Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Julio Carmona escriba una noticia?

Patricia Véliz Cosme: Ser maestro en el Perú no deja de ser un delito

08/09/2010 12:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Protesta por la detención y vejación de la maestra Delia Toscano Estrada (Ayacucho-Perú). Se exige su libertad y se releva su solidaridad con los pobres del Perú

"Si doy pan a un pobre me dicen que soy un Santo.

Pero si pregunto por qué el pobre no tiene pan, me llaman comunista”

Helder Cámara, Obispo Brasileño

Hoy se diría: Terrorista.

Este agregado pertenece el padre Paul Mac Auley, a quien se pretendió expulsar del Perú por defender a los pobres, emulando dignamente a Cristo.

La condición de un maestro en este país, es de creciente vejación. Y por si fuera poco, no contento con sus maltratados, el gobierno, ha acrecentado en los últimos años denigraciones perversas, tildándonos hasta de terroristas.

Las realidades sociales, económicas y educativas son marcadamente distintas entre la capital y las provincias. Realidad que pude vivenciar en mi última estadía en la ciudad de Huamanga. En la que tuve la ocasión de conocer a personas tan admirables, sobre todo a los que tienen la tarea de forjar a las nuevas generaciones.

Así tuve la dicha de conocer a la maestra Delia Toscano Estrada. Profesora de inicial. Madre soltera de tres hijos, estudiantes todos. Hija de una madre campesina de avanzada edad. Mujer, dirigente del Sutep. Primera mujer en ser PRESIDENTE del FRENTE DE DEFENSA DE LOS INTERESES DE HUANTA. Es decir, una luchadora social.

Huanta, como se sabe es un pueblo histórico, cuna de gestas heroicas, como la del año 69, en la que todo un pueblo tuvo el arrojo de enfrentarse al gobierno de entonces, para defender la gratuidad de la educación. Y golpeado en los 80’s, ya sean por las hordas asesinas del estado, ya sean por excesos de los alzados en armas. En medio del fuego abierto de la guerra, supo preservar sus más elementales principios, luchar ante la tiranía y jamás redimirse ante la opresión.

La maestra Delia es hija de aquella sangre con tradición de lucha, y por sus esfuerzos, y sus acciones virtuosas precisamente la eligieron como PRESIDENTE DEL FRENTE DE DEFENSA DE SU PUEBLO, para que defendiera las justas demandas que tienen en la agenda de sus reclamos. Precisamente en su gestión, se organizó una de las últimas movilizaciones multitudinarias del pueblo de Huanta, exigiendo al gobierno central la atención inmediata del canon por regalías mineras, la construcción de acueductos y el tratamiento adecuado a los costos de los productos agrícolas, la derogatoria de la ley de la carrera pública magisterial entre otros. Estas luchas hicieron que el gobierno responda con la acostumbrada represión es así que el pasado 3 de setiembre, la detienen EN LA NOCHE con más de 30 agentes de la reacción en la tranquilidad de su hogar.

Alzo mi voz de protesta, contra la represión de muchos profesores injustamente detenidos por ser solo maestros y luchadores sociales en defensa de nuestros derechos. Aquí, en Lima, muchas veces juzgamos y sindicamos cuando no conocemos la realidad tan cruel que se vive en los lugares más recónditos y olvidados del país, pues a pesar de estar en el siglo XXI, parece que a la "modernidad" no le da la gana de llegar hasta nuestras comunidades.

Como dijera nuestro gran amauta, Ricardo Dolorier, "Ser maestro en el Perú es una forma muy peligrosa de vivir, y una manera muy hermosa de morir", esta frase toma mayor vigencia y se nutre en aquellos que día a día se baten contra la cruel realidad, luchan contra la ignorancia, luchan contra el analfabetismo, por una educación científica y popular. Y a cambio, reciben balas de opresión contra su integridad física y dignidad.

Es el caso de esta ejemplificadora maestra que tenía que caminar más de 8 horas para llegar a su centro de trabajo, en el alejado pueblo de Aranhuay, iunto a sus tres hijos, y vivir los momentos más difíciles de los conflictivos años 80´. Sorteando a la muerte se entregaba a su irrenunciable deber como es propio de los espíritus más nobles. Y qué mejor si es la de una maestra.

"Ser maestro en el Perú es una forma muy peligrosa de vivir, y una manera muy hermosa de morir"

Mujer luchadora y maestra, Delia Toscano Estrada, pasó el hostigamiento y los peligros más difíciles, sin embargo es nuevamente atropellada por el estado, sindicada de "terrorista", sin mayores pruebas, pues el pueblo de Huanta, que conoce la trayectoria intachable sabe y conoce la situación de difamación y represión de esta madre huantina.

Mientras en Lima, dicen que hay paz, que se restableció el estado de derecho, pues en las comunidades es todo lo contrario, pareciera que la guerra continúa en esos lugares, pero esta vez sólo es el estado el único protagonista, y las víctimas siguen siendo los campesinos. Basta al acoso político, basta al psicoterrorismo, y al cerco mediático de hostigamiento terrorista del Estado, las comunidades y sus representantes también tienen derechos.

Hago un llamado a todos los colegas que se sientan identificados con la causa social, al Sutep que debe pronunciarse, pues es el gremio de todos nosotros, donde uno de sus objetivos principales es la defensa y la integridad de sus colegas. Pues si el Sutep no se pronuncia lamentablemente también serán cómplices del estado y su política.

Y aquellos que aún no se sienten identificados pues no esperemos que seamos víctimas de ello y cuando ya es tarde recién reaccionar. Recordemos este poema y reflexionemos.

Primero cogieron a los comunistas,

y yo no dije nada porque yo no era un comunista.

Luego se llevaron a los judíos,

y no dije nada porque yo no era un judío.

Luego vinieron por los obreros,

y no dije nada porque no era ni obrero ni sindicalista.

Luego se metieron con los católicos,

y no dije nada porque yo era protestante.

Y cuando finalmente vinieron por mí

no quedaba nadie para protestar.

Bertolt Brecht

No es posible que sigamos de brazos cruzados y sin poder hacer nada y ver tan pacientes cómo cada uno de nuestros colegas y compañeros siguen siendo víctimas del Estado y su cúpula. La lucha es ardua y no permitamos que se siga atacando a nuestros hermanos y compañeros, a los mejores hijos de nuestro pueblo. Por ello:

¡Libertad a la maestra y mujer luchadora!

Delia Toscano Estrada

¡Abajo la represión contra el magisterio!

¡Abajo la represión contra los mejores hijos de nuestro pueblo!

¡Vivan las luchas del pueblo de Huanta!

¡Viva el frente de defensa de los intereses de Huanta!

¡Viva el pueblo!

http://www.youtube.com/watch?v=SERg8GKCNeA


Sobre esta noticia

Autor:
Julio Carmona (113 noticias)
Visitas:
3744
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.