Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Yivanzc escriba una noticia?

La politica en la television domesticada

07/05/2009 06:35 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La influencia de la television en las decisiones politicas del electorado

LA POLITICA EN LA TELEVISION DOMESTICADA: Segundo tiempo (2009-2011)

La Influencia de la Televisión en las decisiones Políticas del Electorado: La Fujimania de la keikomanía: Torpeza de televisión domesticada, bien pagada y vendida.

Tras el juicio al Alberto Fujimori y una condena ejemplar por delitos de lesa humanidad (Violación de Derechos humanos) Existe una epidemia surgida en los medios de comunicación y alrededores que intenta perpetrar el olvido del apellido paterno (No se trata de la Gripe Porcina en la Torpeza Televisiva). De pronto la señora Keiko, dando clases ¡¿de democracia y buen gobierno?!.

 Una Dictadura corrupta (genocida) dirigida por Vladimiro Montesinos en complicidad con su socio Alberto Fujimori, es descubierta con los vladivideos difundidos en la Televisión Internacional y luego inevitablente en la televisión Peruana, El Presidente Fujimori decide fugarse a Japón, la extradicción demora, y Fujimori decide ir a Chile, Peru inicia el pedido de extradicción a Chile, el cuadernillo es extensivo, la extradicción demora, la justicia tarda pero llega, los crimenes por lesa humanidad, por violación de derechos humanos , no pueden quedar impunes, los Familiares de las victimas lo haran recordar en una lucha inagotable, perseverante, Barrios Altos, Cantuta, 25 Victimas, muertos, 25 años de condena

Muy poderosa la torpeza en la televisión domesticada…

La epidemia consiste en hacernos olvidar de la corrupción Fujimontesinista, de la violación de derechos humanos, de los crimenes por lesa humanidad, no recordar que Keiko se apellida Fujimori,. El asunto es que quienes trabajan, cual cirujanos estéticos, en el remozamiento de doña Keiko, pretenden presentarla como el adalid de todos los principios que el Gobierno de su padre negó y en el que ella fue la Primera Dama que nego a su propia Madre todo derecho por denunciar la corrupción de su padre y sus tios, en la venta de la ropa usada donada por Japón.

Lo curioso es que, más allá de algunas ilusiones ópticas, Keiko Sofía reivindica, íntegro, el régimen de su padre. Tanto es así que su principal-única propuesta de gobierno es una campaña que inició hace años: el indulto filial. La impunidad total, el descaro y la desfachatez publica mas descarada.

Surge el keikismo como una fórmula para catapultar con viejos aires a un grupo de poder que durante años consumó una serie de delitos, como ha quedado demostrado en el juicio al ex Presidente, al amparo del Estado, y que consumió los resquicios de institucionalidad que existían en el país.

También la infamia posee su vanidad, y gusta de guardar formas. La estrategia tiene muchas fauces. No todos los que son defenderán a Alberto Fujimori a garganta pelada como los convictos y confesos fujimoristas. Otros preferirán tomar el té con Keiko en sus programas, y dispararán preguntas feroces del tipo: “¿Tú ya habías advertido a tu padre sobre Montesinos, no?  ¡¿de la tremenda corrupción de Montesinos?!, ¿de la violación de derechos humanos de Montesinos?

La maquinaria del neo-fujimontesinismo  con Keiko a la cabeza no es broma, aunque algunos colegas disforzados hagan esforzados intentos por banalizar una estudiada táctica comunicativa.

 ¿Quién es Keiko? ¿De donde salió? Salió de Fujimori, obvio, lo cual, más que una perogrullada, es un dato fundamental. También salió de Susana Higuchi. Atando cabos, otro dato redondo, pues la actitud de Keiko con su madre es un acontecimiento que no debemos perder de vista., hay una candidatura nefasta, ésa es la de Keiko Sofía: “La postulación de Keiko es tan inmoral como la re-reelección de Fujimori, porque tiene la misma base y, finalmente, igual presupuesto. ¿Cómo se financia este movimiento si no es con los remanentes de la corrupción del Gobierno de una década atrás con las mismas bases manipuladas”.

