Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Teresa Da Cunha Lopes escriba una noticia?

Los ediles fuera de control

9
- +
04/08/2017 22:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Algo va terriblemente mal en el corazón de la nación, en sus municipios.Todos los síntomas del desgobierno a nivel del poder local están ahí y los ediles están fuera de control gozando de una espantosa impunidad

Los ediles fuera de control

Por Teresa Da Cunha Lopes

No cabe duda de que el fracaso social y político de las políticas municipales, la falta de ética y la desgobernanza son problemas extremadamente graves.

En sentido literal, hemos regresado a la “Ley de Herodes” con wifi. La tierra engulle a carros y personas en enormes socavones, los puentes se caen, las calles se inundan, las” mordidas” son el pan nuestro de cada día, la seguridad pública un espejismo, las finanzas una cueva de Aladino, el transporte público un negocio de “compadres”, los periodistas amenazados o desaparecidos, los derechos humanos (hasta de los propios integrantes de las fuerzas del orden) pisoteados diariamente.

Todos los síntomas del desgobierno están ahí y los ediles están fuera de control gozando, aparentemente, de una espantosa impunidad.

¿Qué está pasando aquí, en el corazón de la Nación, o sea en el conjunto de sus municipios?

Hay otros síntomas de desmoronamiento social, a nivel local, fruto de la esclerosis que ataca a las administraciones locales y de la corrupción rampante, así como de su impacto sobre la esfera personal, sobre la vida de cada uno de nosotros.  Desde el deterioro de la salud, del acceso a la educación, de la ausencia (o de su total ineficiencia) de servicios públicos hasta el aumento del aislamiento, de la marginalidad, de la incertidumbre económica, de la violencia que también se hace presente en los municipios más “desarrollados “.

Algo va terriblemente mal en el corazón de la nación, en sus municipios.

Pero, en vez de esconder la cabeza en las arenas del silencio cómplice y de la inacción política, debemos, empezar por colocar la pregunta “¿por qué sucede esto?

Y el diagnóstico que prefiere la “élite” es, sencillamente, erróneo (de tal modo que nos ayuda a entender la razón por la que la “pseudo élite” ha perdido el control sobre los procesos de elección de los candidatos locales. Reducida a su esencia, la opinión de la “élite” se resume en que en México y, en particular Michoacán la clase trabajadora sufre una crisis no de oportunidades, sino de valores.

Es decir, que, por alguna razón misteriosa, según la “teoría” de la pseudo “élite”, muchos de nuestros conciudadanos han perdido, “la voluntad y la motivación para sacar el máximo partido a su vida”. Y esta crisis de valores, según dan a entender, se ha visto agravada por unos programas sociales que les facilitan demasiado la vida a los “vagos.” Y, para esta pseudo “élite” todos somos “vagos”: los estudiantes, los maestros, los albañiles, las amas de casa ... Porque “vago” ahora se declina en insultos, términos racistas, expresiones discriminatorias y discurso de odio. Contra el diferente, contra el trabajo, contra aquel que no juega golf o aquella que no usa bolsa de marca.” Vago”, pasó a ser una etiqueta que justifica la criminalización de la protesta social y de la crítica política.

Los problemas de este diagnóstico deberían resultar evidentes.

Millones de personas no sufren una crisis de valores como pretenden las pseudo “élites”. Sufren ataques diarios en su dignidad, economías personales totalmente inadecuadas a sus necesidades, futuros mermados por la ineficiencia de quien nos gobierna, aire y cuencas contaminadas por inoperancia de los organismos reguladores, violencia laboral y riesgos a su seguridad física en las calles,  lo toda consecuencia del desgobierno y de la impunidad general de ediles fuera de todo control.

Los males sociales de nuestros municipios y comunidades no surgen de la nada, sino que son consecuencia de la desaparición de las oportunidades económicas, de la movilidad social y de la ausencia, en la vida pública, del respeto básico por la dignidad humana.

Surgen de la falta de valores de quien nos gobierna, de la falta de ética republicana de quien ocupa cargos públicos, de la ausencia de los conocimientos técnicos, científicos, culturales mínimos de quien tiene responsabilidades políticas. Surgen de la falta de transparencia, de la inexistencia de la rendición de cuentas, de la inoperabilidad del sistema anti corrupción, de la impunidad de conductas ilícitas. Surgen del hecho de que el corazón de la Nación, los municipios están en manos de personas fuera de control.

Si estoy en lo cierto, sería de esperar que una disminución de las oportunidades, el aumento de la inseguridad pública y la erosión de la convivencia laica y republicana tuviese el mismo efecto sobre los municipios marginados y sobre los municipios” desarrollados (para usar una terminología propia al INEGI), y no cabe duda de que eso es exactamente lo que estamos viendo.

Esto es lo que continuaremos a ver y a vivir en carne propia si no colocamos, como eje central, de la recuperación del alma de la nación, o sea de los municipios, la rendición de cuentas, la responsabilidad de los servidores públicos y una estructura eficiente de control de la corrupción acompañada de una política de “tolerancia cero”, inscrita en un cuadro de sanciones y penas.


Sobre esta noticia

Autor:
Teresa Da Cunha Lopes (227 noticias)
Visitas:
55
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.