Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pilar15 escriba una noticia?

Relacionar el moco nasal amarillento con infección bacteriana es un mito

19/04/2018 10:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dr. James Steckelberg, Enfermedades Infecciosas de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota

El moco nasal de color verde grisáceo o amarillento, al que el médico podría referirse como secreción nasal purulenta, no es un signo obvio de infección bacteriana, aunque ese es un mito común hasta en la comunidad médica.

Las infecciones de las vías respiratorias superiores, tanto virales como bacterianas, pueden provocar cambios similares en el tipo y color del moco nasal.

En el resfriado común, el moco nasal primero es acuoso y transparente; luego, progresivamente se torna más espeso y opaco, además de adoptar un tinte amarillo o verde. Ese color posiblemente se deba a una mayor cantidad de ciertas células del sistema inmunitario o al aumento de las enzimas que las producen. En el transcurso de los siguientes días, la secreción tiende a aclararse o secarse.

La mayoría de los resfriados de niños y adultos son debidos a los virus y los antibióticos no funcionan con ellos, haya o no producción de moco verde. Sin embargo, el momento de la presentación de los síntomas puede aportar una pista acerca de qué tipo de microbios están presentes. El moco nasal espeso y teñido suele presentarse con más frecuencia al principio de una enfermedad bacteriana, en lugar de varios días después de empezada, como ocurre en las infecciones virales. Además, los síntomas de una infección bacteriana generalmente duran más de 10 días, sin ninguna mejoría.

En pocos casos ocurre que se desarrolla una infección bacteriana sobre el resfriado viral y en tales situaciones, los síntomas posiblemente mejoren para luego volver a empeorar. En esas circunstancias, un antibiótico puede reducir la gravedad de los síntomas y acortar la duración de la enfermedad.

Entre tanto, las medidas que podrían ayudar al niño incluyen darle mucha cantidad de líquido para que permanezca hidratado, succionarle con suavidad las secrecciones, aplicarle gotas de solución salina para enjuagar o irrigar las cavidades nasales y, quizás, usar un humidificador de vapor frío para humedecer el ambiente.

(Adaptado de Mayo Clinic Health Letter).


Sobre esta noticia

Autor:
Pilar15 (346 noticias)
Visitas:
2175
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.