Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eonhadico escriba una noticia?

Mars One (Gran Hermano Marciano), un proyecto destinado al fracaso

28/04/2013 04:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageTras las conferencias de prensa, a menudo, las rondas de preguntas y respuestas de los periodistas revelan brutales fallos en los proyectos. Y en el caso de la rueda de prensa de Mars One ofrecida el pasado lunes, esta sesión de preguntas no solo desvelo múltiples fallos, sino que podrían haber torpedeado la totalidad del plan de negocios que teóricamente financiaría este gran hermano interplanetario.

Mars One, fundada por el empresario e ingeniero holandés Bas Lansdorp, es una empresa sin ánimo de lucro con la única intención de comenzar la construcción de una colonia de Marte en el año 2023. A primera vista, el modelo de negocio que financiaría este proyecto suena intrigante. A través de la venta de derechos televisivos y diferentes patrocinadores, Mars One generaría un enorme flujo de dinero que no solo permitiría poner en marcha una misión tripulada a Marte, sino que permitirían crear esa tan ansiada colonia marciana.

No hay duda que este proyecto tiene un gran toque de imaginación y nos permite pensar con uno de los más anhelados sueños de la humanidad, pero construir una base en Marte va a ser algo muy difícil, sobre todo cuando todo nuestro planeta estaría pegado a las pantallas de la televisión viendo como Mars One hace historia. Seriamos testigos de cómo se desarrolla la trama, de cómo los primeros seres humanos alcanzan otro planeta. Puede haber incluso tragedias, humos o sexo, al menos eso es lo que los planes de Mars One quieren hacernos creer.

Durante la conferencia de Nueva York -que anunció la apertura de un programa de selección de astronautas para este proyecto – Lansdorp señalado que en 2023, 4.000 millones de personas en el planeta tendrán una conexión a Internet, convirtiéndose así en la mayor audiencia creada jamás para un evento en directo, ‘todo el mundo’, querrá ver como el equipo de Mars One da sus primeros pasos en el planeta rojo.

imageSegún Lansdorp, un evento de esta magnitud generará una oleada gigantesca de derechos de imagen. Los Juegos Olímpicos, un evento de 2 semanas, generan unos 4.000 millones de dólares siguiendo este mismo modelo. La misión de Mars One comenzará con un aterrizaje histórico y continuara con un programa de televisión, sin lugar a dudas esto generara un tráfico de dinero mucho mayor que el generado por los Juegos Olímpicos. Muchos nos quedaremos pegados a la televisión viendo como los cuatro heroicos astronautas alcanzan su meta, no seremos capaces de mirar a otro lado.

Será un Gran Hermano interplanetario, de hecho, incluso el co-creador del Gran Hermano original, Paul Römer, asesoro a Lansdorp en el proyecto.

Y aunque ya tenemos experiencia en la Tierra con el interés decreciente en este tipo de proyectos, Lansdorp piensa que no sucederá como con las misiones Apolo, con el Apolo XI nadie se separo de sus televisiones y radios, con el Apolo XIII muchos ya creían que era algo rutinario, hasta que se produjo el desastre, ahora ya a nadie le interesa las misiones tripuladas a la ISS. Pero Lansdorp piensa que este proyecto será diferente a todo, Mars One mantendrá un alto nivel de interés durante toda la misión de ida a Marte, al menos así lo piensa él y este supuesto es clave para que se pueda construir la base de Mars One.

Dejando de lado la naturaleza voluble de los telespectadores, Lansdorp señala que el flujo de efectivo a Mars One se complementara con el desarrollo de las tecnologías necesarias para, no solo construir la base, sino para poder mantener un suministro continuo a los intrépidos astronautas. Tecnologías que podrán ser vendidas a aquellas empresas y sectores privados que las demanden. Una vez más, otro supuesto.

Lamentablemente, las suposiciones lanzadas por Mars One no están respaldadas por hechos. Incluso Lansdorp ha admitido que, probablemente, las diferentes cadenas de televisión tendrán muy poco control sobre la colonia marciana.

Cuando se le pregunto sobre la necesidad de que los colonos tengan vida privada, a pesar del hecho de que habrían firmado un contrato con un programa de televisión, Lansdorp dejó caer una bomba: ‘Mars One no permitiría la cobertura 24/7… la gente de Marte no lo permitirían. Si no les gusta una cámara, pondrían un trozo de cinta adhesiva sobre la misma y no hay nada que podamos hacer al respecto. Ellos están a cargo". Confía en que los colonos estarían 'orgullosos' de mostrar toda su vida, fracasos o incluso su muerte al mundo. Y ahí está, este es el mayor defecto en el uso de un modelo de tele-realidad para financiar de forma exclusiva una misión a Marte.