Alberto Fujimori,  tiene, cual personaje de teatro, un diablito que le aconseja al oído. Antes fue Montesinos, ahora es Keiko. En ambos casos sus recomendaciones han sido funestas, para el mismo Fujimori y para el país: “Keiko tiene, luego de Montesinos, la principal responsabilidad en la situación de su padre. Si Montesinos arrastró a Fujimori a una podredumbre de Gobierno que lo ha involucrado en serísimos cargos penales, cuando huyó a Japón es otro el personaje que va a signar su caída y desgracia. Keiko ha sido determinante para que Fujimori tenga esta aventura aérea de viajar a Chile. La ambición de poder de Keiko ha sido tan fatal para Fujimori como los consejos de Montesinos cuando fue presidente. Montesinos lo arrastró al infierno cuando era Presidente, Keiko lo arrastra después. Ambos se cofunden en una misma fatalidad para Fujimori”.

Quien hereda no hurta, pero ¿quien hereda lo hurtado?

Keiko puede haber sido invención de sus padres pero es, también, una inversión inconsulta de todos. Hasta el momento no ha podido explicar de qué manera costearon sus estudios y los de sus hermanos.

El caso, aunque sumamente comentado y sustentado, no ha merecido una investigación judicial seria. La ex congresista Anel Townsend inició en el año 2005 una serie de pesquisas, para lo cual citaron a Keiko al Parlamento. La actual congresista fujimorista hizo un desplante. No le gustaron las preguntas, se levantó y se fue. “Salió al papá”, comentaron en los pasillos. Sin embargo, lo poco que llegó a declarar ya es incriminatorio: “Keiko señaló que ella venía de Estados Unidos, se reunía con su padre en Palacio de Gobierno y su papá le daba dinero en efectivo, en un periodo en el que no se justifica que Fujimori manejara esas cantidades. Él alegó que financió sus estudios vendiendo una casa. Ya está comprobado que se trató de una operación simulada: le dieron un dinero a unos empresarios, fabricaron una empresa y esta empresa compró la casa en una conspiración con un banco, y le entregaron el dinero a Fujimori. Ese dinero llegó extemporáneamente. Tanto es así que cuando Keiko recibió parte de la venta de la casa, la depositó en cuentas del Citibank en Miami y en el Banco de Nueva York; y tiene movimientos llamativos, porque la plata circula cuando ella y su hermana ya habían terminado sus estudios”, revela Angel Paéz, quien ha seguido exhaustivamente las pistas.

Pero la investigación de Páez llega a los más oscuros rincones. La persona que llevaba a Keiko el dinero contante y sonante era Moisés Zudit Golergant, catedrático de la Universidad de Búfalo, en los Estados Unidos. Zudit es también, y sobre todo, hijo de un famoso traficante de armas íntimo de Montesinos, según declaración del propio Montesinos.

“Vladimiro Montesinos sostiene con absoluta claridad que Fujimori empleaba fondos públicos, del Servicio de Inteligencia Nacional, y seleccionó a los intermediarios para llevar el dinero. Y esto lo sabe Montesinos, porque la persona que menciona es el hijo de un amigo íntimo de Montesinos, el traficante de armas Zvi Zudit Wassermann. Su hijo se llama Moisés Zudit Golergant, y es profesor de la Universidad de Búfalo, en Nueva York. Según Montesinos, era él quien llevaba el dinero a los hijos de Fujimori. ¿Cómo? Porque él también era catedrático en la misma universidad”.

Trapitos sucios con ventilador

Además de los exquisitos estudios financiados con dinero levantado del fisco, a la más carismática de los Fujimori se le implicó en un caso de tráfico de ropa usada.

¿En qué consistía la denuncia? Allá por el año 1998, en el segundo gobierno de su padre, el Perú sufría los embates de la Corriente de El Niño. Miles de damnificados y gente brutalmente empobrecida. Como suele ocurrir, la ayuda internacional, siempre presta, no se hizo esperar.

