y tú, oh Jehová, eres su Dios

EL LLAMADO DE DIOS, ¿ES SOLO PARA LOS JUDIOS?

Está escrito en las Santas Escrituras:

Dios escogió a Israel, para ser su pueblo.

2da Samuel 7: 24. “Porque tú estableciste a tu pueblo Israel como pueblo tuyo para siempre; y tú, oh Jehová, eres su Dios”.

1ra Crónicas 17: 22. “Tú has constituido a tu pueblo Israel por pueblo tuyo para siempre; y tú, Jehová, has venido a ser su Dios”.

Siempre y cuando, guardasen sus mandamientos.

Deuteronomio 26: 18, 19. “Y Jehová ha declarado hoy que tú eres pueblo suyo, de su exclusiva posesión, como te lo ha prometido, para que guardes todos sus mandamientos; a fin de exaltarte sobre todas las naciones que hizo, para loor, fama y gloria, y para que seas un pueblo consagrado a Jehová, tu Dios, como él ha dicho”.

Deuteronomio 27: 9, 10. “Después Moisés, junto con los sacerdotes levitas, habló a todo Israel y dijo: «Guarda silencio y escucha, Israel. Hoy has pasado a ser el pueblo de Jehová, tu Dios. Oirás, pues, la voz de Jehová, tu Dios, y cumplirás sus mandamientos y sus estatutos que yo te ordeno hoy”.

Pero lamentablemente, fueron rebeldes a los Mandamientos de Dios, hasta el día de hoy.

Deuteronomio 31: 29. Porque yo sé que, después de mi muerte, ciertamente os corromperéis y os apartaréis del camino que os he mandado, y que la desgracia vendrá sobre vosotros en los días venideros, por haber hecho lo malo ante los ojos de Jehová, enojándolo con la obra de vuestras manos”.

Nehemías 9: 26, 29. “Pero te provocaron a ira y se rebelaron contra ti, y echaron tu Ley tras sus espaldas, mataron a tus profetas que los amonestaban a volver a ti, y te ofendieron grandemente. Entonces los entregaste en manos de sus enemigos, los cuales los afligieron; pero en el tiempo de su tribulación clamaron a ti y tú desde los cielos los oíste; y según tu gran misericordia les enviaste libertadores para que los salvaran de manos de sus enemigos”.

Esdras 9: 7. “Desde los días de nuestros padres hasta este día hemos vivido en gran pecado; y por nuestras iniquidades nosotros, nuestros reyes y nuestros sacerdotes hemos sido entregados en manos de los reyes de los países, a la espada, al cautiverio, al robo y a la vergüenza que cubre nuestro rostro, hasta el día de hoy”.

Dios extendió sus manos todo el día, a un pueblo rebelde y contradictor.

Isaías 65: 1, 2. “Yo me dejé buscar por los que no preguntaban por mí y fui hallado por los que no me buscaban. Dije a gente que no invocaba mi nombre: ¡Aquí estoy, aquí estoy!. Extendí mis manos todo el día a un pueblo rebelde, que anda por mal camino, en pos de sus propios pensamientos”.

Romanos 10: 20, 21. “E Isaías dice resueltamente: Fui hallado por los que no me buscaban; me manifesté a los que no preguntaban por mí. Pero acerca de Israel dice: Todo el día extendí mis manos a un pueblo rebelde y contradictor”.

Y los Judíos perdieron la promesa, al tropezar en la piedra de tropiezo.

Romanos 9: 31, 32, 33. “Mientras Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó. ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino dependiendo de las obras de la Ley, de modo que tropezaron en la piedra de tropiezo, como está escrito: He aquí pongo en Sión piedra de tropiezo y roca de caída; y el que crea en él, no será defraudado”.

Efesios 2: 20. “Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo”.

1ra Pedro 2: 6, 7, 8. “Por lo cual también dice la Escritura: He aquí, pongo en Sión la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; el que crea en él, no será avergonzado. Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso. En cambio para los que no creen: La piedra que los edificadores desecharon ha venido a ser la cabeza del ángulo y: Piedra de tropiezo y roca que hace caer. Ellos, por su desobediencia, tropiezan en la palabra. ¡Ese es su destino!”.

San Mateo 21: 42, 43, 44. “Jesús les preguntó: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, y es cosa maravillosa a nuestros ojos?. Por tanto, os digo que el reino de Dios será quitado de vosotros y será dado a gente que produzca los frutos de él. El que caiga sobre esta piedra será quebrantado, y sobre quien ella caiga será desmenuzado”.

Por ello, Jesús dijo que Jerusalém, ya no sería el lugar de adoración.

San Juan 4: 20, 21. “Nuestros padres adoraron en este monte, pero vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar. Jesús le dijo: Mujer, créeme que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre”.

¿Y por qué?

San Mateo 23: 37, 38. “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos como la gallina junta sus polluelos debajo de las alas, pero no quisiste!. Vuestra casa os es dejada desierta, pues os digo que desde ahora no volveréis a verme hasta que digáis: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”.

Jeremías 44: 26. “Por tanto, oíd palabra de Jehová todos los de Judá que habitáis en tierra de Egipto: Yo he jurado por mi gran nombre, dice Jehová, que mi nombre no será invocado más en toda la tierra de Egipto por boca de ningún hombre de Judío, diciendo: ‘¡Vive Jehová, el Señor!”.

Se embotaron los sentidos de los Judíos hasta el día de hoy.

2da Corintios 3: 14, 15. “Pero el entendimiento de ellos se embotó, porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo sin descorrer, el cual por Cristo es quitado. Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos”.

¿Y hasta cuando será eso?

Romanos 11. 25. “No quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: el endurecimiento de una parte de Israel durará, hasta que haya entrado la plenitud de los Gentiles”.

Y cuando venga el Mesías, el Libertador; recién todo Israel será salvo.

Romanos 11: 26. “Luego todo Israel será salvo, como está escrito: Vendrá de Sión el Libertador, que apartará de Jacob la impiedad”.

Daniel 12: 1. “Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fué después que hubo gente hasta entonces: mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren escritos en el libro”.

2da Corintios 3: 16. “Pero cuando se conviertan al Señor, el velo será quitado”.

Por tanto: ¿El llamado de Dios, es solo para los Judios? No, también para Los Gentiles.

Romanos 3: 29. ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los Gentiles?. Ciertamente, también de los Gentiles”.

Romanos 9: 23. A estos también ha llamado, es decir, a nosotros, no solo de los Judíos, sino también de los Gentiles”.

Y en los postreros días de los Gentiles, Dios nuevamente levantará su Pueblo.

Oseas 1: 10. “Con todo, el número de los hijos de Israel será como la arena del mar, que no se puede medir ni contar. Y en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois mi pueblo, se les dirá: Sois hijos del Dios viviente”.

Romanos 9: 25,26. “Como también en Oseas dice: Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo, y a la no amada, amada. Y en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois pueblo mío, allí serán llamados hijos del Dios viviente”.

Porque Dios encerró en incredulidad a todos, para tener de todos misericordia.

Romanos 11: 22. “Pues Dios sujetó a todos en desobediencia, para tener misericordia de todos”.

Israel el Pueblo de Dios, se recogerá del Occidente.

Isaías 43: 5. “No temas, porque yo estoy contigo; del oriente traeré tu generación, y del occidente te recogeré”.

Y si quieren conocer ese Pueblo, guarden los mandamientos de Dios y pronto lo conocerán.

Jeremías 33: 3. “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.”

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros, amén.


Sobre esta noticia

Autor:
Javiernoriegafebres (63 noticias)
Visitas:
999
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.