Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Obstinación terapéutica: la democracia ha entrado en la senilidad

16/12/2021 06:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEduardo Sanguinetti, filósofo y poeta.

Por Eduardo Sanguinetti, filósofo y poeta. Desde Buenos Aires, para Nova.

Exit

Te arrojan al mundo como a una pequeña momia,

cada cual luego sigue su propio camino y,

aunque la tierra se pudra en cosas buenas,

la procesión se abalanza hacia el letrero de salida,

y hay tal pánico,

tal ansía por salir, que los indefensos

quedan pisoteados en el barro...

Y no se escuchan los gritos.

(Poesía perteneciente a mi poemario "Balada de la Vieja Nueva Ola para Héroes Solitarios", 1992, Ediciones de Arte Gaglianone)

La democracia ha entrado en un estadio de senilidad histérica, no tiene energía para suscitar un cambio profundo de paradigma, demuestra a las claras una debilidad intrínseca de todos los sistemas políticos, y esta debilidad es una de las características de este milenio: la pérdida de las defensas inmunológicas, pues el sistema representativo es extremadamente débil, y lo social extremadamente frágil en su estructura, vulnerable a todos los virus a partir que todas sus funciones han sido delegadas a organismos artificiales.

Lo apreciamos como en toda la trama mafiosa de medios, en discursos vacuos, no cesan de hablar de lo social, que ha dejado de ser una utopía, una lucha, se trata de un organismo en estado terminal.

La única ideología que se presenta, de modo prepotente, es la obstinación terapéutica.

Los pueblos tácitamente amenazados, se congelaron, inmóviles en espacios sociales condenados, sitios anacrónicos que se autoeliminan pero a los cuales en estado de temor patológico, los seres que componen dichos pueblos, se aferran con extraña desesperación.

Mientras tanto ante su vista, el futuro se articula en función de una ausencia programada, de manera consciente, por los amos del mundo, para quienes cualquier alternativa es válida, incluso lícita, en razón de registrar la brecha entre una economía de mercado, convertida en propietaria exclusiva del planeta y los habitantes del mundo, prisioneros de su geografía y de su miedo insalubre.

Si los amos del mundo de esta economía insisten en destruir lo que ya está en ruinas, explotar los vestigios de un tiempo desaparecido, administrar la vida desde su espacio de confort, al que sus contemporáneos no tienen acceso, se impone una pregunta, con sentido: ¿Cómo deshacerse de estos administradores de la vida de la humanidad y sus discípulos?

Deviene pensar y preguntarse, por qué los pueblos sojuzgados, esclavizados, hambreados al límite, permanecen en estado de pasividad y sin ánimos de resistir, apáticos, permitiendo se instaure lo peor, y los peor ya rige y dicta en las vidas de miles de millones de seres.

Más sobre

En estas condiciones, veo cuán inútil es solicitar de las masas una toma de conciencia o exigir de los intelectuales un compromiso proporcional a su lucidez, cada día más apagada, una paradoja, pues, hacen que su compromiso sea inversamente proporcional a su lucidez.

Es posible que todos estos problemas hayan tenido un sentido cuando se trataba de un poder político determinado, hacia el cual es posible sentir una adhesión o distancia determinada.

No ocurre esto, cuando la trampa de la indeterminación, de la simulación, de la apropiación, de la pérdida de valores y de referencias se ha cerrado simultáneamente sobre el campo práctico de la historia y sobre el campo teórico del análisis.

Permanecen los pueblos habitando los saldos de la liquidación de la historia, de la revolución en primer lugar.

La revolución pasó a ser un sueño, no es prioritaria, ha tomado su sitio la fábula de la prioridad republicana, sin república.

El oprobio al que están sometidos los pueblos, la violencia descarada que deben sufrir, el consentimiento o la indiferencia, incluso de ellos, ante la desgracia creciente anuncian derivaciones sin límites en este tiempo de caprichos coyunturales, ejecutados por bestiales personajes que ocupan estratégicas funciones, para lograr torturar, martirizar a las masas que ya no son necesarias para los proyectos demenciales de los neo-inquisidores.

Que ya no buscan pretextos ni excusas para excluir, expulsar o criminalizar a pueblos parias, dan por consolidado el sistema, basado en el dogma de la ganancia, más allá de cualquier legislación, la cual desregulan a voluntad.

De este modo el fardo de los mercados logró cubrir por entero a la humanidad acorralada en su imposibilidad de reaccionar, ante una revolución que ha acontecido sin que cayeran en la cuenta de ello.

Una revolución drástica, sin teorías declaradas, ni ideologías expresadas, se impuso por hechos consumados, se hizo visible cuándo ya estaba instaurado el nuevo orden mundial, de pensamiento único.

Se habita en un mundo con salarios de hambre, trabajo en negro, mano de obra hiperexplotada, en países como Argentina, donde reina la miseria, colonizada por una deuda privada, criminal, extorsiva, tomada por un gobierno de tinte offshore, con el FMI, en contra de toda legislación vigente, que debería ser judicializada en tribunales internacionales.

Deuda que hipoteca la vida de un pueblo y el futuro de un país golpeado, amputado en sus ilusiones de independencia. Acosado por el poderío y hegemonía de la economía privada, que no cesa de promover el ajuste a millones de seres, que transitan el sendero angosto de la incertidumbre y la derrota.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (1081 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
1949
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.