Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edug escriba una noticia?

Las Retiradas militares de Kosovo.

04/12/2013 05:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Eduardo J.García

Si atendiéramos a la línea editorial o a los libros de estilo que rigen la información e historiografía de Kosovo, empezaríamos hablando de invasiones griegas, bizantinas, bárbaras, otomanas y serbias en medio de una épica lucha del pueblo albanés por recuperar su libertad e identidad perdidas.

Obviamente estas fabulaciones historiadas tienen poco por no decir nada que ver con la realidad histórica y no aportan ningún elemento juicioso para analizar la situación actual.

Explayarse en un pasado concentrado, manipulado e inventado como la más burda novelita de "grandes relatos" descolorida en algún expositor de aeropuerto no conduce más que a la ignorancia y a una intencionada confusión. Esa parece ser la verdadera base y el punto de partida deseado para Kosovo, y por extensión para todos los conflictos balcánicos.

Kosovo fue campo de batalla durante la Primera Guerra Mundial, en la cual los kosovares albaneses prestaron sus servicios al imperio otomano y austrohúngaro masacrando y saqueando a un ejército serbio en retirada junto con sus familias y miles de refugiados. La Segunda Guerra Mundial no registró grandes cambios y los fascistas albaneses apadrinados por la Italia de Mussolini y la idea de una Gran Albania se encargaron con la ayuda de la división albano-musulmán Skanderberg de erradicar a la mayoría serbia en una campaña de exterminio étnico y ideológico que subvirtió la demografía de Kosovo y que raras veces es citado por los miles de caducos y conservadores análisis de Kosovo. que no dudan en negar el genocidio sufrido por el pueblo serbio en aras de una extraña forma de humanitarismo.

Pronto la Yugoslavia comunista tuvo serios problemas fronterizos con una Albania socialista que no quería renunciar a las mismas zonas que más tarde reclamaron los hijos ideológicos de Hoxa y del Maoísmo que crearon el E.L.K ( U.Ç.K en albanés) con el mismo odio cerval hacia Yugoslavia.

Hay que subrayar un hecho de gran importancia, el movimiento partisano en Albania fue en el mejor de los casos anecdótico frente a la ingente fuerza popular que hizo de Yugoslavia junto a la Unión Soviética, la cuna de una resistencia antifascista de marcada tendencia comunista que tanto dolor y represalias les conllevó.

La década de los setenta y ochenta fue tan turbulenta como violenta y el nuevo estatuto concedido por Tito a la Provincia de Kosmet en 1974 no hizo más que legitimar la campaña de violencia de los albanokosovares contra la población eslava. Las huelgas de los trabajadores de las minas, dejaron de ser exclusivamente sociales para dar paso al chovinismo y odio étnico contra todo lo yugoslavo aunque se mantuvieran las estrellas rojas y los grandes retratos del benefactor Tito en las manifestaciones y protestas.

Visto que los asesinatos y la limpieza étnica albanesa no se detenía y que los mandos albaneses de la policía provincial kosovar no frenaban los desmanes, la escalada de violencia provocó la reacción de la comunidad eslava. Y entonces Pristina si llamó al ejército yugoslavo. También lo hicieron los eslavos y albanokosovares no nacionalistas pero sus peticiones tardaron bastante años más en ser atendidas. Y de ese estado de sitio, de ese ambiente de derrota y de migración forzada para centenares de miles de yugoslavos surgió esa mentira forjada en torno a ese mensaje del odio nunca dicho por Milosevic, ni en la calles de Kosovo ni en los micrófonos del campo de Gazimestan tan difundidos por los medios e incluso por el Tribunal Penal Internacional como prueba irrefutable del plan de genocidio serbio.

Y como consecuencia a los atropellos albanokosovares se produjo la suspensión de un poder autonómico casi ilimitado ejercido de modo discriminatorio y criminal contra los no albaneses. Y el ejército yugoslavo debió ejercer las funciones de policía que no le correspondían como un ejército de liberación nacional.

El terrorismo, el apoyo internacional a la destrucción de Yugoslavia, y la impericia demostrada por las altas instancias de una nación socialista avasallada por gravísimos problemas de orden social y económico evidenciaron el gran problema que se fraguaba en Kosovo y Metohija del cual Slobodan Milosevic no fue en ningún caso ni el máximo ni el único culpable.

La "comprensión" y el sostén a la violencia albanesa propiciada por Croacia y Eslovenia hablan muy a las claras de su hipócrita apoyo a la supervivencia de una Yugoslavia Federada que no querían ni se creían. Aunque esto fuera contra miles de sus ciudadanos residentes en Kosovo. Yugoslavia fue completamente federal en su estructura. La supuesta supremacía serbia nunca tuvo lugar.

Y llegó la guerra civil, y la pequeña Kosovo quedo en segundo plano. El ejército yugoslavo así como refuerzos policiales venidos de otros rincones de Serbia se quedaron en la provincia mientras eran hostigados con un largo y continuado reguero de víctimas mortales.

