Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Perú y Venezuela, los marines son visitantes

04/04/2018 08:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El test histórico se encuentra presente, tanto el fujirismo como el chavismo-nadurismo

La Tecla Fértil

 

Algo en particular, que no tienen los presidentes latinos es no enviar sus registros de trabajo a los comandos de sus respectivos partidos políticos. De allí, la carencia de madurez política en muchos de ellos, esto, obliga a la compra de votos mediante bonos o una campaña mediática de grandes proporciones. Los Sureños, estamos expuestos a una campaña virulenta que tiene a convertirse en una constante lucha fratricida entre hermanos de hábitos, como de fe.

Vizcarra vislumbra un futuro difícil, pero posible. Kuczynski fue el principal artífice de su caída y mal haría el hoy mandatario en mirarse en ese espejo. Y lo sabe. Ahora deberá abocarse a sus tareas mirando al interior del país, donde le exigirán resultados. Manos a la obra, presidente.

El test histórico se encuentra presente, tanto el fujirismo como el chavismo-nadurismo reflejan en síntesis un carácter antidemocrático, pero, el populismo hace que el pueblo junto a la comunidad rural sufrague por ellos. Eso, es parte del Siglo XXI. Hay que romper el veto de la vía institucional.

Uno es hoy presidente, la otra planea serlo. Él deberá guiar la nave del Estado en un momento en que las mayorías exigen una respuesta eficaz a sus demandas. Ella deberá decidir si deja gobernar a Martín Vizcarra sin el boicot político que sus adversarios dan por hecho que impulsará. Él es el sucesor constitucional de un presidente que no estuvo a la altura del reto, ella obtuvo lo que anhelaba –la caída de PPK y Mercedes Araoz– y ahora irá por su hermano Kenji y su padre Alberto en la pugna por el liderazgo naranja. ¿Habrá espacio para que Vizcarra pueda gobernar? Sí, pero más allá de él dependerá en buena parte de Keiko Fujimori cómo arribe al 2021.

La conformación del Gabinete presidido por César Villanueva es la primera señal de un mandatario decidido a evitar pugnas con el Congreso. A partir de ahí intentará construir una gobernabilidad atenta a las expectativas de la población. Vizcarra entiende que necesita “ganar la calle” porque el aprecio del Parlamento solo es prestado. Sin embargo, vuelvo sobre un tema clave: dependerá de Keiko, Luis Galarreta como presidente del Legislativo y sus operadores en comisiones claves, que este nuevo Ejecutivo pueda mostrar resultados en cuestión de meses. 

En cuanto a Venezuela, Diosdado Cabello, tiene la última palabra, cuenta con los colectivos, que dieron un voto a su favor en años anteriores y pudo sortearse con éxito en el epígrafe con el General Isaías Baduel.

La nueva narrativa política, de basa en los golpes y el manejo del discurso, así sea claramente izquierdista

 Ahora, en Nicolás Maduro su eje político se mueve hacia la moderación y a pesar de tener simpatías, tiene un leitmotiv para acelerar su propia campaña con éxito, En sentido estricto, el suyo es un gobierno mediático más que antichavista. Aunque, desea aislarse de ese proyecto bolivariano.

A PPK se le puede achacar un trato displicente con el fujimorismo, pero no es pues, esa descortesía, antifujimorismo. Será torpeza o falta de olfato político, pero no fue el suyo un gobierno que emprendiera una cruzada en contra de Fuerza Popular. ¿De qué eje fujimorismo-antifujimorismo hablamos, como nódulo interpretativo de lo ocurrido este año y pico de gobierno? De las inevitables escaramuzas de dos segundas vueltas no se puede extraer semejante narrativa.

La contribución del más lúcido heredero de Maurice Duverger al análisis del riesgo político que representa la instantaneidad de los medios

Pero, de Colombia, Perú y Venezuela, depende Suramérica.

Por lo demás, llama la atención que los portavoces más estentóreos de la tosquedad política, como son los fujimoristas, y maduristas resientan que haya un grupo social contrario a su proyecto político. ¿Qué se quiere? ¿Qué no exista resistencia alguna? ¿Acaso el fujimorismo no despliega con fruición sus propios antis? ¿Es que los alacranes no desean morder a sus amos del cuartel? Esto, en el caso de las milicias populares venezolanas asesoradas por La Habana y la gente de Padrino López. Gente, porque perdieron la investidura militar y son simples ciudadanos venezolanos.

