Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

París, una izquierda encubierta se levanta con su espíritu fascista y olor a mortuorio

14/04/2018 23:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el resto de Europa, el poder no sufrió cambios importantes derivados del ‘Mayo del 68’,

El Reloj del Tiempo

París, una izquierda encubierta se levanta con su espíritu fascista y olor a mortuorio

Cuarenta y siete años después de la revuelta de París en ‘Mayo del 68’, el mítico lema, ‘Prohibido Prohibir’, se ha convertido en un vago eslogan publicitario que evoca cierta añoranza hacia una época marcada más por el romanticismo de la rebeldía juvenil que por los cambios históricos concretos que se alcanzaron. La rebelión estudiantil, a la que se sumaron días después las centrales de trabajadores y organizaciones sindicales en una huelga general, tuvo entre sus hitos principales algunas conquistas en el orden laboral, el reconocimiento de los derechos de la mujer, y el cuestionamiento de la autoridad tanto en lo político, como en el sistema de enseñanza. Sin embargo, el poder y el autoritarismo apenas sufrieron cambios epidérmicos como consecuencia de la famosa revuelta. De hecho, pese a que el debate se centró de manera especial en contra de la autoridad en distintos ámbitos, poco es lo que se consiguió aquel ‘Mayo del 68’ en cuanto al nuevo orden político mundial, además de varias frases y grafitis que se convirtieron en íconos de los levantamientos sociales del futuro. Entre las más famosas que se recuerdan de aquellos días están: “Las paredes tienen orejas. Vuestras orejas tienen paredes”, “La barricada cierra la calle, pero abre el camino”, y, por supuesto, la tan renombrada: “Prohibido prohibir”. Pero, en el fondo, ¿qué sucedió con estos lemas tan potentes, cargados de fuerza ideológica y ansias contestatarias? En Francia, por ejemplo, más allá de los logros mencionados, surgió una nueva izquierda, aunque pocas semanas después se prohibieron todas las manifestaciones de esta tendencia; los estudiantes regresaron a las aulas, y en las primeras elecciones celebradas a raíz de la revuelta, triunfaron otra vez los aliados del general Charles De Gaulle que, de todos modos, tendría sus días contados al mando de la República francesa.

En el resto de Europa, el poder no sufrió cambios importantes derivados del ‘Mayo del 68’, y en Latinoamérica, por el contrario, se consolidaron y nacieron varias dictaduras de izquierda y de derecha configurando así las décadas más oscuras del continente en contra de las libertades y de los derechos fundamentales del hombre. De modo que aquella consigna del ‘Prohibido prohibir’ tuvo mayor impacto en lo emocional e intelectual que en un cambio real del orden instituido. Basta recordar algunos eventos históricos posteriores del siglo XX y del XXI para confirmar que prevalecieron tras ellos las prohibiciones y el menoscabo de las libertades individuales a favor, supuestamente, de las mayorías: migración, seguridad, libertad de opinión, libre tránsito, igualdad, son algunos de los derechos que se encuentran en franca y permanente violación. Nunca debemos olvidar que las revoluciones cimentadas en frases retóricas y lemas prefabricados no han llegado a trascender históricamente sino cuando han estado acompañadas por cambios sociales profundos en beneficio de cada uno de sus individuos.

He tenido la ocasión de inmiscuirme en algunos (no muchos) discursos de motivación de un entrenador en un vestidor justo antes de un gran partido. Y entre tantas cosas que se dicen, desde aspectos técnicos, pasando por advertencias de concentración y de inteligencia, entre arengas que prometen, que gritan, que advierten, que unen, siempre la mejor, la más profunda y más analítica frase es: “Pongan huevos...”.  

¿Presión? La presión en el futbol como en muchas otras cosas de la vida es buena, siempre y cuando se tenga la personalidad y los tamaños para afrontarla o sobrellavarla. La presión esta con México, porque al final del día, el futbol sigue siendo más importante para México y porque los negocios, los intereses, casi siempre se pintan de verde, el verde de los dólares y del antiguo color tradicional de la camiseta del Tri.

Debemos pensar en un mundo justo, todos tenemos derecho a vivir y crear alianzas con el dialogo,

Creo que de alguna u otra forma, México está listo para ganar y también para perder. Lopéz Obrador, viene dando la pelea.

El padre Francisco, ha dado una llamada en un tono profético, por encima de los intereses de los partidos que, en América Latina debe haber un verdadero pronunciamiento para respaldar una ideología, se llame socialismo o liberalismo. En este sentido, no debemos olvidarnos del pasado, porque es necesario desarrollar nuestra riqueza cultural y social. Es necesario, alejarnos de la uniformidad que buscan los mercados y, algunos líderes mesiánicos.

 una tarea imposible. Es necesario conocer los mensajes de bienestar e intereses del partido, a quien pertenecemos. Jamás, debemos olvidar nuestro pasado.

Que están llamados a madurar, participar y fiscalizar la realidad. Las palabras del Papa nos animan a no permanecer sentados en nuestra butaca como meros espectadores. Cada uno, cada partido o movimiento social, tiene una palabra que decir y un proyecto que desarrollar. No basta con emitir un voto, delegar y esperar a ver lo que reparten… Francisco ha recordado a los gobiernos su papel subsidiario y a cada ciudadano su responsabilidad social y política a la hora de asumir su protagonismo personal y compartido. No dejen que se pierda el eco de sus palabras. No bastan los sentimientos, las emociones del momento. Es necesario releer de forma crítica y asumir los desafíos nuevos. El espaldarazo de Francisco nos invita a un compromiso activo en pro de la dignidad. El populismo se quedará sin su arma principal –el derroche de los recursos públicos– pero tendrá todavía otras: su retórica ideológica y su talante dictatorial,

. El torniquete autoritario también se apretará. A falta de dinero con el que comprar apoyos o silencios cómplices, el aparato de acoso y persecución empezará a trabajar horas extras. Ese es el destino irremisible del populista que nunca aprendió a dialogar ni a consensuar, sino solo a imponer unilateralmente su voluntad. Reformas como la reelección indefinida o medidas destinadas a maniatar aún más a la prensa se volverán inusitadamente importantes en la agenda de los próximos meses. El populismo está herido, definitivamente sí. Pero aún está muy lejos de estar muerto.


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (506 noticias)
Visitas:
3046
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.