Pero la guerra yugoslava termina nominalmente con Dayton en 1995, aunque lejos de resolverse ;los problemas siguen agravándose. Con la campaña de infiltración de la OTAN, el apoyo total de Albania al .E.L.K, y una terrible escalada de atentados, la situación se hace insostenible ante las cámaras de televisión, y lo que eran sangrientas operaciones policiales contra terroristas pasan a ser la masacre contra los albaneses. Un nuevo genocidio cometido por los serbios-yugoslavos y por Milosevic. Caen las bombas y lo hacen en una proporción atroz sin escatimar en objetivos civiles ni en uso de armas prohibidas. El mundo calla y la Otan se otorga un papel que no le corresponde pero que usurpa sobre la sangre de miles de inocentes y la destrucción de un país no enemigo.

Algunas de las masacres cometidas por la OTAN fueron presentadas, unas veces como daños colaterales y otras como culpa exclusiva de los serbios que habían utilizado a los refugiados albaneses como escudos humanos. Esto era una cínica tegiversación de la realidad pues muchos refugiados tanto serbios como albaneses fueron asesinados por la OTAN mientras eran escoltados por el ejército yugoslavo que se retiraba prácticamente intacto ofreciendo protección a los ciudadanos que huían de sus hogares. Como bien demuestran acontecimientos posteriores, la .EL.K extorsiona, maltrata y mata tanto a eslavos como a albanokosovares no nacionalistas u otras mínorias, como bosnios, turcos, goranis(musulmanes eslavos) cuya única protección fue el JNA(ejército yugoslavo).

En 1999 el ejército yugoslavo expulsado de sus fronteras fue relevado por la OTAN, y la EULEX, que no deja de ser un muñeco de trapo con mimbres europeos de las tropas de ocupación dirigidas por Washington.

Y aquí es donde abandonamos este somero repaso al pasado reciente para centrarnos en un presente que sin duda tendrá consecuencias de futuro.

Francia ha anunciado este tres de Diciembre que retirará sus últimas tropas de Kosovo. No es desde luego la primera potencia que lo hace. España se anticipó hace cuatro años con la decisión lógica retirada de un contingente militar que nunca debió enviar acorde con su oposición al reconocimiento y a la ocupación de facto de la OTAN reconocida por el actual gobierno español. La antigua ministra de Defensa Carmen Chacón se encontró con el duro escollo que supuso la negativa de Hillary Clinton a unos actos mucho menos aireados que la retirada de Iraq. De hecho aunque los modos de la administración Obama difieren de la de Bush Jr el malestar y las consecuencias por la negativa española comparten el mismo fondo y espíritu de la política americana en Europa definida desde hace ya treinta años que tuvo en la destrucción de Yugoslavia y en la situación actual en Ucrania sus consecuencias deseadas.

El caso francés no es el español. Además que las tropas que permanecían en Kosovo, 300 hombres son menos de la mitad de las españolas y no han sido tan bien valoradas por la población, su retirada parece un mero cambio de destino . Ya que las campañas africanas llaman una vez más a los aguerridos legionarios franceses que vuelven a sus queridos escenarios coloniales. Tras Malí, sigue la República Centroafricana adonde se enviarán 800 soldados con una capacidad de respuesta rápida no superada por ningún ejército.

Rasmussen, el Secretario General de la OTAN ha sido mucho más amable con la propuesta francesa de lo que lo fueron con España como evidencian los cables secretos publicados por Wikileaks y que nos acarrará tarde o temprano un correctivo.

La OTAN entiende que París se enfrenta "sola" a escenarios tan complicados como Malí y el Sahel. A su vez el papel de Francia en la KFOR continuará siendo relevante y casi imprescindible.

Pero sin Francia y España la OTAN ve considerablemente disminuida la operación de la EULEX en Kosovo. Queda Alemania que aporta el mayor contingente y que protesta por la acción francesa, pues reitera que la situación sigue tensa refiriéndose obviamente al norte de Kosovo donde la minoría serbia es mayoría y no quiere ser separada ni de su país ni de sus derechos más básicos. Hecho que para Berlín constituye un motivo de preocupación muy por encima del tráfico de órganos o las persecuciones y violencias sufridas por las minorías kosovares.

Francia se reserva el derecho de intervención con la misma soltura que lo hace en África al afirmar que si la situación lo requiere enviará refuerzos.

Rasmussen insistió este martes que en Kosovo debe quedar un remanente de tropas suficiente para mantener el acuerdo entre Belgrado y Pristina. Hecho seriamente contestado por las elecciones municipales kosovares cuya mayoría de votantes serbios rechaza. A ellos sin dudas van encaminado este mensaje...

Estas declaraciones vinieron precedidas este mes de Noviembre por el reconocimiento"oficial" de Kosovo como país independiente en Facebook. La medida fue aplaudida por Hashim Tashi, líder albanokosovar a tiempo parcial . La euforia de este criminal vocacional es compartida por la mayoría de albanokosovares que antes de este hito debían inscribirse como "serbios".

La próxima retirada militar de suelo kosovar será la más triste de todas, pues con ella se replegarán las últimas voluntades de lucha por un país y por unas ideas que la historia de los vencedores quieren borrar. La victoria habrá sido completa.


Sobre esta noticia

Autor:
Edug (203 noticias)
Fuente:
yugoslavos.blogspot.com
Visitas:
2097
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.