Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Niños, ancianos y sin importar el código postal: las exigencias al Gobierno para ampliar la cobertura pública del dentista

16/12/2020 00:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"La clase social también se ve por la dentadura de una persona", dijo el ministro de Consumo, Alberto Garzón, hace dos semanas, tras anunciar una posible inclusión de la salud bucodental en las coberturas de la sanidad pública. Y es que ir al dentista todavía supone un lujo para una gran parte de la población que no puede permitirse los precios de ciertas prestaciones.

Según aseguró Garzón, el Gobierno se plantea ampliar progresivamente los servicios de salud bucodental en el Sistema Nacional de Salud (SNS) para garantizar ciertos tratamientos a toda la población y evitar que se produzcan situaciones de cierre de las empresas 'low cost'; como iDental o Dentix, que quebraron dejando a cientos de clientes sin tratamiento ni el dinero que habían pagado por él.

Aunque fuentes de Consumo han aseverado a 20minutos que todavía se está trabajando en el plan -del que no han querido avanzar ningún detalle-, desde Sanidad han afirmado que está presupuestado en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con 49 millones de euros. Esta ampliación, dijo Alberto Garzón, "está dentro de las líneas políticas de este Gobierno" y supone una reanudación del plan ya anunciado por la anterior ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo.

El anuncio ha sido recibido por las organizaciones con cierta reticencia. Aplauden que se inicie un proceso de ampliación y de inclusión de nuevos servicios en la sanidad pública, pero lamentan que no se les esté teniendo en cuenta a la hora de elaborar el plan, exigen más información y esperan que no se lleve a cabo acudiendo a las clínicas privadas y concertadas como solución definitiva.

Un hogar familiar gasta de media 435 euros al año en el dentista, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Todo ello, si se excluyen tratamientos especiales por los que muchos ciudadanos se ven obligados a endeudarse para pagarlos, lo que hace que aproximadamente una de cada cinco personas decida no acudir al odontólogo. Actualmente, en el SNS se incluyen solo tratamientos de "procesos agudos odontológicos", como pueden ser infecciones, inflamaciones, operaciones o extracciones.

Además, según datos de la OCDE de 2017, España se sitúa a la cola en cuanto a cobertura de atención dental; lo que se refleja también en el porcentaje de gastos directos a la salud bucodental, muy por encima de la media europea. Esto, al final, desemboca en una serie de fraudes, endeudamientos y malas praxis de ciertas clínicas que se aprovechan de la necesidad.

Nélida María Tato, una estudiante de 23 años, ha experimentado de primera mano el pésimo servicio que algunas clínicas ofrecen con precios aparentemente baratos. Ella tuvo que ponerse una ortodoncia hace tres años, "por necesidad más que por estética", dice. En Dentix -una de las empresas que cerró tras la pandemia- le prometieron unas condiciones excelentes que luego dejaron mucho que desear. "Desde el primer momento la calidad no ha sido buena. Cada semana me pasaba algo, se me caía un alambre, se me despegaba una pieza... He tenido meses en los que he ido tres veces a la consulta", cuenta la joven a 20minutos .

A la joven granadina le iban a quitar la ortodoncia en marzo, pero le pilló la pandemia dos semanas antes de su cita. "Aún así, todos los clientes seguimos pagando las cuotas mensuales durante todo el estado de alarma", asevera. En su familia, sus dos padres entraron en ERTE y ambos "tuvieron complicaciones" para pagar, por el retraso de las prestaciones. "La compañía llamó a mi madre el quinto día pidiendo explicaciones y se pusieron bastante desagradables. Intenté explicarles que había cosas más importantes que pagar y que no era culpa de nadie. Al mes ya habíamos pagado todo", cuenta Tato.

Tato estuvo llamando a la clínica día tras días sin recibir respuesta. "Llamaba todos los días. Era una urgencia, había un alambre que no me habían colocado bien y me tiré toda la cuarentena, cada vez que me lavaba los dientes, colocándomelo con las pinzas de las cejas", explica, asegurando que al final eso tuvo sus consecuencias en las encías. Finalmente, consiguió concertar una cita para noviembre, ocho meses después de lo que estaba previsto. Cuál fue su sorpresa al llegar ese día frente a la clínica de Jaén y encontrársela con un cartel de "cerrado". Llevaba dos semanas cerrada. "No me quedó otra que ponerme a llorar en la calle", confiesa la estudiante, describiendo la indignación, el enfado y la impotencia que sintió entonces.

Este tipo de cadenas clínicas dentales muchas veces abaratan precios para poder ofrecer precios sospechosamente bajos, con la disminución de calidad que ello supone. "En torno a todo eso, ha habido auténticos fraudes a familias con bajo nivel adquisitivo", asegura el secretario general de Facua.

"Entonces, ahí hay una brecha económica en cuanto al acceso a la atención bucodental. Es evidente que cuando te encuentras a una persona con multitud de caries, piezas que le faltan, dientes torcidos... esas bocas no son bocas de gente con dinero", dice Rubén Sánchez. "Pero ya te digo que nosotros no creemos que, de un día para otro, ni en una única legislatura, se pueda solucionar esto, porque es un camino muy largo el que hay que recorrer", asegura.

Enrique Núñez y su mujer también se vieron afectados por el cierre de Dentix. Ambos tenían financiados unos servicios y les fueron cancelando las citas a medida que pasaban los meses. "Nosotros hicimos un contrato para un tratamiento que nos hacía falta y nos han dejado a medias", lamenta, explicando que el implante y la corona que debían de ponerle a él alcanzaban aproximadamente los 1.800 euros, y que el tratamiento de su mujer rondaba los 5.000 euros. "Lo teníamos financiado, pero nos están cobrando todo los meses la cuota de la financiación sin obtener tratamiento ninguno", explica.

