Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Franco Mc escriba una noticia?

Procuradores de papel con excepciones de cristal

19/09/2009 19:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La defensa técnica del Estado en el proceso por la defensa de Machu Picchu muestra su fragilidad

<a href="http://www.flickr.com/photos/42348675@N00/12049787/" mce_href="http://www.flickr.com/photos/42348675@N00/12049787/" target="_blank">Matito</a> via Flickr

A veces percibo que la demanda de Roxana Abrill Nuñez (Expedientes 103-2003 y 1954-2006 / acumulados. Para mayor detalle ver: http://pe.globedia.com/machu-picchu-objeto-proceso-judicial-peruano) ha sido tomada con mucha ligereza por los procuradores encargados de la defensa del Estado (Instituto Nacional de Cultura, especialmente). Pareciere que asumen que la pretensión de reivindicación formulada estuviese condenada a la improcedencia por considerarla esencialmente “temeraria”. Grave error. El juez no levanta, o nunca debería levantar, una barrera legal – como la improcedencia liminar*

- por el simple hecho de parecerle que una demanda no tendrá éxito. Su obligación es observar los requisitos legales de procedencia del código procesal e incluso si le subsiste una duda debe inclinarse por admitir el escrito.

Recibida la copia de la demanda con el auto que la admite, la parte demandada tiene la opción de cuestionar la eficacia de los medios probatorios ofrecidos mediante tachas u oposiciones y a continuación cuestionar la relación procesal mediante excepciones antes de contestarla formalmente.

Seguir asumiendo esta tesis, lleva al juez adelantar pronunciamiento que incide en el fondo del proceso

En el proceso no se han presentado tachas, sólo excepciones. Sin embargo, aquí se revela las carencias de la defensa estatal. Una pretensión como la presentada no debe mirarse desde una perspectiva convencional y desfasada respecto de las categorías procesales como la legitimidad para obrar. La evolución de esta condición de la acción ha venido a superar la vieja doctrina que aseguraba que la legitimación se alcanzaba en los siguientes términos: la acción promovida debe llevarla a cabo el titular del derecho y contra la persona indicada, en otras palabras, para que exista la legitimación así entendida, el juez deberá apreciar que la parte demandante y demandado sean los mismos que ocupen de modo equivalente una posición de entre sí en la realidad (vendedor – comprador; arrendador – arrendatario, por ejemplo) con el agregado que deberá analizar si quien se atribuye la calidad de demandante tiene el derecho que sustenta tener. Seguir asumiendo esta tesis, lleva al juez adelantar pronunciamiento que incide en el fondo del proceso (tener derecho o no) en una etapa de análisis preliminar, mas aún en la presente causa sobre reivindicación de bien inmueble donde no puede apreciarse, una necesaria dicotomía acreedor – deudor entre el Estado y la señora Abrill Núñez.

La excepción así planteada, lejos de conseguir el acabamiento del proceso, no ha conseguido sus fines y la controversia sigue en marcha en los tribunales.

La procuraduría del Estado, al parecer dispersada por la poca conexión entre los fundamentos alegados por los abogados del INC y los Ministerios involucrados; frente a inminencia de entrar a discutir el fondo de la pretensión deberían estar cavilando la posibilidad de asesorarse necesariamente con profesionales de las ciencias sociales. El último escrito de la Presidencia del Consejo de Ministros que contesta la demanda por lo ha procurado solicitar una serie de informes acerca de la propiedad de Machu Picchu a reconocidos académicos especializados como la historiadora Mariana Mould de Pease, el Doctor Armando Guevara Gil, y el Doctor Rómulo Morales Hervías

Pareciere que asumen que la pretensión de reivindicación formulada estuviese condenada a la improcedencia por considerarla esencialmente “temeraria”

* Ocurre cuando el Juez sin notificar a la contraparte declara que la demanda no puede ser admitida.


Sobre esta noticia

Autor:
Franco Mc (80 noticias)
Visitas:
656
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.