×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Vicente MatusMiembro desde: 24/05/19

Vicente Matus
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.495
  • Publicadas
    1
  • Puntos
    0
Veces compartidas
1
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
24/05/2019

El juicio que se sigue en contra de Keith Raniere, líder de la secta Nxivm, sigue revelando nombres de familiares vinculados con personajes de la política mexicana. Forbes señala a Ana Cristina Fox como una de las involucradas

Aún no termina de digerirse la noticia de hace un par de días en que se vincula a Carlos Emiliano Salinas Occelli, hijo del ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), con la secta Nxivm que abusaba psicológica y físicamente de mujeres, cuando sale a la luz del caso el nombre de Ana Cristina Fox, hija del ex presidente también mexicano Vicente Fox Quezada (2000-2006), y que se suma a la lista junto con Rosa Laura Junco, hija de Alejandro Junco de la Vega, director general de Grupo Reforma, empresa de medios periodísticos.

Cuando el diario norteamericano The New York Times señaló que "mexicanos pudientes" formaron parte de la red que se dedicaba a adoctrinar a las víctimas para posteriormente abusar bestialmente de ellas, nadie pudo imaginar que los imputados fueran los señalados con anterioridad, sobre todo cuando los exmandatarios citados han dedicado mucho de su tiempo en los primeros cinco meses del presente año a criticar las formas, las deciciones y los procedimientos de gobierno del actual mandatario Andrés Manuel López Obrador, así como a hacerle señalamientos infundados de corrupción y de deshonestidad.

La secta en su estructura piramidal con Raniere en la punta, manipulaba a un par de decenas de adoctrinados conversos que le ofrecían su apoyo incondicional, éstos a su vez tenían la labor de reclutar nuevas víctimas para engrosar la base; al tratarse en su mayoría de personas de amplios recursos económicos e influyentes le dieron a la secta amplias posibilidades de crecimiento a la sombra de la corrupción, enmascarados en un organísmo que promovía cursos de crecimiento y motivación personal y autoayuda. Tal era la influencia de Raniere que incluso cuando ya era perseguido por la justicia, varias de las acaudaladas adoctrinadas de su primer círculo lo ayudaron a escapar y a ocultarse por un buen tiempo, incluso la misma Rosa Laura Junco adquirió varias residencias de lujo para albergar y ocultar al "gurú".

Al día de hoy a Raniere, tras nuevas pruebas presentadas, le suman los cargos de pornografía infantil y de abuso y explotación sexual a una persona menor de edad, hechos que de ser confirmados quedarían establecidos como agravantes en el juicio y que necesariamente afectarían a todos los involucrados, quienes por definición criminalística, debieron haber estado en conocimiento de una manera u otra, de las actividades de su "guía espiritual" y de todos los involucrados, quedando así imposibilitados para argumentar cualquier cosa contraria.

Resulta sumamente revelador que, mientras estas noticias alrededor del caso Raniere y otros igualmente deleznables dan la vuelta al mundo, en México la gran mayoría de los medios masivos impresos, radiofónicos y televisivos guardan, o mejor dicho, acatan un empecinado silencio. Afortunadamente las redes sociales en el país han adoptado los principios periodísticos fundamentales que los medios tradicionales han enterrado en el lodazal de la corrupción. Hoy las redes sociales se han convertido en baluarte de la verdad y la divulgación de la noticia apegada a la realidad y a los hechos; a tal grado ha llegado su función social que el nivel de aceptación entre los usuarios de las redes las ha catapultado a regiones de Centro y Suramérica, donde otros creadores de contenido ya han comenzado a replicar y a hacer eco de la labor de los mexicanos.

Como nota final, es de recalcar que a partir de que se dieron a conocer los hechos ya descritos, tanto Carlos Salinas de Gortari, su hijo y todos sus allegados han desaparecido prácticamente de las redes sociales y han cerrado sus cuentas, por su parte Vicente Fox ha bombardeado con twitter's difamatorios las acciones del gobierno, como queriendo desviar la atención de la noticia que involucra a su hija. No se puede tapar el sol con un dedo. No se pueden callar las redes sociales con un twitt.

Este usuario no tiene más noticias