La fiscal Martha Salinas, quien estuvo a cargo de la investigación, dice en su informe que, cuando era Primera Dama, Keiko Fujimori ordenó que se traslade parte de la ropa donada por la ONG World Vision a Palacio de Gobierno. El mismo informe señala que Keiko habría vendido las mejores prendas a algunas tiendas de Miraflores.

En el 2005 la Corte Suprema anuló la resolución que archivaba el juicio a Keiko Fujimori: “Declara fundada la queja de la fiscalía. Afirma que la Segunda Sala Penal para Reos Libres incurrió en irregularidades al quebrantar el debido proceso. Además, afirma que los magistrados de primera y segunda instancia han omitido analizar la existencia física de un cuarto contenedor donado por la ONG World Vision al Estado” (Fuente: Poder Judicial). Pero en febrero de ese año la misma Corte Suprema dijo que no se había podido acreditar que Keiko había cometido esos delitos.

Sin embargo, la Fujimori tiene sus armas, que las han sabido usar sabiamente sus estibadores. Ha dicho, por ejemplo, que fue ella quien aconsejó a su padre deshacerse a tiempo de Montesinos. Ha dicho, también, que estaba en contra de la reelección.

Argumento contundente. Pero nada más sencillo que demostrar que la señora no solo fue la hija sino la Primera Dama durante siete años. Los peores tiempos del Gobierno de su padre.

Durante su encargo de Primera Dama, se continuó con el quiebre institucional, se promulgó la ley de amnistía para los militares involucrados en los casos La Cantuta y Barrios Altos, se coactó la libertad de prensa, se cocinó la re-reelección de Fujimori padre, se compró a congresistas, se registraron millonarios casos de corrupción, se compró y vendió la línea editorial de los canales de señal abierta, le quitaron el canal a Baruch Ivcher…

Existe una epidemia surgida en los medios de comunicación y alrededores que intenta perpetrar el olvido del apellido

Perdonar es divino y olvidar con amnesia tambien!!!

Cierto, se le quitó el canal al ciudadano Baruch Ivcher, aunque ahora eso suene lejano. La amnesia selectiva ha terminado expugnando los lugares más inverosímiles. Si alguno de los propietarios de los medios de comunicación abatidos por Fujimori tendría razones juradas contra él, ése sería sin duda Ivcher, a quien le armaron un tinglado jurídico por el que le quitaron su canal y la nacionalidad peruana.

Aun así, con sistemática celeridad, la caritativa alma de Ivcher, quizá alentada en tiempo santo, ha decidido perdonar a sus ex enemigos: hace poco ha abierto las puertas de su emisora a Nicolás Lúcar y a Mónica Delta, dos prominentes figuras del fenecido y hoy renacido tiempo fujimorista.

Como apunta Fernando Vivas: “Mal les está pagando a los peruanos que le pagamos 20 millones de soles y tenemos mucha autoridad para decirle a Baruch Ivcher qué mal nos la devuelves”.

La inflación de Fujimori con una Televisión comprada y vendida

Los remanentes actuales en la televisión domesticada todavia actuan hay que levantar al muerto, mejor dicho a la muerta en vida de Fujimania a Keikomania.

Que no panda el cúnico. Una cosa es Keiko, su carisma y la campaña mediática destinada a resanar la grietas que se asolapan detrás de ese carisma, y otra su despabilada carrera a la presidencia. Cierto que Keiko tiene una base popular, que cuenta con un 20% de tope, pero tampoco más. Mucho menos, más bien, en determinadas coyunturas.

Su figura de imbatible y alternativa frente a Humala hace agua. ¿Cómo puede ser Keiko la alternativa al antisistema si durante la época que fue Primera Dama se violentaron todos los principios del sistema democrático? Menudo adagio sobre el que deberían reflexionar los entusiastas amigos de la Confiep y algunos afanosos coleguitas.

