Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Valla escriba una noticia?

Pregoneros De La Igualdad

05/10/2014 10:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Los socialistas españoles, fuertemente lastrados por casi veinte años de zapaterismo, no han sido capaces de modernizarse, siguiendo el ejemplo del socialismo europeo. Están empeñados en mantener férreamente los postulados de los años 30 del pasado siglo XX. Mantienen intacto el sectarismo de entonces y son prácticamente tan intolerantes y tan fanáticos como su fundador Pablo Iglesias y demás compañeros mártires.

A los ciudadanos de hoy día les importa muy poco el color de los políticos, si son de izquierdas o son de derechas, si se autodenominan progresistas o conservadores. Les preocupa, eso sí, que, quienes manejen los asuntos públicos, sean ante todo buenos gestores y, por supuesto, que sean personas íntegras y honradas. Y es indudable que los socialistas no son en absoluto buenos gestores. Ahí está, para demostrarlo, la nefasta marcha de las finanzas españolas cuando el PSOE ha tenido responsabilidades de Gobierno.

Los socialistas españoles consideran que, al ser un partido de izquierda, representan al mundo del trabajo y, según dicen, a los más desfavorecidos y a los menesterosos. Esto les lleva a pensar que el PSOE es el partido político más indicado para dirigir los destinos de todos los españoles. Pero, eso sí, jamás reconocerán que su gestión ha sido siempre extremadamente catastrófica. Y es normal que sea así ya que, por sistema, son muy proclives a gastar dinero público sin control alguno porque para ellos, como dijo en su día la antigua ministra de Cultura, Carmen Calvo, "el dinero público no es de nadie".

Con la disculpa de mantener e incluso mejorar el Estado del Bienestar, cada vez que se presenta la oportunidad, el derroche de la izquierda tradicional no tiene límites, gastando alegremente el dinero que aportan los españoles. Lo utilizan, sin reparo alguno, para cosas que no tienen nada que ver con dicho Estado del Bienestar y, cómo no, hasta para cubrir gastos inconfesables. Es lo que ha ocurrido cada vez que, con el beneplácito de los españoles, han llegado al Gobierno. En todas esas ocasiones, han dejado invariablemente las arcas públicas hasta sin telarañas.

Además de ser intrínsecamente incapaces de reducir el gasto público, la actuación política de los responsables jerárquicos del PSOE está seriamente condicionada por su concepción filosófica de la sociedad y por una serie de prejuicios muy arraigados, asumidos desde los primeros años de su fundación. Son tremendamente reacios a liberalizar sectores, a reformar a fondo los mercados para hacerlos más flexibles, más operativos y, por supuesto, mucho más libres. No quieren bajo ningún concepto que la sociedad civil se emancipe y escape a su control férreo y absoluto. En su código particular no queda sitio alguno para la iniciativa privada

Para cerrar su capítulo de despropósitos, los socialistas españoles siguen confundiendo en sus sermones ideológicos la 'igualdad' con el 'igualitarismo', perjudicando así gravemente a quienes dicen defender. Su concepto de 'igualdad' les lleva a protestar contra la creación de riqueza, cuando esta se distribuye de manera claramente desigual. La inconsciencia de estos izquierdistas de diseño les lleva a decantarse por la igualdad en la pobreza y a rechazar una mayor riqueza si esta beneficia más a unas personas que otras. Piensan, como Thomas Piketty , representante máximo del 'igualitarismo', que la riqueza mal repartida solamente sirve para que crezca el número de millonarios y, en consecuencia, para poner en peligro la estabilidad y la prosperidad global de los españoles en su conjunto.

En su libro Así habló Zaratustra, y con su estilo inconfundible y característico, Friedrich Nietzsche fustiga despiadadamente a los apóstoles de esa falsa igualdad a los que llama "tarántulas": "Así os hablo en parábola a vosotros los que causáis vértigos a las almas, ¡vosotros los predicadores de la igualdad! ¡Tarántulas sois vosotros para mí, y vengativos escondidos!". Y un poco más adelante continua: "Vosotros, predicadores de la igualdad, la demencia tiránica de la impotencia es lo que en vosotros reclama a gritos la igualdad: ¡vuestras más secretas ansias tiránicas se disfrazan, pues, con palabras de virtud!".

