Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

Por Un PuÑado De DÓlares

27/04/2017 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Francisco Javier Torres Del Castillo

El hombre sin nombre, aquel hombre duro y solitario, sin escrúpulos ni sentimientos y movido por el dinero, no ha dejado entrever ninguna duda sobre lo que tiene la intención de hacer, y no es menos que lo que él dijo que haría. Aquel cazarrecompensas, apodado Joe y caracterizado por Clint Eastwood, se dirigía a San Miguel, un pueblo situado en la frontera de México y Estados Unidos, donde reinaba la confusión y abundaban los bandidos y las viudas. El tráfico de alcohol y la venta de armas eran la forma de vida en aquel poblado. Por aquel entonces, la industria automovilística norteamericana no tenía tantos intereses en el país vecino.

De igual manera, el hombre sin nombre se ha referido a los inmigrantes mexicanos como pistoleros, narcotraficantes, ladrones, violadores y ha insistido en la construcción de un muro en la frontera, e imponer aranceles a las exportaciones mexicanas para costearlo.

Nuestro especial pistolero cree en la necesaria prohibición de la inmigración musulmana, en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en la derogación de las reformas financieras y mucho más, pues hará todo lo que él dijo que haría y hasta lo que sus propios partidarios pensaron que no llegaría a hacer. Todo un hombre de palabra.

Hace algún tiempo, un italiano llamado Sergio Leone se atrevía a realizar en Europa, con inesperado éxito, tres películas sobre el lejano oeste americano, creando un subgénero cinematográfico que despectivamente se denominó spaghetti western. Aquellas tres cintas formaron la llamada trilogía del dólar y alguna de ellas es considerada hoy como una de las mejores de la historia del cine.

El hombre sin nombre vocifera diariamente sus o?rdenes, sus instrucciones, y sus tuits dominan las noticias de todo el planeta y la prensa se sorprende una y otra vez de los ataques que recibe. Nada es imposible, nada es lo que parece.

Se visualiza que es un personaje codicioso, que parece decidido a transformar su tiempo en el apartamento blanco en otra fuente de riqueza personal, pues una vez decidido a conservar su imperio empresarial, miembros de su familia maniobran para monetizar su marca en nuevas inversiones en todo el mundo. Populista y demagogo, es una fuente incesante de mentiras, que descarta las inevitables correcciones publicadas por los medios denunciándolas como noticias falsas.

Afortunadamente para él, abre la puerta con la herencia de una de las expansiones económicas más prolongadas desde 1949. Asume el liderazgo cuando las cotizaciones bursátiles se encuentran en sus máximos históricos tras una marcha alcista de ocho años. La renta variable avanzo? tras su elección, puesto que los inversores apostaron por las promesas de rebajas fiscales y desregulación. No obstante, el énfasis en la política comercial y migratoria ha moderado este optimismo. Sin embargo, los mercados siguen disfrutando de un momento dorado.

Muchas de sus prioridades en materia de política, incluida la reforma impositiva, una importante desregulación, la previsible escalada militar, el aumento del gasto en infraestructura y el rechazo y sustitución de la Ley de Atención Médica Asequible, requerirán legislación. Eso significará pactar y lograr coaliciones parlamentarias. Muchos de los que respaldan algunas de sus políticas se opondrán a otras, unos apoyarán la desregulación, pero evitarán los incrementos del gasto.

En el cine y también en la vida, tarde o temprano, la fricción entre el inquilino del apartamento blanco y el sistema constitucional creará una grave crisis que sacudirá los cimientos de su país, y como leería de algún ex ministro alemán: "Es posible que lo deje políticamente irreconocible, pues sus continuos ataques al sistema judicial y a los medios de comunicación no dejan margen para otra interpretación".

"Hacéis muy mal en reíros", decía el "hombre sin nombre" en la escena final de Por un puñado de dólares. Aunque podéis hacerlo al final de este artículo, pues ya lo dijo Clint Eastwood en La lista negra: "Las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno".


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (1089 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
2103
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.