Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Pseudo-derechos

15/07/2013 12:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Autor: Fabrizio Tejada

Quizás son los derechos más populares o mediáticos hoy en día. Incluso, la gente "políticamente correcta" está hablando de ellos en cada discurso, en cada momento que tienen un micrófono a la mano. Karel Vasak, renombrado jurista checo que fue primer Secretario General del Instituto Internacional de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo, Francia, propuso una clasificación de los Derechos Humanos en 3 partes o "generaciones" como la llama: la primera generación serían los Derechos Civiles y Políticos, es decir, los propuestos en Francia en la Declaración de los derechos del Hombre y el Ciudadano, fruto de la Revolución Francesa en 1789; los de segunda generación son los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, instaurados por el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966, donde se incluyen el derecho a la alimentación, a la educación, a la vivienda y al trabajo; y la tercera generación, surgidos en los años 80, son los derechos a la autodeterminación, a la identidad nacional y cultural, al entendimiento, a un medio ambiente sano, entre otros.

Me enfocaré en este artículo a explicar el por qué considero que los derechos de segunda y tercera generación no son derechos en sí.

Un derecho es aquello que se concede o se reconoce a un sujeto. En lo que respecta a la concesión, es pertinente hacer referencia al Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en su artículo 13 punto 2.a: " La enseñanza primaria debe ser obligatoria y asequible a todos gratuitamente", y en el punto 4: "Nada de lo dispuesto en este artículo se interpretará como una restricción de la libertad de los particulares y entidades para establecer y dirigir instituciones de enseñanza, a condición de que se respeten los principios enunciados en el párrafo 1 y de que la educación dada en esas instituciones se ajuste a las normas mínimas que prescriba el Estado." Una de las razones por las cuales un individuo ingresa en un mercado como ofertante es debido a que tiene algo para ofrecer y encuentra a personas que quieren satisfacer una necesidad. El mercado se basa precisamente en un intercambio voluntario. Si la educación primaria debe ser gratuita, ¿qué recibiría la institución privada educativa a cambio? Además, se está limitando la innovación educativa y la libertad de enseñanza al darle al Estado la facultad de dictar "lo que se tiene o no que enseñar". Es debido a que el Estado, en opinión de los padres que no quieren que sus hijos estudien en colegios públicos, está equivocado en su forma de gestionar la educación que dichos padres inscriben a sus hijos en escuelas privadas, y el Estado en vez de respetar esa decisión, ¡regula la currícula "mínima" privada! En este caso, el Pacto le da a los Estados partes la facultad de restringir la iniciativa privada, algo que está dentro del Derecho a la Libertad, a saber, un derecho de primera generación. Y lo mismo se puede hablar en el caso del "derecho a la salud".

Katarina Tomasevski, relatora de las Naciones Unidas para el Derecho a la Educación, plantea que "el cumplimiento de un conjunto mínimo de obligaciones gubernamentales deberá valorarse tomando en consideración las experiencias de los distintos países dentro del marco común internacional. Este marco común consiste en un núcleo de contenidos del derecho a la educación, que se refleja en las obligaciones de los gobiernos. Éstas consisten en volver a la educación Asequible, Accesible, Aceptable y Adaptable." Es decir, los gobiernos tienen la obligación de dar educación gratuitamente. Nada es gratis. La educación se financia por medio de los impuestos que pagan los ciudadanos. En otra parte referida a la accesibilidad dice: "El estándar global mínimo exige de los gobiernos la educación gratuita para los niños y niñas en edad escolar. La educación media y superior son servicios comerciales en algunos países, aunque algunos todavía las garantizan como un derecho humano." Entonces para la autora el lucro en la educación, ¿es anti derechos humanos? ¿Son cuestiones contrapuestas? Como la educación es un bien económico (debido a que es escaso), entonces la prestación de servicios educativos, ¿es "inhumana"? Eso, mas que un "derecho", es un privilegio, debido a que los "desvalidos" tienen el derecho de recibir educación gratuita a costa de los que más contribuyen, a saber, los más ricos.