Admitir que la colonia esta 'al cargo' de las emisiones probablemente echara a tras a cualquier ejecutivo de cualquiera cadena de televisión. Si te gastas miles de millones en obtener los derechos exclusivos y después te tapan la cámara con un trozo de cinta aislante, seguro que terminas demandando a alguien, como mínimo veras esta inversión como demasiado arriesgada.

Más sobre

imagePero, ¿Cómo demandas a alguien la que has mandado a otro planeta y que sabe que jamás regresara a la Tierra?

Claro está que un pequeño episodio de rebeldía de los astronautas probablemente atraerá miles de millones de televidentes, pero ¿qué pasa con el resto de la misión?

El tema de la autonomía fue cuestionada incluso por Gerard ‘t Hooft, premio Nobel y embajador de Mars One. Cuando Lansdorp convirtió el entusiasmado en desanimo ante la posibilidad de que la colonia marciana eventualmente declarasen su independencia, lo que sería un ‘día de orgullo’ para la humanidad, Gerard ‘t Hooft, intervino rápidamente asegurando categóricamente, ‘No pueden ser totalmente independientes’.

Si el modelo de negocio parece poco fiable, los presupuestos de Mars One tendrían además que estar sometidos a un fuerte análisis de los diferentes inversores, salvo por el hecho de que, al parecer, los ejecutivos del proyecto preferirían mantener el secreto del dinero recaudado.

En respuesta al analista espacial Jeff Foust , quien solicito a través de Twitter un desglose de los costos proyectados para el proyecto de Mars One, Lansdorp respondió que no tienen ningún interés en dar detalles, si bien es cierto que al parecer han discutido el precio con sus proveedores potenciales, por razones de competencia prefieren mantener el secreto. Aunque no ha señalado si esta competencia seria entre los proveedores o con otra empresa que desee iniciar una carrera televisada a Marte.

De esta forma, es difícil verificar cual es el precio destinado a enviar una misión a Marte que establezca la primera colonia marciana autosuficiente. Aunque podrían argumentar que este proyecto podría beneficiarse de la actual carrera tecnológica entre las diferentes compañías espaciales privadas, muchos expertos señalan que los 6.000 millones de dólares comentados por Lansdorp para este proyecto están muy por debajo de la cantidad real necesaria, mostrando así un escepticismo extremo.

Estas dudas no tendrían por qué ser un problema si Mars One fijase sus objetivos dentro de los próximos 20 ó 30 años, pero la fecha de 2023 establece un calendario demasiado ajustado. El primer lanzamiento con destino a Marte será una misión robótica que pondría a prueba el sistema para alcanzar el planeta rojo, esta nave aterrizaría en la superficie marciana únicamente mediante el uso de retro-cohetes, un lanzamiento que está previsto para 2016, es decir, dentro de tan solo tres años.

Como con frecuencia pone de relieve Lansdorp, Mars One no es una compañía aeroespacial, tendrá que contratar a las diferentes empresas privadas especializadas para desarrollar y construir los diferentes componentes de la misión. Han citado el uso de una cápsula Dragon de SpaceX como medio de trasladar la carga y la tripulación a la superficie de Marte. Pero sus planes indican el uso de una capsula sin paracaídas, y sin embargo, el sistema de aterrizaje sugerido sigue desarrollándose y nunca han sido puestos a prueba, tres años deja muy poco tiempo para que la tecnología madure.

Pero la tecnología es uno de los menores problemas, la enorme cantidad de dinero que se requiere, los acuerdos con las diferentes cadenas de televisión, los patrocinios y las cuotas pagadas por los telespectadores, la elección de los colonos, cualquiera de estos puntos podría fallar mucho antes de que cualquiera de los componentes tecnológicos abandonen los planos de los diseñadores.

image¿Qué sucederá cuando se presente un problema real a los colonos, un fallo que amenace la vida de los colonos? ¿Qué ocurrirá si los sistemas destinados a mantener con vida a los astronautas no cumplen con las expectativas? ¿Y si no pueden cultivar alimentos o si los recursos no son los esperados? ¿Y si el acceso al agua es mucho más difícil y no logran rellenar los tanques de oxigeno que les permitan respirar? ¿Si la energía necesaria para que los tripulantes sobrevivan es mayor que la que pueden generar? Todo esto sin mencionar los potenciales problemas para la salud que surgirían al enfrentarse a un ambiente tan extremo como el marciano.

Por mucho que queramos ver una colonia en Marte, los planes de Mars One parecen muy poco realistas y más si nos fijamos en su calendario o en la volubilidad de unos telespectadores cansados de ver programas basura. Yo, al menos, no quiero ver cono se sacrifica a la humanidad en el altar de nuestro salón.

.nrelate_related .nr_sponsored{ left:0px !important; }

Sobre esta noticia

Autor:
Eonhadico (607 noticias)
Fuente:
espacioprofundo.es
Visitas:
3559
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.