Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Perú y la conexión china

23/01/2014 15:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Luis Esteban G. Manrique Fuente: infolatam

La compra por la China National Petroleum Company (CNPC) de Petrobras Energía Perú, la filial peruana de Petrobras, por 2.600 millones de dólares el pasado noviembre, demostró que el país andino ocupa un lugar privilegiado en los planes estratégicos del gigante asiático en América Latina. image

En diciembre, la CNPC, en alianza con otra petrolera estatal china, la China National Offshore Oil Corporation (CNOOC), adquirió el 20% de los derechos de exploración y explotación de un yacimiento petrolero offshore brasileño, el campo de Libra, por 1.400 millones de dólares.

Con la apertura al capital privado de Pemex, es muy probable que Sinopec, CNOOC y CNPC se instalen también en México. China es ya el mayor importador mundial de petróleo, con 6, 4 millones de barriles de crudo diarios.

En la reciente VII Cumbre Empresarial China, América Latina y el Caribe, celebrada en noviembre en San José (Costa Rica), Wang Quinmin, vicepresidente de la Conferencia Consultiva Política del Partido Comunista Chino, declaró que el crecimiento del comercio bilateral –que se multiplicó 21 veces entre 2000 y 2012, de 12.000 a 250.000 millones de dólares–, demuestra que entre China y América se está trazando la "ruta de la seda marítima del siglo XXI".

Tras haber firmado tratados de libre comercio con Chile, Perú y Costa Rica, China no quiere dejar espacios vacíos: hoy es el principal socio comercial de Brasil, Chile y Perú y el segundo de Argentina y Colombia. Para el conjunto de la región, China es ya el segundo, solo por detrás de EE UU y podría ser el primero en 2015.

El Perú, cuyo comercio exterior creció un 448% entre 1998 y 2008, ocupa un lugar clave en ese esquema por su papel en la estructuración del espacio suramericano a través de las interconexiones bioceánicas y como gozne entre las llamadas cinco "islas geopolíticas" de la región: la plataforma del Caribe, la Cornisa Andina, la Plataforma Atlántica y el Enclave Amazónico.

Con un crecimiento medio del 6% desde 2000 y un 2, 5% de inflación, el país andino se ha convertido en una de las economías más abiertas de la región, con acuerdos comerciales con la UE, EE UU, China, Japón y Corea del Sur, entre otros.

El Perú es además miembro de la Alianza del Pacífico con México, Colombia y Chile. Con sus 209 millones de habitantes, la Alianza ya representa la octava economía mundial y supone más del 50% del comercio de la región con el resto del mundo. Sus cuatro países tienen firmados acuerdos comerciales con más de 60 países.

Mientras que el comercio intracontinental asiático representa 53% del total y el europeo más del 70%, el de Latinoamérica y el Caribe es apenas del 20%, lo que indica el potencial del país andino como zona de tránsito y hub del comercio intrarregional.

Un ejemplo de ello es la creciente vinculación física entre el Perú y Brasil, que en la última década han multiplicado por seis su comercio bilateral, hasta los 3.700 millones de dólares en 2012, gracias a la carretera Interoceánica.

Terminada en 2010, esa vía une hoy a los estados brasileños de Acre, Rondonia y Mato Grosso con los peruanos de Arequipa, Cusco y Madre de Dios. En los próximos años, ese corredor bioceánico se complementará con las vías fluviales y terrestres entre el puerto peruano de Paita y Manaos. En su reciente visita oficial a Lima, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, propuso alcanzar un intercambio comercial de 10.000 millones de dólares en 2018.

Los tusán

En esos planes, el Perú tiene una ventaja comparativa "intangible" que explica que China hoy sea su primer inversor exterior y principal socio comercial: la antigüedad y la dimensión de la colonia china, la más grande de América Latina.

Los peruanos de origen asiático –incluidos los peruano-japoneses, los llamados "nisei"– representan entre el 3-5% de la población peruana, aunque otras fuentes estiman que hasta uno cada 10 peruanos tiene ascendencia china, es decir, unos seis millones en total.

La inmigración china al Perú se remonta a 1849, cuando llegaron desde Macao –por entonces territorio portugués– y otras localidades cantonesas los llamados "culíes" para trabajar como peones en las haciendas azucareras de la costa y en los yacimientos de guano, un abono natural de las aves marinas.

