Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ave De Paso escriba una noticia?

Una de las mallorquinas que viajaba en el crucero accidentado en Venecia relata los momentos de tensión a bordo

28/06/2013 07:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

«Estuvimos 24 horas en la cubierta del barco, amontonados y muertos de miedo»

«Estuvimos 24 horas en la cubierta del barco, amontonados y muertos de miedo»Una de las mallorquinas que viajaba en el crucero accidentado en Venecia relata los momentos de tensión a bordo

Javier Jiménez | Palma | 27/06/2013

Valorar: Visto 849 veces

«Habíamos planificado el crucero desde enero y teníamos mucha ilusión. Embarcamos mi madre, mi hijo de 7 años y yo. En la primera noche, nos despertaron de madrugada: se había producido un incendio en la sala de máquina y estábamos sin motores a 17 millas de Venecia, en alta mar. Las siguientes 24 horas fueron una pesadilla».

Ayer por la tarde llegó a Palma Gabriela Titone, la vecina de sa Torre (Llucmajor) que iba a bordo del crucero Zenith, de la compañía Pullmantur. Su hijo Joel y su madre Catalina regresaron con ella, así como otros 16 mallorquines. Todos ellos en perfecto estado, pero con el susto en el cuerpo.

Siguen con fallas los cruceros

La administrativa contó a este diario que su familia embarcó en el puerto italiano de Rávena el día 24 y esa madrugada, a las tres, saltó la alarma: «Nos llevaron con los chalecos salvavidas a la cubierta número 8, esperando los botes por si teníamos que evacuar el barco. a las ocho de la mañana seguíamos a la interperie, agotados y tirados en el suelo. Éramos casi 1.700 pasajeros y no podíamos ni ir al baño. No había luz y a medida que pasaban las horas los pasillos se llenaban de orines, de gente mayor y niños que no aguantaban más», explicó.

Según contó Gabriela, el problema fue que el capitán intentó llegar a puerto con el barco y se produjo un segundo incidente en la sala de máquinas. Al final, la policía italiana subió al Zenith y tomó el control. «Pasamos mucho frío, nos tapábamos con toallas y sólo nos daban de comer cosas frías. 24 horas después, por fin, desembarcamos en el puerto mercantil de Venecia. De ahí en autocar a Bolonia, lloviendo y granizando. Luego a Barcelona y ahora llegamos a Palma. Una locura de viaje», sentenció.

Pullmantur se ha comprometido a devolver el precio del viaje a cada pasajero. Para Gabriela y los otros mallorquines, eso es lo de menos: «el susto no nos lo quita nadie».


Sobre esta noticia

Autor:
Ave De Paso (21 noticias)
Visitas:
948
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.