Los populismos, las verdades alternativas, la inteligencia artificial, la cibernética y tantos otros fenómenos de esta mundialización que a diario aprovechamos, pero también padecemos. Percibió así, con envidiable clarividencia, cómo ha ido delineándose el horizonte perturbador de lo que bien podría convertirse próximamente en una distopía planetaria, regida por una ciencia y una tecnología manipuladas por gobernantes antisistema.

 es solo comparable con lo que en su momento aportaron aquellos portentos primigenios del fenómeno como Karl Popper y Marshall McLuhan –dos otros olvidados del Nobel–, que supieron ventilar la filosofía alejándose de la meditación abstracta con una reflexión sobre las coyunturas contemporáneas. Textos de Sartori como “Homo videns: la sociedad teledirigida” o su último libro intitulado “Diez lecciones sobre nuestra sociedad en peligro” seguirán alertándonos de las sombras que nublan un futuro que pareciera estar escapándosenos de las manos.

A los 03 años me despacharon a  casa de los abuelos, ubicado en  Puerto Cabello, mientras papá se fue a Cuba, otra tierra. Durante cinco años nuestra comunicación familiar se limitaba a las cartas semanales de mi madre, la mensual mía y la muy ocasional de algún familiar. Salvo la primera Navidad cuando, buscando paliar la separación, una carta de mi padre avisó que el regalo navideño sería una llamada por teléfono, pero que la conversación no podía exceder los tres minutos. Fidel, hacia los primeros pipinos. Hablar más hubiera costado tanto como un pasaje en avión. Esa privación comunicativa ha sido la experiencia de vida de millones de venezolano, ecuatorianos y peruanos que se separaron de sus tierras y familias durante el último medio siglo para estudiar o trabajar en otros lugares. Pero la incomunicación ha sido, además, la experiencia normal de los milenios de vida humana. Lo que podrá significar la repentina llegada de la comunicación masiva, en tiempo real y casi gratuita, que además se ha vuelto ininterrumpida, es algo que recién estamos empezando a comprender. La imagen de ese avance es positiva, no solo por el calor que da a la vida personal, sino como instrumento educativo y de civilización, casi uno de los más grandes avances de la humanidad. Pero sus efectos han sido materia de estudio pocas veces, sin duda por lo repentino de su aparición. Recuerdo mi sorpresa cuando, hace cuatro décadas, la entonces recientemente creada Universidad de Lima anunció una Facultad de Comunicaciones. Qué enseñarán allí, me pregunté. ¿Serán las técnicas del periodismo? Desde 1945, la PUCP tenía ya su escuela de periodismo, pero recién en 1998 fue reformulada como una Facultad de Ciencias y Artes de la Comunicación, y una multitud de universidades hoy ofrecen esa materia. Sin embargo, el estudio de la comunicación sigue dirigido más a las técnicas artesanales del oficio que a sus impactos sobre la vida personal o social.

Gracia a Dios, muchos docentes de La San Marcos y Complutense de Madrid pasaban el verano en  el Hotel Carabobo de Valencia y la Universidad de Carabobo los aprovechaba para que un grupo de jóvenes estudiásemos investigación jurídica y Filosofía moderna, en un mutuo acuerdo con los alemanes, sí, con la socialdemocracia de Berlín.

Un aviso temprano acerca de esos impactos fue la obra del profesor canadiense Marshall McLuhan, quien hace medio siglo anticipó el Internet y observó que un mensaje sería muy distinto según el medio de comunicación utilizado. Una cosa es leer un texto escrito, otra es recibir el mismo mensaje en vivo y en directo, viendo la cara, el vestido y los gestos del locutor. Las mismas palabras pueden tener muy diversos sentidos según el tono de voz utilizado. El efecto de los mensajes hablados y transmitidos visualmente, tanto por la televisión como por el Internet, ha sido un enorme aumento del contenido emotivo de las palabras. Es a partir de esa nueva realidad de la tecnología de la comunicación que debemos evaluar el papel de los medios ‘informativos’. Dos estudiosos del tema, los sociólogos Neil Postman y Giovanni Sartori, han advertido sobre los peligros de los nuevos medios, resaltando su motivación esencialmente frívola y comercial. En Estados Unidos es notorio el caso de los canales Fox News y CNN, que han combinado una extrema polarización política con un perfeccionamiento del arte de la manipulación de la opinión. ¿El milagro de la comunicación moderna nos libera o nos esclaviza? Claramente, sus beneficios son enormes, pero cada día se hace más evidente su probable culpabilidad en la polarización y mayor emotividad que hoy complican los escenarios públicos en gran parte del mundo.

Los partidos políticos, buscan es controlar el voto clientelar mediante los programas sociales y, hacer pactos con su utilización en los campos de las estrategias para su uso en el proselitismo sindical, clientelista y mental. Allí, hay sionistas, militantes del Hezbola y mulsumanes.

De este modo, los ministros son tan ambivalentes y tan rojos, que yo no le daría confianza congresal. A menos del consenso. Ahora, tenemos un promedio de 600 militares gringos en el Perú al lado de Trump. En verdad, es un asunto de militancia y confianza.

Pero, de Colombia, Perú y Venezuela, depende Suramérica

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1294 noticias)
Visitas:
5032
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.