Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

El Petro, dará entrada al mercado negro y parálisis de la banca comercial. globalizada

20
- +
04/02/2020 01:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esta moneda virtual, sin confianza en algunos mercados, buscar enceguecer la realidad del mundo financiero venezolano y al no poder darle nueva convertibilidad al Bolivar, entramos al mercado negro

Aventis

El militarismo, se ha impuesto en la República Bolivariana de Venezuela y está caracterizado por el populismo, una máscara facial que se le da para mejorar su imagen ante los civiles, pero, lo increíble es que esa realidad mágica es dada por los viejos adecos que lograron entrar en el Psuv y, son parte de esa directiva. En este caso, me estoy refiriendo a Aristóbulo Isturiz y Darío Vivas, sin influencias la influencia del presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello de parte de sus familiares en Monagas, cuyos familiares y parientes eran conocidos del viejo caudillo Luis Alfaro Ucero. Pero, ese no es el problema, es el mal manejo de la economía y las pasadas reconversiones por secuenciales devaluaciones.

Vamos a hablar claro, porque si no, no entendemos el problema venezolano. Maduro no es el presidente de Venezuela. Quienes mandan en Venezuela son los militares, Es la cara que refleja un régimen en el que la mayoría de los ministerios, organismos públicos, incluso los cargos de representación popular y también hasta el poder judicial, son de oficiales del mundo militar. Por ejemplo, el control de la judicatura está controlado por los militares. Eso es algo insólito. Y el ministerio de Finanzas, Petróleos de Venezuela, el ministerio de Interior y Justicia, la mayoría de las gobernaciones del país. Hay que imaginarse ese cuadro donde la mayoría de las regiones, cargos públicos, ministerios, por supuesto todo lo que tenga que ver con la seguridad del estado, todos son militares. Entonces, este no es un problema contra Maduro, es un problema militar. Y los militares han disfrutado de un estatus económico, son los que han hecho los grandes negocios, son los que manejan PDVSA, el Ministerio de Hacienda, la importación de alimentos.

La izquierda venezolana, debe reasumir su rumbo político y permanecer en el territorio que se forja y forjamos toda una sociedad, se necesita verdaderamente formar activistas y militantes y proscribir las sectas religiosas que dañan la esencia de la lucha social en cada sector popular. A su vez, debemos luchar por nuestra soberanía independencia, autodeterminación de los pueblos y no sacrificar las conquistas sociales que dio Chávez, que fundamento Carlos Andrés Pérez, cuando estaba en la verdadera izquierda, la Internacional Socialista y era su presidente para América Latina.

Hay que socorrer a los que están en vulnerabilidad política plausible y que no negocian sus principios básicos, porque son políticos de base de formación. Ante la realidad del país en su fase económica, debemos ir a un giro de cambio político. Nos exigen ser leales al gobierno, adversar a Estados Unidos de Norteamérica, desafiar la vida cotidiana, pero, debemos escribir con franqueza, ¿Dónde están las ofertas laborales y porque llegamos a una hiperinflación siendo asalariados?

En plena vía pública, podemos observar las consecuencias de lo ofrecido a los ciudadanos, son dos opciones: con nosotros o contra nosotros. Es difícil formar un Estado Socialista en estas condiciones. A veinte años, nos encontramos en un compás de espera, donde el Estado se encuentra fatigado por rompimiento de sus estructuras, todos entendemos que la represión ha sido muy fuerte y, en cada Estado hay una muestra de un elefante blanco, en Parque Valencia, Carabobo, tenemos  una casa para los niños especiales sin terminar y que sirve para las reuniones del CLAP, porque las del Psuv se hacen a dos cuadras, el mismo día y a la misma hora, como una especie de saboteo a los intereses del mismo partido, Psuv y a la comunidad. Ala vez, lo insólito a pesar de repartir 5.445 cajas CLAPS, apenas los votos del oficialismo llegan a mil sufragios. Esto hay que averiguarlo y saber.

Por ello, aprovechando el internet hemos acudido a la creación de blogs.