En cuanto al reconocimiento, hay que precisar que es parte del concepto de derecho desde la Teoría del Reconocimiento de Axel Honneth, perteneciente a la Escuela de Frankfurt, creada en 1923 pero con mayor popularidad en la década de los 60. Esta corriente filosófica-política reunía a muchos marxistas disidentes con aquellos que servían (intelectualmente hablando) a los partidos socialistas más ortodoxos y que aplicaban sólo una parte de las ideas de Marx para su propio beneficio. En lo que respecta a la Teoría de Honneth, plantea en ésta que "El reconocimiento implica que el sujeto necesita del otro para poder constituirse una identidad estable y plena". La "ausencia de menosprecio" como resume. El reconocimiento de derechos a los "desvalidos", a los "menospreciados" como los llama Honneth, es un privilegio por el sólo hecho de ser pobre y de pertenecer a las clases bajas. Todos deben tener el mismo tratamiento ante la ley, sean pobres, ricos, homosexuales, heterosexuales, negros, blancos, etc. Y esos derechos son precisamente los de segunda generación, que favorecen (a simple vista) a las personas que no pueden pagar por educación o salud privada. Honneth considera que la ausencia de reconocimiento a una persona es privarla de un "requisito básico de la prosperidad humana". Eso es totalmente falso. Las personas no dependen de los demás para realizarse personalmente. En ese caso, no existiría el ascenso social. Las personas salen de la pobreza por el esfuerzo individual, produciendo cada vez más, no por un "reconocimiento" de una clase a otra, o del Estado mismo.

En el caso de la vivienda digna, el artículo 11 del Pacto refiere: " Toda persona tiene el derecho a un nivel de vida adecuado para sí misma y para su familia, incluyendo alimentación, vestido y vivienda adecuadas y una mejora continuada de las condiciones de existencia , la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad." Eso significa como vimos que genera una obligación en el Estado en proveer un "nivel de vida adecuado", así como otras cosas como alimentación, vestido y vivienda. Eso es totalmente erróneo y parte de una visión estatista de la vida. Nos olvidamos que somos nosotros los que inventamos el Estado, y que depende de nosotros mismos. ¿O es que acaso todo progreso de la ciencia, las artes, deporte y cultura depende del Estado? Se debió a la interacción humana y al encuentro de necesidades y conocimientos para satisfacerlas (oferta y demanda) que hemos desarrollado Internet, el teléfono, el fútbol, la pintura, escultura, y todo lo desarrollado por el Hombre. Eso una persona se lo debe ganar, por medio del trabajo y el esfuerzo contínuo.

Sobre el Derecho al trabajo, volvemos al mismo argumento: genera una obligación por parte de alguien dar un trabajo a alguien. Si esa persona no cumple con los requisitos para el trabajo que se postuló, por una cuestión de interés individual (el no cubrir las expectativas puede afectar al desarrollo de la empresa o negocio, ni hablar de que se está violando el derecho a la libre elección, sin coacción de ningún tipo de agente externo) no es conveniente darle el trabajo. No hay ninguna obligación.

La concesión de privilegios o "pseudo-derechos" a un grupo de personas (discriminadas por motivos raciales, opción sexual, clase social, entre otros) es populismo en su estado más concreto. "Marxismo cultural" conocido por algunos. Lo políticamente correcto en mi opinión es la mejor descripción.

Para concluir, que los denominados derechos de segunda y tercera generación entren en contradicción con los de primera y favorezan a una minoría o un grupo determinado son argumentos suficientes para determinar que estos no pueden ser calificados de derechos en sí, sino de privilegios. Aclaro siempre que en todos mis artículos expreso mi opinión y no creo que lo escrito líneas arriba y en anteriores ocasiones sea la verdad absoluta del universo. Es mi punto de vista y espero que se respete mi opinión. Lo que no respetaré es que se piense que alguna idea es irrefutable. Querido lector, me declaro plenamente subjetivo y creo que es ahí donde radica mi objetividad.


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2284 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
119
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.