De momento, están tratando de, por lo menos, recuperar su dinero o encontrar una clínica en la que puedan continuar con el tratamiento. "Me falta un diente de arriba y llevo ya así desde marzo, cuando me quitaron el mío y me hicieron un trasplante de hueso", afirma, confesando

No necesariamente. "Nosotros hemos llegado a ver en Dentix cobrarle a un paciente 600 euros por una extracción, porque estaban intentando no devolverle el dinero de otros tratamientos que al final no le hicieron", cuenta Sánchez. "No se puede generalizar en cuanto a un precio barato es sinónimo de fraude, porque hay muchísimas diferencias y es muy complicado analizar", añade.

Lo que sucede, explica, es que algunos de lo "grandes defraudadores" en el sector de las clínicas dentales simulaban ser baratos, pero no lo era pues, al comparara sus tarifas con las de otras clónicas, "hemos visto que estaban engañando al paciente".

Ahora, en Facua están tratando de ayudar a muchas personas, como Enrique y su mujer, que se han quedado sin dinero y/o sin la prestación por la que habían pagado o que se ven obligados a seguir saldando una deuda con el banco. De esta forma, asesoran a cada uno para indicarles qué deben hacer para recuperar por lo menos una parte de su dinero o para gestionar el cese del pago a la entidad financiera.

Esta posible ampliación es una de las principales reivindicaciones del sector, que lleva años demandando más personal y más inversión. "La hermana pobre de la sanidad española siempre ha sido la sanidad bucodental", asevera el presidente del Consejo General de Dentistas, Óscar Castro, lamentando que en España no se abogue por programas preventivos. "La salud bucodental es la gran olvidada. Si solo se destinara un euro en prevención nos ahorraríamos 20 euros en tratamientos", asegura.

Además, demandan cierta cohesión entre comunidades autónomas para poder paliar con las grandes desigualdades que hay al respecto entre territorios. "Por ejemplo, solo en ocho comunidades autónomas se hacen programas de atención dental infantil", explica Castro. "En el estado de tu salud bucodental influye mucho el código genético pero, en el caso de los españoles, también influye mucho el código postal", asevera.

Una posición bastante parecida a la que adoptan desde Facua. "Creemos que la ampliación debería ser paulatina y que posiblemente las bases en las que se plante van a depender tanto de los medios técnicos como del personal, y que además sea un acceso universal. Es decir, que no dependa de dónde viva el usuario para poder recibir esas prestaciones mínimas que establezca el Gobierno en la cartera de servicios", asevera el secretario general de la organización, Rubén Sánchez, afirmando que los recursos con los que cuenta ahora la sanidad pública no serían suficientes para garantizar esa cobertura.

"Lo que nos hace falta es conocer cuál es el plan que tiene el Gobierno", asevera Sánchez, lamentando que no se les esté teniendo en cuenta para la toma de decisiones. "Desconocemos que hubiera una fase transitoria en la que se pudieran externalizar servicios a través de unas tarifas que regulara el propio gobierno central, de manera que, en clínicas privadas, se atendiera al paciente", afirma, asegurando que, de optarse por esa vía, "tendría que ocurrir en un periodo transitorio", y no como algo definitivo. "Lo que ocurre es que está claro que incorporar las prestaciones bucodentales al sistema es algo revolucionario, sería un gran cambio y requeriría dar pasos muy poco a poco", afirma.

En definitiva, demandan más detalles. "Ahora mismo es todo extraordinariamente ambiguo. Partimos de una primera partida presupuestaria muy reducida y el gobierno tiene que aclarar cuál es su plan. Y sobre todo que abra a la sociedad civil el desarrollo del plan. Que nos escuche, que no sean solo los políticos que están gobernado los que hagan su definición del plan, sino que atiendan a reivindicaciones de la sociedad civil".

Desde el Consejo General de Dentistas reclaman iniciar los programas de ampliación "por las partes más débiles de nuestra sociedad, que son niños, ancianos y persona con discapacidad". "Hay que entender que cualquier anomalía de alguna de las partes de nuestro organismo afecta a todos nuestros sistemas. Si tu tienes una infección en la boca te está transmitiendo por vía sanguínea a todo el organismo", asegura, Castro, presidente del Consejo

"Si tienes niños sanos tienes adultos sanos", asevera Óscar Castro. Por tanto, es muy importante insistir en los programas preventivos y prevención de caries. "En cuanto a los ancianos, el 80% de las personas mayores de 60 años carecen de un número considerable de piezas dentales. Entonces, lo prioritario sería añadir tratamientos progresivos en ancianos". Además, Castro insiste en destacar que es muy importante tener en cuenta que "las caries es, junto con el resfriado común, la enfermedad más extendida del mundo. Es decir, la tienen o potencialmente la tenemos todos los ciudadanos del mundo".

En Facua consideran todo lo que afecte a la salud de un ciudadano, ya sea física o mental, debe estar cubierto por el sistema. "Hacerse un blanqueamiento dental, por ejemplo, no debería estar incluido. Pero lo que está claro es que un empaste, una endodoncia, un implante, ortodoncias destinadas a los adolescentes, etc. deberían estar cubiertas", afirma Rubén Sánchez.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (15628 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
3354
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.