La construcción discursiva en la ‘blogosfera’ responde a una mixtura de las posibilidades específicas de la plataforma y la reapropiación de estas para la generación de nuevas dinámicas sociales. La combinación de las rutinas de edición y las expectativas de los usuarios dibujan una práctica que establece un nuevo formato de expresión pública. Esta lógica reclama el involucramiento activo de los autores en la publicación de contenidos desde posturas dialógicas y el establecimiento de relaciones sociales entre los sujetos. Aunque los blogs no cumplen estrictamente los requisitos de un nuevo espacio para el debate público inclusivo (Papacharissi, 2002), pueden contribuir a la discusión pública mediante la incorporación de nuevas informaciones y puntos de vista en una conversación existente. En la actualidad, los blogs juegan un papel cada vez más importante como foros de debate público y su incidencia se extiende hasta los medios de comunicación, los políticos y la política en general. De acuerdo con la investigadora Anidelys Rodríguez (2012), las prácticas comunicativas en los blogs pueden generar otra gramática de incorporación de sentido, una comunicación trascendente que satisfaga necesidades comunicativas y humanas desatendidas por el sistema dominante. Al visibilizar los discursos marginados por el poder y ofrecer un espacio favorable a la deliberación y la toma de decisiones, el blog cobra valor como espacio de confrontación. Además, provee a la ciudadanía de un medio donde ejercer sus derechos de participación política al integrarse e influir sobre la circulación informal de la opinión pública, en un juego interdependiente con la formación institucionalizada de la opinión y de la voluntad política.

 

Otros autores (Blood, 2002) añaden que los blogs dotan a las personas de las habilidades necesarias para el debate cara a cara. La reflexión interna y el proceso argumentativo que atraviesa la construcción discursiva del post añaden cuotas de confianza a su creador para expresar opiniones más allá de su página personal. Paralelamente, el crecimiento de los blogs ha contribuido a la ampliación y diversificación de las voces en la esfera pública.

En su artículo ‘Blogs and bullets. New media in contentious politics’, Aday et al. (2010) identifican cinco niveles fundamentales en los que inciden los llamados ‘nuevos medios’ y que resultan de interés para el análisis de los blogs como componentes del espacio de debate público en red. Estos son: la transformación individual, las relaciones intra e intergrupales, las acciones colectivas, las políticas públicas nacionales y el llamado de atención externa. La relación entre los diferentes niveles se refuerza teniendo en cuenta que los cambios en las actitudes individuales pudieran suponer mutaciones en las posibilidades para la acción colectiva y la naturaleza de la atención externa.

 

Así que, debemos mantener un dialogo interactivo con los ciudadanos, como componentes de la nueva cultura on line y plataformas ideales para el debate desde la ciudadanía. Los blogs son «páginas personales o grupales que permiten publicar en la web cualquier información, de manera fácil y sin elevados conocimientos técnicos, estructurada en orden cronológicamente inverso (lo más reciente aparece encima) y que facilitan la construcción de conexiones sociales significativas o comunidades virtuales alrededor de cualquier tema de interés» (Díaz, 2008, p. 51).

 

La década de 1960 fue testigo de un crecimiento explosivo de la sociedad civil venezolana. En estos años emergieron numerosas organizaciones políticas y de masas en aras de traducir la capacidad de movilización en protagonismo social y de canalizar el consenso establecido (Somohano y Leyva, 2008). Sin embargo, las formas de participación popular correspondientes a los tres primeros lustros de la Revolución Bolivariana tuvieron, en lo esencial, un carácter movilizativo-consultivo que dejaba traslucir una contradicción entre la propuesta inicial de socializar el poder y la concentración del mismo en una vanguardia político-revolucionaria (Somohano y Leyva, 2008).

La institucionalización iniciada por Hugo Chávez Frías, incluyó la proclamación de la nueva Constitución de la República, el establecimiento de otra división político-administrativa y la creación de los órganos del poder popular. Además, se produjo la reorganización de la vida económica del país, el fortalecimiento de las organizaciones de masas y la restructuración del aparato del Estado y del Partido Comunista a todos los niveles, Pero, los infiltrados y el tutelaje con oros partidos derechistas como la democracia cristiana, agoto todos estos sueños.

El ordenamiento constitucional  consagraba la participación en elecciones periódicas y referendos populares y la iniciativa legislativa como formas de participación directa de la ciudadanía .Dentro de los canales formales, el modo como se acogieron fórmulas del modelo soviético conllevó la adopción de ciertas posturas burocráticas limitantes de su efectividad, que determinaron que tanto la comunidad como su participación en los asuntos públicos quedaran estrictamente reglamentadas y sujetas a procedimientos con un fuerte sentido utilitario y dirigido por militares.

