Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Hasta nunca baby. El triste final de Ollanta Humala y su patrona

28/07/2016 08:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Iván Budinich Castro

Recuerdo casi con nostalgia el ánimo exaltado de los nacionalistas creyendo que iban a refundar la patria tras su victoria de 2011 y durar al menos otro quinquenio en el poder, en serio que se tragaron el cuento. Mientras más me acuerdo con más ganas puedo reírme de esa sarta de imbéciles. Bueno, ni tan imbéciles, muchos de ellos lograron acceder al Estado y ya han logrado su propia "gran transformación".

¿Qué es lo mejor que se puede decir del gobierno de Ollanta Humala? Que al menos no vendió al país al chavismo. Quizás sea solo porque la billetera del régimen venezolano ya no esta tan llena como en las épocas en que financiaba propuestas afines en toda América Latina o quizás porque al menos alguien en el entorno de los Humala Heredia tuvo la cordura de entender que el Perú no es Venezuela y sus aliados de la izquierda solo le estorbaban.

No puedo decir a ciencia cierta que el gobierno humalista fue una oportunidad perdida a pesar de todos los indicadores en contra. Pudo ser una oportunidad recontra perdida si se ceñía a su original "Gran Transformación" al desecharla no tiro todo por la borda y desde ahí se entendía que gran cosa no podríamos esperar del susodicho. Con todo, el suyo no fue el peor gobierno de nuestra historia. Las consecuencias del Velascato fueron nefastas, el primer gobierno del APRA y Alan García fue uno catástrofe de proporciones bíblicas. En contraposición, El gobierno de Humala fue blandengue, mediocre, ridículo, insufrible, hasta kitsch si se quiere. Pero no fue el peor, Humala fue mejor de lo que esperábamos, digamos que el suyo fue el gobierno olvidable de un perfecto intrascendente y su dueña.

Entre lo bueno del humalismo podríamos citar la pensión 65, algunos programas de salud pública, beca 18, iniciativas que merecen continuidad, pero no perfilan más allá de una administración que solo supo incrementar el gasto público. La inseguridad que llego a niveles históricos y la falta de capacidad para hacer uso correcto del gasto público en un entorno de crisis internacional dirán mucho más ante la historia.

Lo mejor del humalismo es sin duda su pronta desaparición. La figura de Ollanta Humala no convence como líder y su posible sucesora, su esposa y cogobernante, Nadine Heredia mucho menos. Sin duda trataran de retornar, pero las posibilidades son casi ínfimas, lo suyo será pulular en la escena política como risibles fantasmas de lo que fueron alguna vez, quizás sufriendo la nostalgia de haber sido y el dolor de ya no ser.

Por todo ello y muchas cosas más, podemos decir con todo cariño al expresidente y su consorte: hasta nunca baby.

Nos leemos.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2274 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
43
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.