Entre 1849 y 1874 llegaron al país alrededor de 100.000 cantoneses. Los primeros culíes trabajaban en condiciones de casi esclavitud, pero gracias a su proverbial laboriosidad, los chino-peruanos se convirtieron pronto en una comunidad respetada y muy bien integrada en la sociedad peruana.

Hoy sus descendientes, los llamados "tusán" ("nacido local", en mandarín) forman parte de la elite empresarial peruana. La familia Wong, por ejemplo, fue propietaria de la mayor cadena de supermercados del país, hasta que en 2007 fue adquirida por la chilena Cencosud por 500 millones de dólares.

La segunda oleada de inmigrantes chinos llegó entre 1912 y 1949 y la tercera se prolonga desde 1997 hasta hoy, procedente de Hong Kong, Macao, Taiwán y las comunidades chinas de Malasia, Indonesia y Singapur.

Con el de San Francisco en California, el barrio chino de Lima –Capón– es el más antiguo de las Américas. Hoy los chinos son la mayor colonia extranjera en Iquitos, capital del departamento amazónico de Loreto. Los embajadores peruanos en Pekín suelen tener apellidos chinos, lo que les confiere una clara ventaja comparativa –y no solo por el dominio del idioma– frente al resto de sus colegas latinoamericanos.

Un círculo virtuoso

El pasado noviembre el ministro de Agricultura peruano, Milton Von Hesse, anunció que la embajada en China contará desde 2014 con un agregado comercial especializado en temas agrícolas para promover las exportaciones de frutas, cítricos y verduras al mercado chino.

En la cumbre empresarial de San José se creó la Unión Intracameral China-Alianza del Pacífico para promover una mayor movilidad de bienes, servicios, personas y capitales entre China y los cuatro países miembros del bloque. El pasado 9 de diciembre, se realizó en Pekín el primer Foro de Inversión Alianza Pacífico para promover la inversión china en proyectos agrícolas, energéticos y de infraestructuras.

El presidente de la Cámara de Comercio Peruano-China, José Tam, cree que para los empresarios peruanos en China "todo está por descubrirse". Mientras que China invierte el 8, 5% de su PIB en infraestructuras, esa cifra apenas llega al 2, 3% en el país andino. El Perú tiene una "brecha" de infraestructuras de cerca de 88.000 millones de dólares. Una alianza con China –que tiene 3, 7 billones de dólares en reservas de divisas– para cerrarla tiene mucho sentido.

China planea inversiones por valor de 11.000 millones de dólares en el país, la cuarta parte de la suma que recibirá el sector minero peruano en los próximos 10 años. Actualmente, el Perú es el mayor productor mundial de plata, el segundo de cobre y zinc, el tercero de estaño y el quinto de oro.

Según investigaciones del think tank SinoLatam, la inversión en el agro, el mayor generador de empleo en el país, es un objetivo especialmente atractivo para China. Con el 20% de la población mundial, China solo tiene el 7% de las tierras cultivables. Muchos expertos creen que tras el ciclo de materias primas, habrá otro de demanda de alimentos procesados.

El lado oscuro de la relación

Pero también hay un lado oscuro en esa relación: la depredación medioambiental. Más de la mitad del territorio peruano está cubierto por los bosques tropicales amazónicos.

Según el Banco Mundial, hasta el 80% de las maderas que exporta el país provienen de la tala ilegal de maderas nobles como la caoba. Una parte importante de esa madera, aunque difícil de cuantificar por la falsificación de la documentación para darle apariencia legal, se dirige a China.

Varios de los grandes aserraderos en la Amazonía peruana, especialmente en la cuenca del Ucayali, han sido financiados con capital chino. EEUU, Australia y la UE han endurecido el control de sus importaciones madereras para frenar la deforestación en Siberia, la Amazonía y el Sureste asiático, pero la enorme demanda china no tiene mayores reparos en absorberlos.

En los cables filtrados por WikiLeaks, varios responsables políticos latinoamericanos comentan en privado a los diplomáticos de EE UU su temor a que China pretenda "africanizarlos", inundando sus mercados de exportaciones baratas a cambio de concesiones mineras y la compra de materias primas de escaso valor añadido.

Según Víctor Torres, autor del libro La economía china y las industrias extractivas: los desafíos para el Perú, la relación asimétrica no favorece una solución equitativa a los problemas que plantea: por un lado están unas compañías todopoderosas que solo negocian con el gobierno y, por otro, una población indefensa.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2274 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
187
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.