A Keiko la están inflando, y no es ésta una apreciación morfológica, sino un amañamiento de cifras. La manera desvergonzada en que periódicos como Correo y La Razón levantan la imagen de Keiko no tiene sustento. Un día después de declarada la sentencia contra Alberto Fujimori, Correo presentó este titular: “59,4% desaprueba sentencia a Fujimori”. Pero el periodista Marco Sifuentes reelaboró el cuadro de acuerdo con la base de datos original y quedó así:

69% Se le debió condenar

26.2% Se le debió absolver

4.8% No sabe/no opina

Lo cual fue refrendado en la última encuesta de Apoyo.

Se dice en avisos pagados que Keiko encabeza las encuestas y que el pueblo respalda mayoritariamente a Fujimori, pero eso  es el inicio de la campaña del neo-fujimontesinismo.

La hija del hoy condenado empata con Lourdes Flores y Castañeda el primer lugar en Lima, según las encuestas pagadas por el fujimontesinismo, y el respaldo a Fujimori es relativo. Días antes de la sentencia la mayoría de la gente creía en la responsabilidad de Fujimori. Ahora el núcleo duro de votantes fujimoristas es 20%, con lo cual no gana las elecciones. Para ello tendría que hacer un trabajo delicado y dedicado de convencimiento de que es una alternativa de sustento popular y hasta populachero pero que garantiza la estabilidad económica y la paz social. Menudo trabajo: chamba para sus ya desvestidos amigos de la prensa y otros círculos de poder.

Si bien Keiko se esfuerza por guardar algunas formas políticas, no hacen lo mismo sus principales acompañantes. El último de los fujimoristas, Kenyi, no se anda con sutilezas a la hora de declararles la guerra a los que considera enemigos de su padre, y su performance oratoria a lo Puma Carranza al menos nos deja claro, más que el nivel político de los jóvenes líderes fujimoristas, que no representan la quietud sistémica, como se quieren marquetear para hacerle la contra a Humala.

La imagen del fujimorismo como bastión inquebrantable también está lejos de la realidad. Desde hace tiempo las grietas que se perciben a su interior son más que ostensibles. Fernán Altuve, uno de los exiguos fujimoristas ilustrados, no está convencido de las dotes de Keiko para encabezar el movimiento ni, menos, para candidatear: “Creo que es una mujer inteligente” —dice—, “que está haciendo las cosas por lealtad a su padre. Los líderes en el Perú no son por acción sino por representación. Vemos que no hay un liderazgo racional al estilo europeo. Si me pones en el caso de Toledo-Keiko, me lo pones difícil. Tengo mis dudas de si Keiko sabe manejar y gestionar, porque el electorado peruano es emotivo pero también cruel con los resultados objetivos: cuando se trata de gestionar, lo que quieren son resultados. Yo a Keiko no la he visto gestionar en el sentido administrativo. En el caso de ella veo menores elementos para juzgar su capacidad de gestión que en otros candidatos”. Altuve también es crítico de la nula institucionalidad alrededor del movimiento fujimorista.

Son asimismo conocidas las discrepancias de otra histórica del fujimorismo: Martha Chávez. Será por eso que el aferrarse a la imagen del padre y sostener el indulto como única bandera de campaña, más allá del oportunismo y la incapacidad de generar alternativas de Estado, tengan también como fundamento proteger una unidad soldada con babas.

Madre, he ahí a tu hija, que te traiciono por el Padre, para ser Primera Dama

Cuesta creer que Keiko, madre querendona y abnegada (ése es, al menos, el testimonio de las cámaras), no haya sido la hija leal que uno podría suponer. Cuando las denuncias de Susana Higuchi, su madre, estremecían al país con sus relatos acerca de cómo fue expectorada de Palacio a raíz de unas denuncias sobre corrupción de la familia presidencial. Después, cuando fue torturada por órdenes del supremo hasta poner en riesgo su vida.

Nada de eso inmutó a la joven Keiko. Ahora más bien sigue la chacota cuando el irónico entrevistador le pregunta por cierta afectación mental de Susana.

