Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

¿Es posible una nueva guerra entre las dos Coreas?

02/04/2013 12:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Carlos Montero

Fuente: Informador Público

Ayer el Ministerio de las Fuerzas Armadas de Corea del Norte declaró en un comunicado que invalidaba el armisticio y el pacto de no agresión de 1953, por lo que tiene vía libre para adoptar represalias por las maniobras militares conjuntas de Corea del Sur y Estados Unidos. "Sólo nos queda tomar represalias contra los agresores", afirmaba el comunicado.

¿Pero es esto posible? ¿Podría reabrirse la guerra de Corea? Es una posibilidad que analiza George Friedman en la publicación especializada en conflictos geopolíticos e inteligencia internacional Stratfor Global Intelligence:

El 29 de enero, escribí un artículo que describía la estrategia de Corea del Norte como una combinación de ferocidad, debilidad y locura. En las semanas transcurridas desde entonces, tres eventos han ejemplificado cada faceta de esa estrategia. Pyongyang mostró su ferocidad el 12 de febrero, cuando se detonó un dispositivo nuclear subterráneo. El único aliado importante del país, China, votó en contra de Pyongyang en el Consejo de Seguridad de la ONU el 7 de marzo, lo que demuestra la debilidad de Corea del Norte. Por último, Pyongyang anunció que suspendería el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea en 1953, lo que implica que esa guerra se reanudará y que las ciudades de Estados Unidos se convertirán en "mar de fuego". Para mí, eso cumple con el elemento de locura.

Mi argumento era que los tres principios -ferocidad, debilidad y locura- forman una estrategia coherente. El objetivo principal de Corea del Norte es la preservación del régimen. Demostrando ferocidad -aparentando ser capaz de utilizar un arma nuclear- hace que otros países sean prudentes. La debilidad, al estar completamente aislado del mundo en general y de China en particular, impide que otros países tomen medidas drásticas si creen que Corea del Norte pronto caerá. La pretensión de la locura -amenazando con atacar a Estados Unidos, por ejemplo- hace parecer completamente impredecible a Corea del Norte, lo que obliga a todos a ser cautos. Los tres factores trabajan juntos para limitar las acciones de otras naciones.

Hasta ahora, Corea del Norte está actuando bien dentro de los parámetros de esta estrategia. Ha detonado dispositivos nucleares antes. Ha dados disgustos antes a China, y ha amenazado con suspender el alto el fuego en otras ocasiones. Incluso las más graves acciones pasadas, como el hundimiento de un buque surcoreano en 2010, no eran del todo incompatibles con su estrategia. Aunque aquel incidente fue muy provocador, no cambió el equilibrio estratégico de una manera significativa.

Normalmente Corea del Norte tiene razones para instigar las crisis. Una de las razones para la provocación actual es que tiene un nuevo líder, Kim Jong Un. El hijo del ex líder Kim Jong Il y el nieto del fundador de Corea del Norte Kim Il Sung.

Kim Jong Un tiene sólo 30 años de edad, y muchos fuera de Corea del Norte dudan de su capacidad para liderar el país (muchos de ellos en el interior de Corea del Norte podrían también dudarlo). Una manera de anunciar su presencia con autoridad es orquestar una crisis internacional que atraiga a los Estados Unidos, Japón, China, Rusia y Corea del Sur a las negociaciones con Corea del Norte.

El régimen de Corea del Norte comprende los límites de su estrategia y ha sido muy firme en el ejercicio de la misma. Por otra parte, a pesar del hecho de que un treintañero gobierna formalmente el país, el régimen es un conjunto complejo de instituciones e individuos -el partido del gobierno y los militares- que probablemente tienen la capacidad de moldear y controlar el comportamiento del líder.

De ello se desprende que poco va a cambiar. Los analistas estadounidenses de Corea del Norte harán hincapié en la potencial ferocidad del régimen y la necesidad de una vigilancia extrema. Los chinos entenderán que los norcoreanos son débiles y señalarán, según hizo su ministro de Relaciones Exteriores el 9 de marzo que, a pesar de su voto en las Naciones Unidas, siguen comprometidos con la supervivencia de Corea del Norte. Y la mayoría de la gente no tendrá en cuenta la amenaza de Pyongyang de reanudar la guerra de Corea.

En efecto, la reanudación de la guerra de Corea, es algo que nadie probablemente quiera. Pero debido a que hay algunos analistas que piensan que esa reanudación es plausible, creo que vale la pena considerar la posibilidad de que Pyongyang quiera reanudarla.

Para evaluar la sinceridad de Pyongyang, vamos a empezar con dos supuestos no probados. En primer lugar, supongamos que Corea del Norte ha determinado que es incapaz de desarrollar un arma nuclear dentro de un marco de tiempo significativo. Puede que haya problemas con la construcción del aparato y que los misiles no sean fiables.

