Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jose Alberto Ordóñez escriba una noticia?

Hay que prestar atención a los reportes de conflictos sociales

11/09/2009 15:42 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las tempranas alertas de conflictos sociales, que emite la Defensoría del Pueblo, tienen que ser escuchadas a tiempo, para evitar que los conflictos lleguen a su punto de crisis

Por José Alberto Ordóñez

Josalor97@yahoo.com

Lejos de disminuir, los conflictos sociales, que se registran en Perú, están aumentando, convirtiéndose en potenciales bombas de tiempo, que de no ser atendidas, entonces estallarán.

De acuerdo al último reporte oficial de la Defensoría del Pueblo, hay 235 conflictos activos y 49 latentes a nivel nacional. Se habla de conflictos latentes, para referirse a aquellos que no han sido solucionados, y permanecen en una situación de “suspensión” en el tiempo, pero que en cualquier momento, pueden manifestarse y volverse activos. Esta cifra de 284 conflictos sociales en el país, es superior en 200, a los que encontró Alan García al inicio de su gobierno, es decir en 3 años, prácticamente se han triplicado.

Es casi regla común que los conflictos en el país, surjan debido a que una determinada población, nota la carencia o el mal funcionamiento de un servicio, o la vulneración de un derecho. Entonces se produce la primera fase, que es la del malestar, seguida de la necesidad de solucionar el problema, para lo que se recurre, al Estado, sea por medio del Gobierno Nacional, los gobiernos regionales o las municipalidades.

Silvio Campana, representante de la Defensoría del Pueblo en Cusco, considera que el Estado, por medio de sus diversas instituciones, tiene que tener una gran vocación y capacidad de diálogo, para evitar que un conflicto determinado, llegue a su cúspide, volviéndose en una crisis.

Diversos analistas y estudiosos de la problemática de Perú, coinciden en señalar como una de las principales causas de protestas o conflictos, la falta adecuada y oportuna de canales, por medio de los cuales, la población pueda hacer llegar sus protestas a los funcionarios del Gobierno. Se ha criticado bastante, la falta de reflejos para evitar las situaciones de violencia, esperando que estas se desencadenen, para recién instalar las famosas mesas de diálogo, que a decir de la Defensoría, se convierten finalmente, en una especie de “reuniones de pedidos”, en las que los dirigentes sociales, realizan una serie de demandas, exigiendo que todas sean atendidas.

Dentro del espectro de conflictos que maneja la Defensoría del Pueblo, los llamados “socioambientales” ocupan el primer lugar, con 135 casos (111 activos y 24 en situación de latentes).

Silvio Campana, en concordancia con Beatriz Merino, la Defensora del Pueblo, precisa que la labor de esta entidad es dar la voz de alerta temprana, para que los diferentes funcionarios del Estado, puedan tomar las previsiones necesarias, pero…

Por la teoría del conflicto, cuando éste está en sus inicios, es prácticamente imperceptible, y es el momento en que el funcionario encargado, tiene más alternativas para solucionarlo

¿SE CUMPLE ESTO?

La verdad es que NO.

Quiero retomar algo que escribí sobre la teoría del conflicto, fruto de las conversaciones con Paul Remy, uno de los más involucrados en el tema de resolución de conflictos, consultor de muchos organismos internacionales y director de la Escuela de Post Grado de la Universidad Peruana de Ciencias.

El refiere que cuando hay un choque de intereses, o basta que haya dos posiciones diferentes sobre un mismo tema o un hecho, ya hay un conflicto. Puede referirse tanto a la vida familiar, a relaciones laborales, a escalas mayores, a reclamos de comunidades o de poblaciones enteras. Es en estos últimos casos, el Estado tiene que poner toda su atención.

Por la teoría del conflicto, cuando éste está en sus inicios, es prácticamente imperceptible, y es el momento en que el funcionario encargado, tiene más alternativas para solucionarlo, pero conforme el conflicto va aumentando, disminuyen en forma proporcional, las opciones de hallarle una solución. Finalmente, la controversia llega a su punto máximo, que es donde se presenta la “crisis” acompañada siempre de violencia. En este momento, el funcionario, está atado de manos, ya no tiene alternativas de solución. Recién, cuando esta va cediendo, progresivamente, se recuperan las herramientas de control.

Paul Remy, destacó que en el 99% de los casos, cuando el conflicto está en sus inicios, siempre hay voces de alerta que dan cuenta de su existencia, voces que muchas veces son ignoradas, porque son consideradas “malas noticias” para los funcionarios, directores, autoridades, etc. Es como si en un día lleno de sol, alguien les dice que va a llover.

Precisamente, los reportes que hace la Defensoría del Pueblo, son esas voces tempranas de alerta, y por eso que tienen que ser escuchadas y atendidas.

Por eso, todos deberíamos optar por la cultura de “OIDOS ABIERTOS”


Sobre esta noticia

Autor:
Jose Alberto Ordóñez (13 noticias)
Visitas:
368
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Jimplus (13/09/2009)

El gobierno sigue sin resolver los conflictos sociales,delegando cada vez más a personas o cargos,sin las facultades suficientes. El Sr Quesquen debe tomar al toro por las astas.
Que no sigan madurando más,pueden reventar,estamos a tiempo.Acción Please.