Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fjdec escriba una noticia?

Marruecos, envalentonado, pide Ceuta y Melilla

1
- +
22/12/2020 04:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

España y Marruecos mantienen algunas disputas en relación con las históricas ciudades de Ceuta y Melilla que siempre han pertenecido a la Corona de ESPAÑA

Marruecos, mejor dicho, el gobierno del reino alauita  se siente envalentonado y no es para menos: el “amigo americano” en boca del todavía presidente de los EE.UU. Donald Trump, reconoce oficialmente la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental. El primer ministro del reino alauí, Saad Eddine El Othmani, en una entrevista concedida a un medio egipcio, afirmó que las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla «son tan marroquíes como el Sáhara»y que «llegará el día» en el que el reino alauí y España tendrán que «reabrir el asunto de Ceuta y Melilla, territorios marroquíes como el Sáhara».

El Gobierno de España, a través de su Secretaria de Estado de Asuntos Exteriores, Cristina Gallach, convocó de urgencia a la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich. Gallach trasladó a la diplomática que «España espera de todos sus socios respeto a la soberanía e integridad territorial de nuestro país» y le pidió explicaciones sobre las declaraciones de El Othmani, según informó Exteriores en un comunicado; recuérdese que las relaciones bilaterales hispano-marroquíes revisten una singular importancia en temas como la lucha contra la inmigración ilegal y contra el terrorismo yihadista; con respecto a la primera, baste recordar el conflicto recientísimo ocasionado por las pateras cargadas de miles de magrebíes que han inundado al archipiélago canario en las últimas semanas.

Seguidamente se reproduce por su relación con este tema, el interesante artículo  del Teniente General (r) Pedro Pitarch(*)

 “Trump se ha encaramado a la patera marroquí. Desde los Acuerdos de Abraham, firmados en la Casa Blanca, el pasado 15 de septiembre, para el reconocimiento pleno de Israel, no era descartable que Marruecos se enganchase a ese pacto entre Israel, EAU, Baréin y ya también Sudán. Lo más sorpresivo de la adhesión del Reino alauita a los Acuerdos es que se haya producido a cambio del reconocimiento del Gobierno norteamericano de la soberanía de Marruecos sobre el Sahara Occidental. Lo más carcajeante es que el anuncio de Trump se hiciera, el pasado jueves, mientras nuestra ministra de asuntos exteriores, Arancha González Laya, se encontraba precisamente en Israel, en visita oficial, sin tan siquiera olerse la tostada. 

 

El asunto tiene mucho fondo. Los principales beneficiarios son Israel, EE UU y Marruecos. Lo de Israel es tan obvio que no necesita más explicación. Por su parte, EE UU, ciscándose sobre la doctrina de la ONU (que sistemáticamente viene desoyendo las reclamaciones marroquíes de soberanía sobre el Sahara Occidental), se apunta un gran éxito diplomático. Y, además, reforzando la posición de su principal aliado en Oriente Próximo, Israel, también fortalece la suya propia frente a Irán. El pacto tutelado por la Casa Blanca incorpora así a un país de enorme significado en el mundo musulmán. No hay que olvidar que SM el Rey Mohammed VI es Comendador de los creyentes y descendiente directo de Mahoma. 

 

Marruecos, con el espaldarazo de EE UU a su pretensión de soberanía sobre el Sahara Occidental, refuerza su nexo político y militar con Washington. El Acuerdo de Defensa entre ambos países, firmado en Rabat el pasado 2 de octubre, que abarca, entre otras áreas, la de armamentos, la instrucción y la inteligencia, es el telón de fondo. Ese pacto es una hoja de ruta dirigida al refuerzo de las capacidades militares marroquíes. ¿Frente a quién?... Nada extrañaría, incluso, el desplazamiento a Marruecos del Mando norteamericano para África (AFRICOM), que mantiene una voluminosa unidad de la fuerza tierra-aire de respuesta de crisis estacionada en, y operando desde, la base aérea de Morón. En definitiva, todo parece indicar que la visión geoestratégica de EE UU está basculando rápidamente desde la Península Ibérica hacia Marruecos, para poner un pie firme en África, frente a la creciente presencia china en este continente. 

 

Los grandes perdedores en este trasiego son, como siempre, los pueblos. Dos en concreto. El primero, el saharaui, utilizado como moneda de cambio para que Marruecos se incorporase a los Acuerdos de Abraham. Y, el segundo, obviamente, la sufrida e irredenta causa palestina. 

 

Para España todo parece agrio. El “aliado” norteamericano, que nos impone sanciones comerciales, ahora, por sorpresa, también nos asesta una tremenda puñalada trapera (o “trumpera”). Y nos pilla con el paso cambiado, con un débil Gobierno bicéfalo y que, al igual que nuestra diplomacia, han quedado con el “salva sea la parte” al relente. Asimismo, el zarpazo a la credibilidad tanto de nuestros servicios de inteligencia como de nuestra acción exterior ha sido brutal. La consecuencia más inmediata y visible, de momento, es la fulminante cancelación por Marruecos de la visita de Sánchez a Rabat, que estaba prevista para la semana que viene. 

 

España va pareciéndose a un insípido juguete de Marruecos. Nuestro vecino del sur está completando un puzzle de acciones sucesivas que, me temo, no estén siendo valoradas debidamente en Madrid. Piezas del juego son, entre otras, la unilateral ampliación de las aguas territoriales, la consecuente necesidad de rediseñar los acuerdos de pesca, el incremento de las prospecciones en aguas canarias (petrolíferas y de telurio), o la masiva invasión de inmigrantes magrebíes cuando, como es bien sabido, nada puede moverse en la costa, entre la desembocadura del río Aghbal (frontera con Argelia) y la Agüera (frontera del Sahara Occidental con Mauritania), sin el control de Rabat. 

 

Todo apunta hacia una estrategia de arrinconamiento y de amenaza a nuestros intereses en Canarias, Ceuta y Melilla, sensibles territorios españoles que demandan una permanente atención; especialmente defensiva. Como el balance militar podría ser ya favorable a Marruecos y como los recortes españoles en defensa proliferan, como lo veo lo digo: podríamos estar en camino hacia algún disgusto mayor”.

 

F.J. de C.

Madrid, 22 de diciembre de 2020.

 

Nota:Con info. de prensa, principalmente  de ABC.

(*)Https://elblogdepitarch.blogspot.com/


Sobre esta noticia

Autor:
Fjdec (554 noticias)
Visitas:
78
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.