Por otra parte, supongamos que el país ha decidido que cualquier desarrollo ulterior de este tipo de armas es probable que conduzca a ataques de Estados Unidos contra sus instalaciones nucleares. En otras palabras, supongamos que espera perder su capacidad nuclear, ya que no se puede mover hacia delante porque invitaría a los ataques contra las instalaciones.

El segundo supuesto, más exacto probablemente, es que Corea del Norte se ha dado cuenta que la estrategia que ha seguido desde la década de 1990 ya no funciona. La estrategia ha perdido su eficacia, y la ferocidad de Corea del Norte, la debilidad y la locura ya no impresionan a nadie. En lugar de generar ventajas financieras y de otro tipo, la estrategia se ha limitado a marginar a Corea del Norte, por lo que, además de las sanciones, no habrá conversaciones, ni vecinos asustados, ni amenazas de Estados Unidos. Las acciones de Kim Jong Un no se muestran con autoridad, sino con gemidos.

En conjunto, estos supuestos constituyen una amenaza a la supervivencia del régimen. A menos que sus vecinos hayan comprado las tres premisas de su estrategia, Corea del Norte podría ser susceptible a la participación extranjera encubierta o abierta, lo que pondría al régimen a la defensiva y revelaría su debilidad. Para el régimen, esto sería una amenaza directa, que requeriría una acción preventiva.

Sería el peor de los escenarios, aunque nosotros lo consideramos poco probable. Pero asumamos que Corea del Norte considera que es más probable que nosotros, o asume que, a pesar de la improbabilidad del escenario, las consecuencias serían tan devastadoras que el riesgo no se podría soportar.

Se trata de un escenario que podría tomar forma si la amenaza nuclear de Corea del Norte ya no es eficaz como muestra de la ferocidad del país. Tendría también sentido para el régimen, si los ataques ocasionales e incomprensibles de Corea del Norte ya no fueran impredecibles y por lo tanto no fueran eficaces en el establecimiento del principio de locura del país. En este escenario, Pyongyang tendría que restablecer la credibilidad y la imprevisibilidad y adoptar otras medidas concretas.

Estas medidas concretas representarían una salida dramática de la estructura bajo la cual Corea del Norte siempre ha operado. Ellas obviamente implicarían demandas de un alto el fuego de todos los jugadores. Tendría que ser un alto el fuego antes de que una fuerza mayor pudiera ser ejercida. Por último, se tendría que implicar la asunción de que los Estados Unidos por lo menos tengan la oportunidad de bombardear las instalaciones nucleares de Corea del Norte – que es por lo que el supuesto sobre su capacidad nuclear es fundamental para que esto funcione. Serían probables ataques aéreos contra otros objetivos en Corea del Norte. Por lo tanto, la clave sería una acción tan grave que todo el mundo acepte un rápido alto el fuego y limitara la reacción en contra de Corea del Norte.

El movimiento obvio de Corea del Norte sería el que ha sido históricamente considerado como el escenario más probable: masivo fuego de artillería a Seúl, capital de Corea del Sur. La suposición ha sido durante un largo periodo de tiempo que el poder aéreo de EE.UU. sería devastador para la artillería de Corea del Norte. Sin embargo, Seúl mientras tanto se vería dañado severamente, algo que Corea del Sur no tolerará. Por lo tanto, Corea del Norte podría apostar a que Corea del Sur exigiera un alto el fuego, antes de que los ataques aéreos de Estados Unidos pudieran infligir un daño aplastante a Corea del Norte y silenciara sus armas. Esto llevaría unos días.

Bajo este escenario, Corea del Norte estaría en condiciones de exigir una indemnización, que Corea del Sur estaría dispuesta a pagar para salvar su capital. Se podría confiar en que Corea del Sur contuviera los ataques de Estados Unidos, y China estaría dispuesta a negociar otro armisticio. Corea del Norte habría restablecido su credibilidad, redefinido los términos de la relación Norte-Sur y, tal vez después de haber perdido su capacidad dudosa de disuasión nuclear, obtuviera un importante factor disuasorio convencional que nadie pensaba que usaría.

Creo que los riesgos son demasiado grandes para que este escenario de resultados. El Norte tendría que asumir que sus planes fueran desconocidos por las agencias de inteligencia occidentales. También habría que suponer que Corea del Sur prefiriese dañar seriamente su capital para enfrentarse a Corea del Norte una vez por todas y evitar seguir viviendo bajo la constante amenaza de Corea del Norte. Por otra parte, la artillería de Corea del Norte podría resultar ineficaz, y corre el riesgo de entrar en una guerra que no puede ganar, lo que resultaría en un aislamiento total. El escenario expuesto es por lo tanto una consideración de lo que podría significar si los norcoreanos son realmente jugadores salvajes, en lugar de los cuidadosos manipuladores que han sido desde 1991. Para que Corea del Norte lo arriesgara todo, Pyongyang tendría que creer que todo está ya en peligro. Debido a que Pyongyang no cree eso, creo que este escenario es poco probable.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2274 noticias)
Fuente:
catarsisyharakiri.blogspot.com
Visitas:
420
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.