Pero, nuestros militares, ¿Sirven para ir a una Guerra Fría?

La Guerra Fría, con sus carros de combate y sus misiles, marcó la segunda mitad del siglo XX; la infotecnología, el despliegue de redes de comunicación de alcance global y alta velocidad, la miniaturización de los equipos y la multiplicación de la capacidad de proceso de la información abrieron una nueva etapa en la que las tecnologías impulsaron el crecimiento y facilitaron el ascenso de nuevos jugadores en el tablero internacional. La Sociedad de la Información y el Conocimiento se asoció a la globalización y con ella se consolidó un nuevo escenario multinacional en el que emergían nuevas potencias —como China, India y Brasil— y otras perdían posiciones respecto al papel que habían jugado en la sociedad industrial.

¿ Quienes, verdaderamente traicionan a la patria?, las langostas o los mochuelos

El siglo XXI nos ha traído más velocidad, más cambios, más capacidades… Las potencias mundiales se disputan el liderazgo global en la Red y no solo ya en los territorios. Internet es el nuevo escenario de confrontación y al blindaje tradicional de las fuerzas armadas de tierra, mar y aire se han sumado los operativos de ciberseguridad, con vocación de defensa y también —aunque no suele reconocerse— de ataque. Estados Unidos, la primera potencia militar, apunta ya a la creación de un cuerpo de defensa espacial, al tiempo que ha intensificado las operaciones de inteligencia orientadas a contener el avance de otras potencias –China y Rusia, principalmente, pero también de la Unión Europa— en ámbitos como la tecnología 5G, la inteligencia artificial, la nanotecnología o la neurociencia.

Las grandes potencias saben que hoy el poder mundial se basa en el dominio de la tecnología y de la ciencia y ponen todo su empeño en el desarrollo exponencial y convergente de los avances en esos campos para ser los primeros en conquistar el nuevo mundo.

“El cerebro funciona mediante actividad eléctrica y, por tanto, puede establecerse una interacción con la máquina. No hay que tener miedo, pero hay que estar alerta. La humanidad es capaz de hacer cosas maravillosas y también de experiencia humana “.

 

La transformación que estamos viviendo ofrece motivos más que suficientes para que seamos optimistas respecto al futuro, pero no podemos dejar de lado los riesgos que entraña la ambición y el deseo de llegar primero y determinar el futuro a los demás. Se hace necesaria una reflexión global sobre dónde y cómo queremos llegar; la apertura de foros en los que, si no para compartir experiencias y conocimiento —como sería deseable—, sí al menos para establecer normas de comportamiento que eviten la confrontación y pongan a la humanidad en peligro. La información veraz –sin que haya sido manipulada, sesgada o dirigida—, el conocimiento abierto y, sobre todo, la educación para un mundo en el que los humanos seremos y viviremos de forma muy diferente son imprescindibles para construir un futuro mejor y ahuyentar los vaticinios distópicos.

Ahora utilizamos equipos comerciales de realidad virtual, que irán adaptándose y evolucionando tal y como han hecho en la última década. Además, existen sensores diversos, como sensores de movimiento, estimuladores (táctiles, olfativos, etcétera). En cuanto a la interacción con ellos mediante la interfaz cerebro-ordenador, en la actualidad se trabaja con prototipos que pueden ser más o menos invasivos. Se tiende a los sistemas sin cables, se pueden usar implantes subcutáneos o intracraneales. Esto se hace con pacientes inmovilizados para evitar que estén rodeados de cables y sensores y puedan interactuar con las máquinas o los dispositivos exógenos de forma más cómoda. También hay mucha investigación dirigida a la fabricación de materiales y electrónica que permitan la permanencia en el cerebro por largos periodos de tiempo sin causar problemas y manteniendo su funcionamiento para registrar la actividad cerebral o estimular.

 

Los dispositivos de realidad virtual, al final, serán dispositivos inteligentes como los teléfonos y cada vez serán más asequibles.

