Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

La Parada: crónica de un fracaso anunciado

29/10/2012 01:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Por Dante Bobadilla Ramírez

Fuente: Voz Liberal del Perú

Lo ocurrido en La Parada pinta de cuerpo entero la ineptitud del gobierno municipal y nacional. Eso en primer lugar y sin apelar a la retórica de los opinólogos que acaban siempre en temas como la falta de respeto a la autoridad y la ley, que no es ninguna novedad en el Perú. O sea, no podemos tratar de cubrir el espantoso espectáculo del fracaso de la autoridad visto en La Parada, con menciones a la informalidad, las mafias, los oscuros intereses y otros cuentos clásicos que siempre nos sacan como ases debajo de la manga para explicarlo todo. Los que gobiernan tienen el deber de saber esto como fundamento y actuar en consecuencia.

Quienes defienden las burradas de Villarán siempre nos manipulan tratando de colocarnos en disyuntivas mañosas como: si no apoyas a Villarán entonces estás en contra de la reforma del transporte y a favor de las mafias. Ahora resulta algo más increíble: si no apoyas a Villarán estás a favor de la delincuencia, la mugre y el caos de La Parada. Ya estamos viejos para que nos manipulen de esa manera, señores RMP y AAR.

Es importante darse cuenta de que en este asunto hay dos fenómenos contrapuestos pero diferentes. Por un lado está el tema mismo de La Parada como mercado mayorista, y por otro lado está el problema de la marginalidad social que existe en esa zona. Si los opinólogos no tienen cerebro suficiente para separar estos dos temas no deberían estar escribiendo. No deberían mezclarlos y acabar llamando delincuentes a los comerciantes. No se trata de apoyar la delincuencia sino de reconocer los hechos con objetividad y condenar la ineptitud de nuestras autoridades.

La Parada está en una de las peores zonas de la ciudad. Al pie del cerro San Cosme y a tres cuadras del cerro El Pino, sede del hampa más avezada de la ciudad. Además todo el conjunto está repleto de edificios multifamiliares donde la vida es muy precaria, la cultura escasea, y la gente ha hecho su vida alrededor de la actividad de La Parada. El orden que subsiste en esa zona siempre ha pendido de un fino hilo. Cualquier interrupción de la vida cotidiana tenía que desencadenar el caos porque el lugar es un polvorín social. Eso es algo que tenían que haberlo sabido los genios del municipio y/o de la Policía antes de actuar como tontos el día jueves. Lo que se ha visto en La Parada a nivel mundial es la ineptitud y la estupidez municipal y policial.

Por otro lado, en el tema del mercado mayorista hemos asistido al fracaso anunciado y previsto luego de una larga lista de torpezas cometidas por la gestión de Villarán, signada por la improvisación más absoluta. Para empezar, no quisieron emprender de inmediato el traslado de La Parada a Santa Anita solo para no darle el crédito a Castañeda, quien lo dejó listo, tal como está hoy. Por el contrario, se dedicaron a investigar su gestión tratando de dañar su imagen en plena campaña presidencial. En tanto Santa Anita se empolvaba.

Cuando Villarán y sus niños exploradores se animaron a abordar el asunto lo primero que hicieron fue verle problemas y denunciaron que faltaban "estudios". Es decir, el mercado de Santa Anita estaba listo pero para estos señoritos faltaban los benditos estudios. ¿Qué estudios? Pues estudios de toda clase, como el impacto vial y otras esquisiteses. En realidad no tenían la menor idea de cómo funciona un mercado mayorista y no sabían qué hacer. En esos famosos estudios se pasaron varios meses y gastaron la friolera de 7 millones. Al final lo único que tienen es un montón de papeles inservibles.

Más sobre

Aseguraron que la infraestructura de Santa Anita era inadecuada y anunciaron la construcción de diez pabellones más, mientras que desde su escritorio trataban de inventar un moderno sistema de mercadeo que desconocían en el mundo real. Al final no hicieron ni un solo pabellón y su sistema de mercadeo diseñado por ESAN solo funcionaba en el papel. Para colmo, apenas hace tres meses instalaron la mesa de diálogo, pero fieles a su estilo e ineptitud, centraron dos de los tres temas en aspectos que nada tenían que ver con la cuestión propia del mercado: el trabajo de los estibadores y sus derechos laborales, y el trabajo de los micro comerciantes ambulantes que venden alrededor de La Parada. La mesa de diálogo fracasó en menos de un mes porque los comerciantes son gente muy concreta y no se andan con vaguedades ni fantasías caviares.

Así fue como los reyes del diálogo y la concertación fueron incapaces de entenderse con los comerciantes y mandaron al tacho la licencia previa, tratando de imponer el traslado a las patadas. Para colmo nombraron en la presidencia de la empresa de mercados mayoristas a un caviar ambietalista como Ricardo Giesecke, quien solo sabe caminar por los pasillos de Wong y La Bagette. Gieseke es un tipo que, a diferencia de su actitud pasmosa frente al caso Conga, esta vez mostró siempre una actitud muy beligerante frente a los comerciantes, a quienes incluso miraba con desprecio. Sin duda la gran idea de bloquear La Parada fue suya. Está ansioso por pasar de la Edad de Piedra a la Era Espacial de un solo salto.

Por último es obvio que la alcaldesa Villarán no tiene un plan para La Parada ni mucho menos para toda esa zona. Simplemente está improvisando cada día y siempre con ese insoportable estilo romanticón de adolescente soñadora o de reina de belleza que ansía la paz mundial. Primero habló de hacer allí el Parque del Inmigrante. ¡Qué lindo! Un parque en medio del muladar. Excelente idea. Ahora dice que se lo donará a la Policía por el apoyo que le han dado. Y también añade que se harán obras para la juventud, aunque nadie imagina qué es lo que tiene en su mente o aparecerá diciendo mañana. Esa es la alcaldesa Villarán.

Es evidente que la alcaldía no tiene la menor idea de lo que hará en esa zona. No tienen un plan. Lo más probable es que las cosas cobren un nuevo ritmo en medio de la infección social que hay en ese lugar, y que el resto de la ciudad -incluyendo las autoridades- le volverán a voltear la cara. En cuanto al mercado mayorista, pasaremos por una etapa inevitable de desabastecimiento hasta que las cosas se reorganicen de cualquier manera. No parece viable que el mercado de Santa Anita comience a operar pronto.

Para nosotros lo inexplicable es que nadie haya tenido la simple idea de privatizar ese mercado y pasar a otra cosa. Los comerciantes hechos propietarios ya hubieran transformado ese mercado hace años, tal como lo hicieron los ambulantes en Polvos Azules. Ejemplos que los burócratas no ven porque lejos de inspirarse en el emprendimiento popular siguen prendidos de la mamadera estatal y municipal, dando pie para que cada improvisado que llega de paso empeore más el problema tratando de imponer su visión. Los únicos que saben cómo funciona el mundo real del comercio mayorista son los negociantes del mercado y no los burócratas que aterrizaron en el municipio por un milagro del destino.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2245 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
225
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.