Más sobre

La defensa a ultranza de esa engañosa igualdad no es más que una artimaña para controlar totalmente a la sociedad civil, sin dejar cabos sueltos, aunque esto suponga dar jaque mate a la libertad. La desigualdad en sí misma no es siempre un problema. Puede, eso sí, tener implicaciones éticas y morales; pero, mientras se respete escrupulosamente la igualdad de oportunidades y no se coarte la libertad de los menos favorecidos, es muy posible que, al final, también estos resulten beneficiados. No olvidemos que el impacto de la fiscalidad y el habitual régimen de subsidios son factores que reducen sensiblemente los desequilibrios aportados por la desigualdad.

Pero la crisis económica, el crecimiento desmesurado de la Administración, la subida del paro y un déficit extremadamente alto terminó con el mito sueco. A pesar de las altas tasas impositivas soportadas por los ciudadanos de Suecia, no había dinero para seguir financiando su afamado y envidiable Estado del Bienestar. Como consecuencia de esto, en 2006, una alianza de partidos de centro derecha sustituyó a los socialdemócratas suecos que llevaban en el Gobierno desde 1932 prácticamente sin interrupción alguna.

Con el nuevo Gobierno, comienzan las reformas, casi siempre pactadas con la propia izquierda sueca, para acabar con el pernicioso desbarajuste económico y moderar las desigualdades generadas por tantos años de 'igualitarismo' o de falsa 'igualdad'. Además de reducir significativamente los impuestos, sobre todo los que soportaba la riqueza, nada menos que desde 1947, racionalizó el gasto público, liberalizó sectores que estaban intervenidos y flexibilizó convenientemente los mercados. Empresas y fundaciones privadas empezaron a competir libremente con el sector público en algo tan sensible como es la Educación y la Sanidad.

Desmontado en buena medida el modelo socialdemócrata sueco, con la inestimable colaboración de la propia izquierda, los resultados comenzaron a ser espectaculares: mejoró substancialmente la economía, disminuyó notablemente el paro y la 'desigualdad'entre los ciudadanos. La 'igualdad'ficticia de la izquierda tradicional sueca dejó paso a una 'igualdad' mucho más real y, cómo no, mucho más positiva. El resto de países escandinavos, Noruega y Dinamarca, afectados igualmente por estos mismos problemas económicos, al ver los resultados de Suecia, se apuntan también al cambio del modelo socialdemócrata por otro más propio del centro y más en consonancia con los postulados liberales.

Más tarde, ante la imperiosa necesidad de mejorar la competitividad para salir indemne de la crisis económica mundial, Inglaterra y Alemania abandonan su inmovilismo y comienzan a seguir decididamente los pasos dados por los países nórdicos. Buscan mejorar su cuenta de resultados con recetas típicamente liberales, reduciendo el gasto público y acercándose cada vez más a la economía de libre mercado.

Y por fin, adoptaron esta misma postura Francia e Italia. Francia era reacia al cambio y, en las últimas elecciones presidenciales, optó por François Hollande para oponerse resueltamente al libre mercado y dar un giro más hacia la izquierda. Pero, como era de esperar, los primeros resultados fueron claramente catastróficos, lo que obligó al mandatario francés a cambiar de tercio e inaugurar una etapa mucho más austera y francamente mucho más liberal.

La izquierda europea está dando la espalda y dejando solos y aislados a los socialistas españoles. Mientras estos, acompañados exclusiva y testimonialmente por el Partido Socialista de Portugal y el PASOK de Grecia, se empeñan en mantener ese izquierdismo rígido y arcaico, tan nefasto para los más pobres, el socialismo europeo abrió puertas y ventanas a la realidad y, acercándose al liberalismo, colabora positivamente para reducir desigualdades y, ¡faltaría más!, para mejorar las economías de sus respectivos países, que es la mejor manera de ayudar a los más desfavorecidos y a los más menesterosos.

Barrillos de Las Arrimadas, 3 de septiembre de 2014

José Luis Valladares Fernandez


Sobre esta noticia

Autor:
Valla (105 noticias)
Fuente:
joseluisvalladares.blogspot.com
Visitas:
4865
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.