Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

¿Es posible un proyecto político liberal en Perú?

10/05/2014 08:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Les dejamos con un artículo de Juan Carlos Tafur, director del diario La Exitosa, y la respuesta de Juan José Garrido Koechlin, director del diario Perú 21, sobre la posibilidad de concretar un proyecto político liberal en Perú. Saludos

_________________________________________________________________________________

Ya es hora de subir la valla liberal image

Autor: Juan Carlos Tafur

Fuente: Diario La Exitosa

No puedo leer otra cosa que no sea una suerte de resignación, aunque bien intencionada y con sentido de responsabilidad, en las declaraciones que hace Fernando de Szyszlo respecto del gobierno de Alan García, al que califica de intachable, o en las de otro liberal como Mario Vargas Llosa cuando en algún momento llegó a considerar impecable al gobierno actual.

Alan García no fue la reedición del desastre de su primer gobierno ni Ollanta Humala derivó al Perú hacia una esquina chavista, como se temía, eso es verdad, pero la pregunta que cabe es si acaso para los liberales eso puede ser suficiente y si debieran darse por bien servidos con que nuestros gobernantes no desbarren con estrépito.

Ningún partido o líder político hace suyas las banderas liberales. Es el caso de Humala, García hasta ahora no entiende de qué se trata, Toledo menos, Keiko sigue mirando hacia atrás, Kuczynski se asemeja más a un republicano norteamericano que a un liberal y el PPC es, desde hace tiempo, lo más cercano a lo que monseñor Cipriani fundaría si formase un partido político. Por ello es menester que la crítica liberal se acreciente.

Las cosas están maduras en el Perú para emprender por fin las reformas pendientes. Hay mucho por aportar desde la mirada liberal a problemas como la inseguridad, el desastre educativo, el calamitoso sistema de salud pública, la fallida regionalización, el sistema de justicia y, por cierto, hay una infinidad de cambios micro y macroeconómicos que es necesario alentar.

No es suficiente ni por asomo dejar que la economía se maneje en piloto automático o no ponerle freno de mano al flujo de inversiones, y no debería bastar, para obtener nota aprobatoria, que un gobernante llegue por elecciones y se vaya a los cinco años por la misma vía. La ilusión liberal no se puede saciar con ello, es menester elevar la valla de las exigencias.

No se trata de ponerse a la par de algunos loquitos fundamentalistas que se la pasan criticando a todos los gobiernos por no ajustarse ciento por ciento a los evangelios liberales, pero sí hay que recuperar el perfil crítico y empezar a dejar de lado ese sensato afán de ser guardianes del orden.

______________________________________________________________________________________________

¡Que pasen los liberales! image

Autor: Juan José Garrido Koechlin

Fuente: Diario Perú21

Muy interesante la columna de Juan Carlos Tafur ayer en Diario Exitosa; por un lado plantea si los liberales (así, en extenso) debieran darse por bien servidos mientras no se retroceda en las buenas medidas ganadas (sobre todo en el plano económico), y finalmente cuestiona si solo se deben mantener en la crítica o si pueden pasar a una mayor actividad de ideas y exigencias. Espero haber condensado lo más importante de la nota.

El liberalismo local sufre una crisis programática y organizacional; no hay liderazgos en lo político, y la gran mayoría se contenta con que no se retroceda en lo avanzado. Pocos van más allá y exigen reformas, sobre todo institucionales.

Tal vez el primer problema sea la dispersión de visiones liberales; o tal vez no sea un problema sino más bien una ventaja: existiendo tantas se podría producir un debate sobre las mismas y llevar lo consensuado a la acción.

Pero lo cierto es que no ocurre ni uno ni lo otro. Veamos sino el caso de la Unión Civil: hay tantos liberales a favor como en contra, y la mayoría se contenta con argumentar (violentamente a veces) en redes y columnas de opinión. ¿Debates, acuerdos, propuestas? Ninguna.

Otro espacio para lograr acuerdos es, por ejemplo, al nivel institucional: la mayoría solo se ha preocupado de las instituciones económicas, dejando de lado importantes reformas políticas y sociales. En parte es a lo que, entiendo, se refiere JCT.

Lo que queda me lleva a una cuestión anterior: si bien es cierto que nadie pretende una visión hegemónica, la dispersión sin comunicación hace difícil el trabajo conjunto. Después están los egos: quien haya participado del movimiento (aunque minúsculo), sabe a qué me refiero. Mientras mantengan un programa alejado del contexto local será muy difícil lograr una masa crítica de seguidores. Me dirán que la postura filosófica es una; y a eso me refiero. Estamos muy concentrados en lo que plantean los ideólogos, y alejados de la calle.

El espacio para un líder está abierto; ojalá alguien se anime.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2245 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
394
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.