Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fatimaluz escriba una noticia?

Posturas de Yoga: Halasana o Postura del Arado

10/05/2014 10:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Halasana o Arado es una postura de yoga invertida, que extiende la columna vertebral y rejuvenece el sistema nervioso. Siendo una pose que calma y relaja los nervios, la mente y el corazón, habitualmente se practica cerca del final de una clase de yoga, para preparar al practicante para Savasana o postura del cadáver y la meditación. Halasana es una postura de nivel intermedio y avanzado. Su nombre sánscrito viene de dos palabras:

"Hala" ? que significa "arar" y

"Asana" ? que significa "pose"

Por sus bondades calmantes y revitalizantes, la práctica de esta postura prepara al cuerpo, la mente y el espíritu a una profunda contemplación y renovación.

Beneficios de Halasana o Postura del Arado
  • Abre el cuello, los hombros y la espalda.
  • Al comprimir el abdomen tonifica y masajea los órganos digestivos, mejorando la desintoxicación
  • Estimula y regula la glándula tiroides, alivia el exceso de flema y mucosidad, y regula la respiración.
  • Su práctica regular calma y restaura el sistema nervioso simpático, mejora la memoria y la concentración.
  • Alivia el estrés y la fatiga.
  • Nutre la columna vertebral y rejuvenece todo el cuerpo.
  • Esta postura también es terapéutico para dolores de cabeza, la infertilidad, y el insomnio.

Cómo Hacer Halasana o Postura del Arado Paso a Paso:

1.- Echése en el suelo con las piernas estiradas y juntas, los brazos a los costados con las palmas de las manos hacia abajo.

2.- Con una inhalación, apoyándote en las manos y la fuerza de los abdominales elevar las piernas por encima de la cabeza hasta que los dedos toquen el piso. Y el torso queda perpendicular al suelo (90°). Puedes poner las manos en la espalda o apoyadas en el suelo.

3.- Mantenga las piernas juntas. Si sus pies no tocan el suelo, siga apoyando la espalda con las manos. Baje las piernas tanto como sea posible, manteniendo las piernas rectas. Si sus pies descansan cómodamente, extiende los brazos por el lado contrario, a lo largo del piso y entrelace los dedos. Presione sus hombros y brazos firmemente en el suelo, girando hacia abajo por el lado del dedo meñique de sus manos. El peso en la postura debe caer en la parte externa de los hombros.

4.- Alinear las caderas encima de sus hombros y separar al máximo la pelvis de los hombros. Levante el coxis más alto, y presione su ingle interna profundamente en su pelvis. Mantenga un espacio entre la barbilla y el pecho, y, al mismo tiempo, levante el pecho para abrir la parte superior. Suaviza la garganta.

5.- Manténgase en la postura mínimo 30 segundos, hasta un máximo de 2 minutos respirando normal.

6.- Para deshacer la postura, baje lentamente la espalda al suelo, una vértebra a la vez, manteniendo las piernas lo más pegadas posible al cuerpo doblando las rodillas si es necesario. Al principio puede ayudarse con las manos a soportar el peso del tronco al bajar. Mantener la cabeza apoyada en el suelo.

7.- Una vez que las caderas llegan al suelo doble las rodillas y apoye las plantas de los pies en él para descansar. Puede también doblar las rodillas sobre el abdomen y descansar en esta posición.

Modificaciones y variaciones de la postura

Para obtener asistencia adicional al hombro, coloque una manta plegada firme, (en forma cuadrada) debajo de sus hombros antes de entrar en la pose. Los hombros y las 2 últimas vértebras del cuello (de abajo hacia arriba) deben quedar en la manta, el resto del cuello y la cabeza fuera de ella. Esta recomendación es muy importante para tener éxito en la postura.

Si tiene dificultad para que los dedos del pie lleguen al suelo en la postura. Tenga preparado una silla pegado a la pared detrás de usted, y practicar la postura con los pies descansando en la silla.

Sino tiene una silla disponible, practicar la pose con una pared detrás de usted y apoye los pies a lo largo de la pared para ayudarse.

Precauciones:
  • No practicar esta postura si está experimentando diarrea.
  • Evitar esta postura si tiene glaucoma u otros problemas en los ojos. Si tiene lesión grave en el cuello o espalda.
  • En posturas de inversión como Halasana, las mujeres que están menstruando deben consultar antes con su profesor.
  • Las mujeres que están embarazadas pueden practicar Halasana si ya es una parte de su práctica regular; de lo contrario, espere al menos ocho semanas después de dar a luz antes de intentar esta pose.
  • Las personas con asma o presión arterial alta solo debe practicar una versión de la postura con las piernas apoyadas en el suelo, sino puede llegar a él, hacer uso de las modificaciones y variaciones de la postura (antes mencionadas).
  • La expresión completa de la pose ? con los pies en el suelo ? sólo debe ser practicado por estudiantes de nivel intermedio y avanzado que tienen una práctica regular. No intente la versión completa de la pose sin la guía de un instructor experimentado.
  • Siempre debe practicar dentro de su propia gama de límites y capacidades. Si usted tiene cualquier problema de salud importante, hable con su médico antes de practicar yoga.

Si te resultó útil esta información te agradeceré mucho, me dejes tu comentario y lo compartas con tus amigos en las Redes Sociales, haciendo clic en los íconos del lado izquierdo.

NAMASTE!


Sobre esta noticia

Autor:
Fatimaluz (127 noticias)
Fuente:
yogaparaprincipiantesonline.com
Visitas:
452
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.