Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aitana Martinez escriba una noticia?

La parricida de Noia inventó una vida para su hijo en Mallorca para ocultar su muerte a sus allegados en Galicia

26/10/2012 11:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mónica Juanatey remitió mails comunicando la primera comunión del menor - Una amiga la contradice y asegura que César se bañaba solo

PALMA DE MALLORCA Mónica Juanatey, la noiesa acusada de asesinar a su hijo César de 9 años ahogándolo en la bañera de su casa en Mahón en el verano de 2008 y abandonarlo en un barranco tras meter su cuerpo en una maleta, se inventó una vida para su hijo en Mallorca para ocultar su muerte a sus allegados en Galicia. Sus amigos dejaron ayer al descubierto sus mentiras al declarar por videoconferencia en el juicio que se sigue contra ella en la Audiencia de Palma.

Un amiga de Mónica testificó que el pequeño César se bañaba solo "con la puerta abierta" para que su madre controlara que estaba bien, lo que contradice radicalmente la versión de la parricida, que el lunes destacó que el menor "nunca se metía en la bañera solo". "Siempre lo bañaba yo. Si se hubiera metido solo, le habría regañado", manifestó.

La misma amiga de Mónica Juanatey, que se enfrenta a una petición de pena de 20 años de prisió PALMA DE MALLORCA Mónica Juanatey, la noiesa acusada de asesinar a su hijo César de 9 años ahogándolo en la bañera de su casa en Mahón en el verano de 2008 y abandonarlo en un barranco tras meter su cuerpo en una maleta, se inventó una vida para su hijo en Mallorca para ocultar su muerte a sus allegados en Galicia. Sus amigos dejaron ayer al descubierto sus mentiras al declarar por videoconferencia en el juicio que se sigue contra ella en la Audiencia de Palma.

Un amiga de Mónica testificó que el pequeño César se bañaba solo "con la puerta abierta" para que su madre controlara que estaba bien, lo que contradice radicalmente la versión de la parricida, que el lunes destacó que el menor "nunca se metía en la bañera solo". "Siempre lo bañaba yo. Si se hubiera metido solo, le habría regañado", manifestó.

La misma amiga de Mónica Juanatey, que se enfrenta a una petición de pena de 20 años de prisión por parte del fiscal por un delito de asesinato, también confirmó que recibió varios correos electrónicos en los que la progenitora le informaba de que César se encontraba bien. Así, el 12 de julio de 2008, un mensaje le indicaba que dentro de poco irían de viaje a Palma y luego empezaría el colegio. En otros dos correos, de fecha 2 y 7 de noviembre de 2008, la madre relataba que el niño había celebrado una fiesta con sus amigos por su primera comunión y que no había ido vestido de marinero.

En esa época, César ya había muerto y sus restos permanecían ocultos dentro de la gran maleta roja que apareció en una finca dos años después.

El fiscal mantiene que la supuesta asesina urdió una red de mentiras y manipulaciones para no ser descubierta. La testigo calificó ayer a la mujer como "una buena madre": "La relación con su hijo siempre fue muy buena. Siempre iban juntos. Ella es muy sociable y trabajadora. No es fría ni calculadora, en absoluto. Decía mentirijillas alguna vez".

Más sobre

Mónica Juanatey escuchó ayer a todos los testigos en la sala del jurado sentada en el banquillo inmóvil, con el cabello ocultándole el rostro y con su actual marido sentado unos bancos más atrás siguiendo el juicio.

Si a familiares y amigos gallegos les contaba una vida inventada del niño, a los conocidos de Mallorca les aseguraba que César era su sobrino. Un compañero de piso de la imputada ratificó las mentiras que le explicó en el verano de 2008. "Me pidió permiso para que se quedara en casa su sobrino César. No se habló de un hijo. En principio, dijo que el niño vendría para una semana o quince días. Luego, Mónica me dijo que el niño se había marchado", apuntó el hombre. Según su versión, el menor dormía en el sofá.

Los policías que la detuvieron declararon ayer que la arrestaron en cuanto les dijo que su hijo estaba con sus padres en Galicia.. En otros dos correos, de fecha 2 y 7 de noviembre de 2008, la madre relataba que el niño había celebrado una fiesta con sus amigos por su primera comunión y que no había ido vestido de marinero.

En esa época, César ya había muerto y sus restos permanecían ocultos dentro de la gran maleta roja que apareció en una finca dos años después.

El fiscal mantiene que la supuesta asesina urdió una red de mentiras y manipulaciones para no ser descubierta. La testigo calificó ayer a la mujer como "una buena madre": "La relación con su hijo siempre fue muy buena. Siempre iban juntos. Ella es muy sociable y trabajadora. No es fría ni calculadora, en absoluto. Decía mentirijillas alguna vez".

Mónica Juanatey escuchó ayer a todos los testigos en la sala del jurado sentada en el banquillo inmóvil, con el cabello ocultándole el rostro y con su actual marido sentado unos bancos más atrás siguiendo el juicio.

Si a familiares y amigos gallegos les contaba una vida inventada del niño, a los conocidos de Mallorca les aseguraba que César era su sobrino. Un compañero de piso de la imputada ratificó las mentiras que le explicó en el verano de 2008. "Me pidió permiso para que se quedara en casa su sobrino César. No se habló de un hijo. En principio, dijo que el niño vendría para una semana o quince días. Luego, Mónica me dijo que el niño se había marchado", apuntó el hombre. Según su versión, el menor dormía en el sofá.

Los policías que la detuvieron declararon ayer que la arrestaron en cuanto les dijo que su hijo estaba con sus padres en Galicia.


Sobre esta noticia

Autor:
Aitana Martinez (5 noticias)
Visitas:
257
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.