Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Opiniones confundidas y silencios indebidos - Respuesta a Victor Chigne

14/05/2014 13:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Héctor Naupari, ex Presidente de la Red Liberal de América Latina (RELIAL) publicó un artículo en Catarsis y Harakiri respondiéndole a Ana Araujo sobre la posición del liberalismo respecto a la Unión Civil. Posteriormente otro liberal, Victor Chigne, escribió un artículo respondiéndole a Héctor Naupari. El artículo posterior es la respuesta de Héctor Naupari a Victor Chigne. Los dejamos con este interesante debate. ____________________________________________________________________

Opiniones confundidas, silencios indebidos

Mi réplica a Víctor Chigne

image

Autor: Héctor Ñaupari

Sigo agradeciendo la oportunidad de este blog por aclarar algunas ideas respecto a cómo los liberales vemos los modos de ejercer los proyectos de vida de los demás, en este caso, en la unión civil y su debate en el Perú.

Un articulista, Víctor Chigne, deja su silencio de años para replicar sobre mi posición libertaria respecto a la unión civil. Pongamos las cosas en contexto. Hay liberales que creemos que la legislación no debe alcanzar a los vínculos sentimentales. Hay liberales que creen, como Chigne, que sí, que la legislación debe comprenderlos. Entre los primeros, consideramos que mientras menos legislación haya, es mejor para los derechos individuales, el progreso material y el desarrollo.

Más claramente, hay liberales que pensamos que las normas sólo deberían prohibir determinadas conductas, aquellas que atentan contra los proyectos de vida de otros, y se debe dejar en libertad ?esto es, sin regulación? a los seres humanos de ejercer su destino como prefieran, siempre que no dañen la vida de los demás, atendiendo al concepto de libertad negativa de Isaiah Berlin. Supera mi competencia decir si tal perspectiva es falsa o verdadera, correcta o incorrecta, como Chigne tan sabiamente señala, seguro con todos los elementos de juicio a su favor. Tal sólo indiquemos que otros liberales sí creen en una libertad o carta de libertades prescrita de antemano, que dice cuáles libertades tenemos y cuáles no: la libertad positiva que describió el pensador letón ya citado.

De allí que, en la línea de un Código Civil como el peruano, inspirado en el mismo que fuera sancionado por el fascismo italiano de 1942 ?sí, el de Benito Mussolini, el dictador que expresó: Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado? sabios pensadores, especialistas en derecho, como el articulista de la réplica, nos quieran decir que la iniciativa en cuestión es liberal porque elimina prohibiciones estatales, no impone una forma de vida ni discrimina entre los así llamados "sexos", cuando ésa nunca fue la inspiración esencial del Código aludido, ni de sus fuentes legales. Opuesto al fascismo es el liberalismo, porque la libertad, como enseñaron venerables liberales ?Hayek entre ellos? es ausencia de coerción y coacción. La ausencia significa falta o privación de una cosa, esto es, una situación en la que estamos carentes de un afán por establecer un comportamiento determinado, siendo nosotros los únicos que decidimos qué es lo mejor para nuestras vidas, destinos y haciendas, sin normas que prescriban lo que tenemos la opción de hacer.

En consecuencia, la confusión del articulista Chigne es creer que esta iniciativa en concreto y en particular es liberal per se. No que alcance lo que pretende lograr. Cuando se convierte un monopolio público en un monopolio privado, como pasó en nuestro país con la telefonía, se ha privatizado, en efecto, pero eso no significa que sea una privatización en concordancia con determinados postulados liberales. Es como decir que la reforma agraria peruana ?que hurtó la legítima propiedad agraria a sus dueños, no les pagó ni siquiera un justiprecio y la entregó a otros que no eran propietarios? también es una forma de privatización, porque entregó propiedad a quienes no la tenían y, en consecuencia, fue una medida liberal que los liberales debemos aplaudir. Lo mismo en el caso de las invasiones, las tomas de tierras, de las calles, o el tema que discutimos.

Y eso es justamente lo que nuestro comentado no parece entender: que hay liberales que podemos estar a favor y en contra de una determinada medida, bajo los mismos y compartidos principios, del mismo modo que hay liberales a favor y en contra del aborto, a favor y en contra que las niñas usen la burka en los colegios públicos en Europa, a favor y en contra de que las preferencias sexuales sean definitivas y que se debe legislar especialmente para cada una de ellas, y no ser menos o más liberales por ello.

Para concluir, es ingenuo creer que la izquierda, que antes propuso el amor libre ?y ahora el matrimonio gay? y pretendió destruir la propiedad hereditaria ?que ahora respalda? a través del impuesto a la herencia, es una buena acompañante en propuestas como ésta. Pero hasta esto es excusable. Lo que no tiene perdón es el silencio de muchos liberales, causantes reales que la izquierda nos arrebatase banderas que eran totalmente nuestras. Lo más grave fue que varios de ellos justificaron su deserción de la batalla ideológica usando como coartada la doctrina que decían sostener ?soy libre de abstenerme de opinar? como si el mutismo o la afasia fueran formas de defender la libertad. Los Bartlebys del liberalismo ?al igual que el protagonista del genial cuento de Melville dicen "prefería no hacerlo" a todo lo que signifique defender las ideas? callan por años sólo para replicar a otros liberales, pero jamás le discuten a un izquierdista. Algún día, supongo, lo harán. Seguiremos esperando que encuentren el coraje y la resolución para obrar así.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2288 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
306
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.