×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Domingo DelgadoMiembro desde: 13/03/11

Domingo Delgado

http://www.gacetadelevante.blogspot.com

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    171.909
  • Publicadas
    215
  • Puntos
    0
Veces compartidas
22
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
02/07/2012

image

Por fin, ganó la selección española de fútbol la Eurocopa por segunda vez, acontecimiento que se junta en el recuerdo próximo con el triunfo del Mundial de Fútbol, en una benéfica racha que hace historia del deporte patrio. De nuevo el alborozo popular recorrió de forma mayoritaria la sociedad española, introduciendo a algunos en trance paroxístico, y a la mayoría en una forma peculiar de "éxtasis colectivo" que nos ha transportado agradablemente de nuestra dura realidad. Los medios de comunicación han dedicado amplia atención al evento, los jugadores y técnicos del seleccionado español han sido recibidos como auténticos héroes, ante los que no se ha reparado en todo tipo de agasajos –apropiados en muchos casos, como gesto de reconocimiento público y gratitud, aunque no tanto en otros ámbitos, como los retributivos, y sobre todo la mitología generada en torno a una épica a la que nuestra sociedad da un extraordinario valor, a todas luces exagerado-. De forma que el país vive 24 horas desbordado por el jaleo mediático, que desborda con mucho, la natural alegría por el éxito obtenido por nuestro seleccionado nacional de fútbol; al punto que en términos meramente racionales podría considerarse esta respuesta social como excesiva –como contracorriente, puede estimarse el presente artículo, aunque no lo pretende, sino reflexionar sobre un extraño fenómeno de masas digno de estudio sociológico-. De entrada habría que afirmar que lo emotivo –por su base irracional- es de difícil valoración racional. Si bien, no nos apartamos a buscar razones en forma de causas que expliquen este extraño fenómeno de desbordamiento colectivo tras un éxito deportivo, que se desarrolla en su propio ámbito, pero que trasciende a toda la vida social desbordándose como auténtico fenómeno de masas. Acaso la explicación, en una sociedad cada vez más secularizada, venga de la mano de la frecuente atribución de "nueva religiosidad" al deporte moderno, con sus ritos, hábitos sociales que articulan el fenómeno deportivo, que al propio tiempo tiene una función de "argamasa social" al unir a colectivos sociales en una pretensión colectiva, que aunque aproveche el ámbito deportivo refleja valores colectivos, ansias de superación, de victoria a través del esfuerzo y la confrontación con otros colectivos. Espacio en el que se vierten frustraciones personales, sociales, como aspiraciones colectivas de triunfo que resultan reforzantes de la unidad del colectivo. Aspecto, que con una buena lectura social, y adecuado encauzamiento, también cumple una adecuada labor extradeportiva sobre la identidad y cohesión grupal.

Si nos atenemos al simbolismo de atribución de religiosidad laica, encontramos referencias análogas al ámbito puramente religioso, como pueden ser los ritos, símbolos idéntitarios, indumentarias, mitos, sacrificios y nuevos templos; ante los que se presentan nuestros esfuerzos, nuestras esperanzas, evadiéndonos de nuestra propia realidad en la esperanza del triunfo ansiado, que hace los deleites de sus seguidores, ante lo que no se cuestiona ni el nivel de esfuerzo, ni el gasto –muchas veces muy desproporcionado-, no en vano muchos clubes de la liga profesional española se encuentran en una situación económica insostenible. Incluso muchas veces, llega a justificarse hasta lo injustificable, en un ámbito sectario que obnubila el normal discernimiento entre el bien y el mal; con especial significación en la generación de grupos fanáticos, agresivos y violentos que suelen ser tolerados, acogidos, cuando no fomentados por algunos de los clubes para reforzar los lazos de identidad aún prestándose a la inmoralidad e ilegalidad del uso de la violencia verbal –que es generalizada-, e incluso física –que aún cuando esporádica no es excepcional-. En esa vertiente neo-religiosa se generan mitos a los que se adora, idolatra –que entran en el juego del comercio de masas del consumismo social- se imita su forma de vestir, sus gustos y apetencias, propiciando la despersonalización del hincha, tratando de evadirse de una vida vulgar o gris. De igual modo, este tipo de feligrés se sume regularmente en un estado emocional y pasional colectivo que le lleva a vivir pasiones, ilusiones, alegrías, pero también tristezas, decepciones ante las que suele descargar su ira sobre otros buscando culpabilidades, en un ámbito existencial que no siendo propio, participa y asume para bien y para mal. Sin embargo, todo ello no es óbice para poder asumir el deporte –como otros ámbitos de la vida- de forma libre, personalmente enriquecedora, siempre que no se confundan los planos personal y social de su vivencia, para evitar un sobredimensionamiento existencial de esta particular forma de ocio –también negocio para unos cuantos-, y sobre todo que nos evada no sólo de nuestra realidad, sino también nos distraiga de nuestras responsabilidades personales y sociales, desmitificando el fenómeno y a sus componentes, aunque se les reconozca el valor de sus logros pero en sus justos términos.

Más antiguas de Domingo Delgado

¿Un Renacimiento Marroquí?

El anuncio de apertura política del régimen alauí genera esperanzas, junto con el desarrollo progresivo del país 13/03/2011

La controvertida energía nuclear

La controvertida energía nuclear

La energía nuclear es una de esas cosas que hace que el mito del progreso sea cuestionado, pues no todo progreso es benéfico; y en el caso de la energía nuclear, el progreso que representa su uso, en cuanto a beneficios, nos expone a un riesgo considerablemente grave, por excepcional que sea 21/03/2011

La dialéctica política de la "guerra justa"

La dialéctica política de la

Bien les valdría a los políticos españoles aprender de la historia y la pragmática que en cuestiones de Estado se refiere. Pues no todo vale para la disputa política, y no puede ni debe ser objeto de diatriba para el rédito electoral 21/03/2011

La Independencia Del Tribunal Constitucional

                                              El Tribunal Constitucional –heredero del Tribunal de Garantías Políticas de la II República, aunque actualizado al constitucionalismo e 07/05/2011

Lorca: El Desgarro De La Tierra Y El Desgarro Del Alma

El trágico terremoto de Lorca, con casi una decena de víctimas mortales, dos centenares de heridos, y multitud de daños materiales, entre los que destacan la destrucción de un alto porcentaje de los inmuebles de la localidad, personas fuera de su hogar, durmiendo en viviendas de familiares, ... 15/05/2011

Mostrando: 1-5 de 214