El psicoanalista Alberto Péndola interpreta esta relación como una contradicción no superada por Keiko, quien se encontraría en la encrucijada entre el amor a su padre y el amor que le deposita su madre: “Desde el psicoanálisis, parecería un triunfo de la hija sobe la madre. La hija arrima a la madre, y ella se pone de Primera Dama, de gestora, para defender al padre. Yo creo que si miramos un poco más, en ella tiene que haber un conflicto, que no es consciente precisamente. El conflicto es entre su mamá y su papá; la lealtad que tiene con su mamá y la lealtad que tiene con su papá. Su mamá finalmente se ha peleado con el padre y ella pretende ignorar eso, pero no puede ignorar el cariño mutuo entre ella y su madre. Tanto cariño le tiene su madre, que se ha quedado callada, porque si sale a declarar sobre el conflicto, le crearía un problema visible externo a Keiko. Ahora, Keiko le da su hija a su madre para que la cuide. Es como un intercambio: ‘Tú me dejas a papá, yo te doy a mi hija’. Entonces, Keiko pasa a ser la nueva Primera Dama, y Susana Higuchi, la madre de la bebé”.

Lo patético del asunto es que si las denuncias de Susana por las torturas de las que habría sido víctima en Palacio fueran falsas y obedecieran a su afectada mente, como afirmaba el fujimorismo, ¿cómo así Keiko, perfectamente al tanto de las denuncias de su madre y de las versiones sobre ellas, le entrega a Kiara, su hija, para que la cuide?

La decisión de Sofía a favor de la Dictadura corrupta y genocida

En 1992, cuando el país se debatía entre la naciente dictadura corrupta y la resistente democracia, la promoción recoletana se partía en otro intenso conflicto. Un grupo optó por viajar al extranjero con lo que tenían y podían, y otros decidieron hacer un austero viaje a Chincha, no por falta de dinero, sino en solidaridad con otro grupo de compañeros que no tenían los medios necesarios para costearse el viaje. No obstante se encontraba entre los alumnos pudientes, Keiko se decidió por la solidaridad y el goce democrático. De cara blanda a cara dura, mochila al hombro e hinchado entusiasmo, la Keiko de 1992 no hacia presagiar a la apologista desvergonzada del golpe de ese mismo año y sus brutales consecuencias.

Keiko pudo haber optado por diversos caminos: desde su no intromisión en política hasta desarrollar esa mirada crítica que, se decía, tenía sobre la influencia de Montesinos.

Keiko pudo. Pudo: verbo en tiempo pasado, pasadísimo. Optó por la peor opción: ponerse al hombro un régimen fregado, como, otra vez, lo confirma el juicio a Fujimori.

Ahora que se habla tanto, y bien, de museos y memoria, que nos se nos olvide y que no se les olvide que la chinita buena gente es Fujimori. Keiko puede decir y hacer muchas cosas. Lo único que no puede —ni ella ni quienes ahora la llevan en el anda entre flashes y luces de estudio— es captar todos los votos en nombre de su padre, y, a la hora de los loros, reconocer solo los supuestos activos del régimen.

   La difusión en los medios de prensa, entrevistas bien pagadas y vendidas a la nueva imagen del neo-fujimontesinismo (Fujimori condenado a 25 años de prisión) de la Fujimania a la Keikimania, refleja la política en la televisión domesticada, de tratar de lograr una influencia en el electorado o electotarado mas inculto, desiformado, aislado y no organizado, que se ve reflejado en un 20%

La Influencia de la Televisión en las decisiones Políticas del Electorado


Sobre esta noticia

Autor:
Yivanzc (4 noticias)
Visitas:
333
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Jimplus (08/04/2010)

El canal 9 TV. debe declarar la nómina de sus representantes oficiales,con residencia en Perú. Por que dicen que el mandamas o propietario "es un fantasma", sigue con vicios Fujimoristas, y aprovechan eso para digitarlo o manejarlo. Dicen es el único Canal que hace lo que le da la gana,tiene programas perniciosos, recetan medicamentos(prohibido por Ley).deben a Sunat. Quién manda?