Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jaferlui escriba una noticia?

Para ser jefe en el Perú

20/08/2009 17:42 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los requisitos, explicados en una muy ilustrativa fábula

Los muchos órganos del cuerpo humano vieron necesario contar con un jefe, alguien que llevara la batuta y que organizara el funcionamiento integral en forma coordinada y productiva en bien de todos.

Convocada la reunión por parte de una Coordinadora Interorgánica para el Desarrollo Humano y la Productividad Superlativa en Desmedro del Desquiciamiento Improductivo por el Egoísmo, la Ignorancia y la falta Suprema de Valores, comenzó la discusión después de unas cuantas exposiciones sobre el tema de la necesidad de tener un Jefe.

Pidió la palabra el Cerebro y dijo:

- Está visto y no requiere mucha explicación, todos, hasta el más ignorante puede entenderlo, yo llevo las neuronas, administro las conexiones, yo dispongo el funcionamiento de todos ustedes dando órdenes a través de las conexiones nerviosas, ordeno cuándo deben segregarse hormonas y en qué órgano para que determinadas funciones se activen, yo decido cuándo y cómo alguno de ustedes funciona, los estudios más avanzados demuestran que soy el centro del pensamiento humano, además, en mí reside la personalidad, las emociones, definitivamente soy el más importante, soy el único capacitado para el cargo, deben elegirme jefe.

Iban a aclamarlo cuando en medio del barullo habló una mano en representación de sí misma y de su compañera:

- Un momento, todo lo que el cerebro ha dicho es verdad, pero hay que tener en cuenta que, nosotras somos imprescimdibles, fíjense bien, sin nosotras el cuerpo no podría trabajar, estaría impedido de ganar su sustento, sería incapaz siquiera de acercar el alimento a su boca y así todos nosotros, incluido el cerebro moriríamos pronto. Es necesario pues que seamos elegidas jefas como un colegiado cuyos comformantes nos alternaríamos en el comando en tiempos equivalentes.

Razonando los demás órganos dejaron a un lado al cerebro e iban a proclamar a las manos; sin embargo, surgió otra voz, el corazón habló con tierna voz.:

- Tanto el cerebro como la mano dijeron grandes e incontrovertibles verdades, pero tengo que decirles que, lamentablemente, yo soy más importante que ellos, fíjense bien, quién se encarga de todo el sistema de irrigación sanguínea del cuerpo, sin mi labor de bombear continuamente la sangre, todo el cuerpo moriría de asfixia en contados minutos. Yo debo ser el jefe, además como los amo a todos, seré un jefe tierno, cariñoso y comprensivo..

Meditando brevemente los demás órganos estuvieron de acuerdo pero antes de que se produzca la proclamación del corazón, se oye una furiosa voz, el hígado:

- Un momento, ¿qué les pasa? ¿están locos todos? En este preciso instante dejo de metabolizar tanta porquería que las manos llevan a la boca y que sin ser procesada en mi sofisticadísimo laboratorio solo serviría para intoxicar a todo el mundo, déjense de tonterías y elíjanme de jefe de una buena vez antes que se me ocurra envenenarlos a todos, es más, no pierdan tiempo en votaciones ni estupideces como esa, solo formalicen mi juramentación en este instante y punto.

Atemorizados los órganos más cercanos a él asintieron calladamente, querían proceder de inmediato, pero no dejaron de oírse otras voces, hablaron los pulmones, el páncreas, el estómago defendió su fundamental función; por igual se manifestaron los pies diciendo que sin ellos no habría desplazamiento posible y por tanto nadie podría cumplir misión alguna, ni las manos irían al trabjo ni el cerebro a nutrirse intelectualmente ni nada de nada, ellos debían ser jefes.

En medio del desorden y la discuisón se oye una voz proveniente de allá abajo haciéndose oír de mala manera´- Un momento, silencio todo el mundo -

Todos dirigen la mirada hacia abajo, de donde viene la voz y ante la sorpresa de unos, la cólera de otros y la risa de algunos más, la m... se abre paso, se coloca en medio y grita:

... ante la sorpresa de unos, la cólera de otros y la risa de algunos más, la m... se abre paso, se coloca en medio y grita: - Yo debo ser el jefe de todos ustedes

- Yo debo ser el jefe de todos ustedes.

La risa es general, el cerebro increpa divertido - Oye, tú no cumples ninguna función importante, es más, en unas horas te arrojaremos fuera y todo se acabó para tí, cochina, cállate y vete.

Todos los demás aplauden al cerebro y deciden continuar la sesión.

- Muy bien, dice la m..., si ustedes así lo quieren, les demostraré que yo debo ser el jefe. A partir de este momento me declaro en huelga indefinida.

A continuación, la m... deja de circular y comienza acumularse.

A nadie le importó al comienzo y decidieron postergar la reunión para dentro de una semana puesto que ya habían pasado algunas horas y todos querían descansar.

En unas horas los intestinos declararon un dolor leve primero que se iba intensificando poco a poco pero no dijeron nada, ya pasaría. Unas horas más tarde el estómago se sintió saturado y no admitía más alimento. El hígado se sentía muy presionado y el corazón latía con pesadez, nada grave.

Un par de días más adelante el cerebro estaba todo aturdido, adolorido, medio dormido, confuso, los ojos cuyo papel había sido tan defendido estaban hinchados, enrojecidos, a punto de saltar de las órbitas, los pulmones con las justas absorbían pequeñísisimas cantidades de aire.

Otro día más y la m... seguía inmóvil, acumulándose, los pies declararon que no podían moverse, las piernas estaban acalambradas, el corazón latía con una pesadez estremecedora, el cerebro no sabía nada de nada, las manos temblaban como gelatina sobre un caballo.

Al día siguiente el corazón declaró que estaba dispuesto a dejar "su" puesto de jefe a la m... o pronto no podría latir más, el cerebro declinó también su posición y "generosamente" ofreció "su" jefatura a la m... y así uno a uno todos los órganos decidieron por unanimidad proclamar la jefatura de la m...

Está visto y no requiere mucha explicación, todos, hasta el más ignorante puede entenderlo, yo llevo las neuronas, administro las conexiones,

Moraleja:

Para ser jefe (por lo menos en el Perú) hay que ser una m...

PD. Esta es una fábula que leí hace algún tiempo y que circula por las oficinas en Cajamarca.


Sobre esta noticia

Autor:
Jaferlui (116 noticias)
Visitas:
1435
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (04/09/2009)

Yo creo que todos los jefes en todas partes del mundo son iguales, todos a la mierda y el mundo será mejor