×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Arturo F. AchahuiMiembro desde: 25/06/16

Arturo F. Achahui
74
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    18.757
  • Publicadas
    13
  • Puntos
    59
Veces compartidas
1
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
28/06/2018

En la adversidad conviene muchas veces tomar un sendero atrevido

Hay sentimientos encontrados en mi país, sentimientos que evocan orgullo por haber observado el magnífico despliegue de un grupo humano que ha dejado en alto el nombre del Perú, ello en una competencia de primer nivel como lo es la Copa Mundial de Fútbol; la calidad de nuestro balompie y el carisma de nuestra gente asombró al planeta entero, pero también se experimenta desazón por la adjudicación de ese sentimiento de haber merecido una suerte mayor, de que se pudo haber obtenido algo más agradable que la mera experiencia, cuando hay algo de este tipo el camino adquiere un rostro prometedor, claro que sí, pero inevitablemente el marcador se pone nuevamente en cero, las cuestas arriba acaban y volvemos a las mesetas, esto último no es indeseable en si mismo; sino - creo más bien - necesario.  

La lectura de los hechos parte de dos sucesos antagónicos, por asi decirlo, el penal de Cueva y el despliegue de Carrillo, me referiré al primero por ser el más duro y enigmático; Christian Cueva falló ese disparo porque ello era parte de las probabilidades, estaba en nuestros pronósticos más endógenos y en las entrañas de cada aficionado la esperanza de ver la pelota en las redes, pero también la posibilidad de que esta última se quede en las manos del contrario, que impacte en uno de los parantes o bien el salir disparada por los aires, como finalmente pasó; y si sucedió esto último es porque conjugaron factores los cuales no estuvieron necesaria y únicamente en control de nuestro seleccionado, hubo una gran presión de por medio, tengo esa sensación de que, previo a la ejecución, las dudas se instalaron a nivel nacional, ello no por la falta de capacidades en el ejecutante sino por el hecho de que estábamos ante un nuevo suceso histórico, uno de esos momentos que marcan la vida y tradiciones de los países, y tal como lo dijo Stephen Hawking en una de sus reflexiones: “La historia es a veces una moneda al aire lanzada en un día ventoso”,  es decir, cuando se trata de escribir la historia, cualquier cosa puede suceder. Se dice que un diamante es solo un pedazo de carbón el cual ha soportado variadas y extraordinarias presiones; esas presiones son las que suelen trazar el sendero de las personas de éxito; respecto del penal, lo que vi fue a un jugador que cogió la pelota con la determinación, carácter y ambición suficientes como para asemejarse a un ejemplar de ese tipo.

Por otro lado, debemos dejar de justificar las falencias deportivas refiriendo la experiencia y vivencias de otros deportistas, “…si Messi y Cristiano fallaron, ¿Porque no podría fallar “Cuevita”? (con diminutivo incluido); es asunto de Cristiano Ronaldo y de Lionel Messi si fallan o aciertan, nosotros tenemos una identidad propia, ellos no marcan la pauta ni mucho menos son un calibrador de nuestro éxito deportivo, ¿Acaso es viable creer que un atleta como Christian Cueva mide o vincula su éxito en relación al desacierto de otros deportistas?, por supuesto que no, eso solo lo hacen los que no tienen ni la más minúscula idea de lo que siente un deportista a la hora que este es puesto a prueba, lamentablemente nuestros medios deportivos creen que con expresiones de ese tipo brindan algún tipo de consuelo colectivo, o peor aún, consuelo al deportista mismo, cuando en realidad el verdadero desahogo viene acompañado de la propia reflexión, de recordar el camino recorrido y la resiliencia de quién sabe ha brindado la mayor de sus habilidades en beneficio de la patria, ello por lo general viene acompañado del apoyo que brinda la familia, los amigos y los seres queridos. De seguro es que el único referente autorizado para juzgar la ejecución de Cueva sea el propio Teófilo Cubillas, quién experimento oportunidades similares en Argentina ´78, su historia y contexto fueron otros, pero creo vale la comparación, en ese entonces otro dotado como Cesar Cueto era el dueño absoluto de todas las pelotas paradas, solo ambos podrían (con plena autoridad) visualizar con claridad el escenario vivido por Christian Cueva, asi como todo lo relacionado con el resultado que finalmente se produjo.      

"...nosotros tenemos una identidad propia, ellos no marcan la pauta ni mucho menos resultan siendo un calibrador respecto de nuestro éxito deportivo..."

Recordemos también una interesante secuencia de hechos, lo que paso un 17 de junio del 2016, Cueva fallo un penal el cual evaporó las posibilidades de Perú de acceder a Cuartos de final de la Copa América Centenario, el desaliento y la decepción volvieron a ser los protagonistas, ¿Quién de nosotros hubiera podido visualizar que un año y cinco meses después de aquel capítulo, en una jugada de control y talento magistrales, este mismo jugador asistiría a Jefferson Farfán para concretar la anotación que nos ponía de nuevo en una Copa del Mundo?, ¿Acaso el deporte no le brindó a Cueva la oportunidad de “canjear” esa instancia de cuartos de final de Copa América por un boleto al certamen más importante del planeta?, tomando ello como referente ¿No será este penal errado el anticipo de un certero pase de gol en la próxima final de la Copa América 2019, o mejor aún, la antesala de un futuro penal concretado que nos coloque en instancias finales en una nueva edición de la Copa del Mundo?

El deporte brinda revanchas de forma natural y desenfadada, un atleta de la calidad de Cueva tiene plena conciencia de ello y sabe de antemano que victorias y derrotas son así de cíclicas, así de concurrentes, así de traviesas; estoy seguro que un mayor deleite le espera a nuestro talentoso y humilde seleccionado y que ese penal errado es solo el precio a pagar en razón de una satisfacción mucho mayor, está claro que el acierto le ha sido temporalmente diferido, pero cuando ello sucede hay que tomar senderos atrevidos, cosas como estas deben ayudarnos a asimilar las lecciones que nos impone el deporte y la vida misma, después de todo los verdaderos ganadores se forjan a si mismos desde sus derrotas, no desde sus triunfos, ¿No es así?.

Felizmente la gloria está reservada para algunos pocos; a los que estamos en la tribuna solo nos queda esperar, aplaudir y agradecer a Christian Cueva, porque su momento, el más importante de su carrera deportiva, está aún por venir, Dinamarca fue solo esa indeseable - pero necesaria - prueba en vacío.

"...El deporte brinda revanchas de forma natural y desenfadada, un atleta de la calidad de Cueva tiene plena conciencia de ello y sabe de antemano que victorias y derrotas son así de cíclicas..."

Arriba Perú siempre y las gracias anticipadas Christian por esos mágicos momentos que de seguro le regalarás a nuestra querida patria…

Más recientes de Arturo F. Achahui

El Sueño Rusia 2018

El Sueño Rusia 2018

Cuando el sueño esta a punto de ponerse el traje que le ofrece la realidad 05/10/2017

El Otro Seleccionado

El Otro Seleccionado

El equipo ministerial que nos podría clasificar nuevamente al "mundial" de la estabilidad política 17/09/2017

Un Sistema que Mata

Un Sistema que Mata

A las enfermedades y el infortunio se suma la existencia de un sistema de salud que también conspira contra el derecho a la vida… 30/08/2017

La Reforma del Chocolate

Educadores y Médicos verán en primera fila como se prioriza la reforma de este manjar… 15/08/2017

Sin Revolucion a la Vista

La llamada "Revolución Social" sigue estando en el debe...¿Los economistas la pondrán en el haber? 02/08/2017

Mostrando: 1-5 de 12