Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Escriva escriba una noticia?

Perro del Perú: Tengo el orgullo de ser pelado

14/06/2009 21:30

1 Para algunos un bicho raro, para otros una verdadera belleza canina. ¿Usted se animaría a no quererlos?

1

Por: Alberto Villar Campos

Los perros también lloran. A Ñusta, por ejemplo, le obsesiona ser madre de nuevo, pero a sus 20 años esto sería como ponerle, literalmente, una soga en el cuello. “Se deprimió”, dice Alfredo Jenneau, dueño de Chacla’s Camp, uno de los pocos criaderos de perro sin pelo del Perú y del que Ñusta es, sin duda alguna, reina y señora.

Sus huesos sobresalen por su piel dura y negra y en los ojos mantiene aún cierto brillo juvenil, pero más que nada tristeza. Al lado de su amo, sin embargo, esta perra se alimenta de a pocos. De no ser por él, hace tiempo que Ñusta habría perdido la ilusión.

Chacla’s Camp se fundó hace 20 años y por esas épocas a Jenneau le obsequiaron su primer perro sin pelo. Él acababa de sufrir un accidente automovilístico y las placas de metal en sus brazos le provocaban alergias de todo tipo. La perra —recuerda— se llamaba Sinchi y con ella el hombre no pudo ser más feliz: el calor de su cuerpo le permitió curarse con rapidez. De allí en adelante, la historia fue una sola. Hoy Jenneau cría 60 perros sin pelo. A todos los quiere por igual.

Pero la historia de esta raza milenaria empezó a escribirse oficialmente hace 24 años. Ocurrió el 12 de junio de 1985, fecha en que la Federación Cinológica Internacional (FCI) reconoció al perro sin pelo como una raza nativa de nuestro país. La reunión de esta organización fue en Bélgica, y un italiano estuvo allí para defender nuestros intereses.

A Ermanno Maniero el Perú le debe que el perro sin pelo sea hoy una de las cinco razas de canes reconocidas por la FCI en Sudamérica. “En los años 60, veía estos perros en Chincha y Cañete —rememora—. Pero pensaba que estaban enfermos”.

Años después, en una de sus visitas al Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, su desconcierto mutó en obsesión. En 1983, el italiano fue elegido presidente del Kennel Club del país (institución que lleva el registro oficial de los perros de raza) y su primera labor fue lograr el reconocimiento internacional del perro calato.

Se sabe que estos perros viven aquí desde hace unos cuatro mil años

Empero, esta raza ya estaba oficialmente en manos de los alemanes. En 1984, un primer intento fallido por lograr el reconocimiento lo llevó a hurgar en decenas de documentos para probar que el calato era (y es) tan peruano como el cebiche.

Aunque su origen es todavía un misterio (se dice que vino de China o de África), se sabe que estos perros viven aquí desde hace unos cuatro mil años. El médico Jaime del Castillo es uno de los más acérrimos coleccionistas de huacos que representan a esta raza: tiene más de 600. Los más preciados pertenecen a las culturas Chavín, Sicán, Chimú y Chancay. Gracias a él, Maniero pudo llevar una muestra con la que logró, al fin, obtener el anhelado reconocimiento: era una raza pura y primitiva, es decir, no había variado sus características morfológicas en miles de años.

El médico explica que el aserto de que estos perros tienen una temperatura corporal mayor al resto es falso. La de estos canes —dice— bordea los 40 °C, aunque su calor se transmite directamente de piel a piel. Eso sí: como Machu Picchu, el calato que le ofrecieron a la hija del presidente Barack Obama, estos canes son hipoalergénicos y pueden incluso ayudar en los tratamientos contra el reumatismo.

En Chacla’s Camp, ni el sol es capaz de proveer el calor que los 60 perros sin pelo lanzan mientras corren, saltan y juguetean entre ellos. Aquí, además, se ha desarrollado un tipo de can destinado básicamente para los departamentos: el perro toy, que mide menos de 25 centímetros.

Para algunos un bicho raro, para otros, una verdadera belleza que destaca por su agilidad, obediencia y e incomparable lealtad. El perro sin pelo del Perú cumplió el viernes 24 años en la cumbre de las razas mundiales y desde el 2000 es patrimonio cultural de la nación. Si algo puede hacer que nuestro corazón salte de alegría es, ciertamente, uno de ellos. Los perros también son felices.El Comercio Peru.

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Luis Casti (10/07/2011)

CON CARACTER DE MUY URGENTE Necesito ubicar al Dr. Jaime del castillo
MI NOMBRE ES LUIS CASTILLO 999753268 / 2654868
GRACIAS POR EL APOYO