 

Hoy, se pueden medir, por ejemplo, variables fisiológicas como las variaciones en el ritmo cardiaco, en la actividad cerebral o en la conductividad de la piel; se pueden contrastar las respuestas verbales o los cambios gestuales, entre otras variables. En algunos casos, se hace un seguimiento de los cambios durante semanas o meses después. A la vez, Se proporcionan herramientas para cambiar conductas. Y es posible medir cuál ha sido el impacto real, de qué forma se han producido modificaciones en el comportamiento. Repito, la personalidad es única. Digamos que la realidad virtual es algo que amplifica tu experiencia en el mundo real. No creo que se diluya la personalidad. Es cierto que puede modificarla, pero también ocurre cuando tomas un tren o un avión y viajas. Es una experiencia más que cada uno utilizará de acuerdo con sus intereses. No todo el mundo la utilizará para ponerse en lugar de otro, pero sí para aprender o para realizar algunos trabajos y, en general, para el entretenimiento. Hemos visto cómo se han ido extendiendo los usos de internet, lo mismo ocurrirá con la realidad virtual. Es impredecible saber cómo va a impactar al conjunto de la sociedad. La realidad virtual va a competir con la vida real, dependerá de cómo sea la vida de cada persona en uno u otro entorno para que los individuos elijan dónde prefieren pasar más tiempo.

 

Al principio, nombre a los militares, simplemente hay una razón, más allá de las ideologías y de izquierda, porque soy un estudioso de ella y de la Teología como Parapsicología, nos encontramos que a nuestro militares solo les dieron una responsabilidad, los de segundo nivel me refiero, a cuidar alimentos en galpones y supermercados, cuando debieron enviarlos a las altas escuelas a prepararlos en los fenómenos parapsicológicos y de fenomenología del espíritu, los civiles sí nos venimos preparando en ellos, claro, un pequeño grupo y ya en el año 1976 daba clases de oratoria y desarrollo de la personalidad, donde ya nombraba los actos paranormales y la crisis existencial de nuestra época, que es la cibernética y la guerra de los drones, pero, esto conlleva a un estudio gestual del individuo. Pero, por ironía nos sacan el Petro, para eso sí, es un engaño virtual consciente de una realidad y el gobierno esta interesado en desaparecer el Bolívar- es su juego- porque no puede seguir reconvirtiendo la moneda y la subasta del Petro se les explotó en las narices y, ante tal fracaso piensan ir al mercado negro, dolarizar y jugar a la digitalización de la moneda, pero, en un solo territorio, Venezuela, porque carece de sustentabilidad económica y confianza global.

 

No podemos predecir cómo va a ser o cómo van a cambiar nuestras vidas, al igual que no sabíamos cómo los teléfonos móviles iban a cambiarlo todo. Sí podemos hablar ya de aplicaciones concretas. La realidad virtual se utilizará no solo en el entretenimiento sino en aprendizaje, ciencia, hospitales, terapia psicológica, entrenamiento deportivo…. Por ejemplo, reuniones que ahora requieren largos viajes de avión pasarán a realizarse en entornos compartidos de realidad virtual, visitaremos a nuestro médico en una consulta virtual o, no solo veremos películas, sino que podremos ser parte de la historia.

 

Los avances tanto en la neurociencia como en el campo de la realidad virtual surgen con el objetivo de mejorar la existencia humana. Se empieza por trabajar sobre casos en los que se necesita superar un problema. Por ejemplo, para personas que están inmovilizadas, se puede utilizar la realidad virtual para crear entornos que faciliten la interacción social, el desarrollo de una actividad laboral o, sencillamente, que tengan una parte de su vida en un entorno más satisfactorio. Tenemos que pensar que la realidad virtual significa en muchos casos la posibilidad de socializar, de interactuar en un espacio global y abre enormes posibilidades para personas que no tienen acceso porque están inmovilizadas. Que estas posibilidades se extiendan a través de la interacción cerebro-ordenador puede significar que estas personas con dificultades de movilidad o inmovilizadas por la edad puedan, por ejemplo, controlar su avatar en el espacio virtual mediante el pensamiento. Será un paso más para facilitar la interacción social, el bienestar. Claro, esos avances se pueden aplicar después para el mejoramiento humano en muchos campos.

 

No hay que tener miedo, pero hay que estar alerta. Todos estos avances tecnológicos están entrando en nuestra vida de una forma progresiva, casi sin darnos cuenta. Tanto en lo civil como el militar. Creo que los avances en ciencia y en tecnología buscan el bien y nos proveen de herramientas para que nuestra vida sea mejor. Los avances en ciencia, en genética, en robótica, en realidad virtual, en energía, en materiales… son positivos. Hacen que nuestra vida sea más larga y mejor. El problema es que la humanidad es capaz de hacer cosas maravillosas, pero también es capaz de desviarse y proponerse usos perversos. Eso es posible con la realidad virtual o la interfaz cerebro-ordenador, pero también con un cuchillo de cocina. Tenemos que estar alerta, considerar las consecuencias y el doble uso que se puede hacer con cada innovación, pero sin que los temores nos detengan. No hay que olvidar tampoco que siempre hay consecuencias no previstas. Como ha advertido Jaron Lanier, internet y las redes sociales se crearon de una forma –gratuita y abierta– que ha acabado volviéndose en nuestra contra por el uso que se hace de los datos de los usuarios. Debemos estar muy alerta para evitar desviaciones que terminen perjudicando a la humanidad. Cuando hablamos del cerebro, la inquietud es mayor porque no estamos hablando de un dispositivo externo: es lo que nos hace y nos diferencia como humanos.

 

“Podemos decir que el cerebro humano ya está en la nube en estos momentos, en el sentido de que imágenes y registros cerebrales se almacenan allí”

Las cuestiones éticas están presentes en cada uno de los proyectos que afrontamos. Qué implicaciones puede tener cada proyecto es una cuestión prioritaria y se hacen evaluaciones previas para cada uno de ellos. Obviamente, tenemos que empezar a pensar en cambios regulatorios e incluso en regular nuevos ámbitos de la actividad investigadora y de sus aplicaciones. En el Human Brain Project hay toda un área de trabajo dedicada a cuestiones éticas como, por ejemplo, el uso de los datos masivos obtenidos del estudio de la actividad cerebral, por supuesto la protección de datos, etcétera. Se debe leer más sobre estos temas, que es el presente y futuro de las naciones, como arte de magia tratarán de cerrar los tele cajeros, el dinero físico que es histórico en nosotros para imponernos un Petro que es virtual y no una Criptomoneda, una falsedad expuesta en nuestra conciencia como un concepto virtual. Un engaño.

El volcado de un cerebro concreto a un ordenador o a un robot que se transformaría en esa persona o que permitiría mantener la consciencia de esa persona en un robot, por ejemplo, es ahora mismo ciencia ficción. Sin embargo, la ciencia ficción de hace unas décadas, como es la lectura de la actividad cerebral o interfaz cerebro-ordenador, es hoy en día una realidad —con sus limitaciones—. De hecho, existen sistemas comerciales bastante desarrollados. Consiste en leer la actividad cerebral, que a fin de cuentas no es más que actividad eléctrica, y decodificarla. Por ejemplo, si se trata de una actividad motora, se puede usar para controlar con el pensamiento una extremidad artificial o también un robot o una máquina. Se puede actuar sobre la actividad cerebral mediante campos eléctricos o magnéticos con el objetivo, por ejemplo, de inducir la recuperación de la función cerebral en un área dañada o de reemplazar la falta de aferencias o información sensorial. Existen varios prototipos para captar la información visual con una cámara, codificar esta información y utilizarla para estimular la corteza visual y así proporcionar información visual en ciertos tipos de ceguera. El caso del niño ciego del Estado Táchira es un caso típico de la medicina en este sentido, al explotarle un elemento explosivo por parte de un policía a sus ojos. En Venezuela, se vienen originando enfermedades con patologías emocionales increíbles de altísimo costo social y económicamente causan malestar. Cuando el objetivo primordial es evitar enfermedades, aquí la crean con los procesos fisiológicos subyacentes. Esto, viene trayendo mucho daño en nuestro entorno, cuando lo prioritario de cualquier Estado en Derecho es estar vigilante de las patologías en su entorno, es necesario un giro político, la izquierda ha fracasado, como el Petro es un engaño virtual y se esta creando un mercado negro. Y los comerciantes se plegarán al Petro, para no pagar un impuesto que ya esta en camino y, que favorece al Estado y sus camarillas que integran ese círculo en las cámaras representativas del Estado.

 

* Escrito por Emiro Vera Suárez, Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

Llegamos a un mundo virtual, excesivamente elocuente que quebranta al Bolivar hasta demolerlo, gracias al Petro


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1421 noticias)
Visitas:
103
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.