Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

La riqueza oculta de España que podría situarnos como potencia tecnológica y de la industria del automóvil

22/02/2021 00:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

China ha hecho tambalear esta semana el escenario económico internacional tras anunciar que limitará las exportaciones de tierras raras, una serie de minerales indispensable para la industria tecnológica y de defensa con la intención de ponerse así a la cabeza de la economía a nivel mundial.

Por contextualizar, las baterías de los coches eléctricos, cuyo desarrollo está en pleno auge, tienen tierras raras como elementos principales y China es su principal fabricante. Más del 60% vienen del gigante asiático y otro 20% de sus vecinos como Corea del Sur y Japón, mientras que EE UU fabrica el 10%. En pleno crecimiento del vehículo eléctrico, Europa está trabajando en esta industria y España también reúne muchas condiciones para convertirse en un actor importante en el sector y tiene, sobre todo, las materias primas, también tierras raras, presentes en el fondo marino y en la superficie.

Galicia y Ciudad Real son dos de los lugares donde se pueden encontrar estos materiales. De hecho, ya hubo un proyecto para su obtención en Matamulas, aunque finalmente fue paralizado por su impacto ambiental. El jefe del Área de Recursos Minerales del IGME, Roberto Martínez Orio, cifra en unas 70.000 toneladas los recursos potenciales de tierras raras, cuya utilidad es muy diversa, ya que además de baterías eléctricas, se utiliza para la fabricación de electroimanes para los aerogeneradores y está presente en la industria de las telecomunicaciones. "Es un material escaso en todo el mundo, no porque no lo haya sino porque hay en concentraciones muy pequeñas", apunta el presidente de CONFEDEM, Vicente Gutiérrez.

Cobre, litio, cobalto... El suelo y el mar español esconden una inmensidad de materiales que, de extraerse, "podría suponer un gran revulsivo para la industria del automóvil y posicionar a España a un nivel más elevado y conseguir mayor notoriedad en el conjunto de Europa", en palabras de Agustí Robirosa, cluster manager de AEPIBAL, una organización que persigue identificar el potencial empresarial en el conjunto de la cadena de valor del almacenamiento energético.

En nuestro país, explica, "no hay nadie que esté fabricando celdas, que son los elementos a partir de los cuáles se fabrican las baterías, aunque sí hay algún caso de empresa que fabrica baterías a partir de celdas". En este sentido, las minería y la industria podrían ir de la mano.

Solo en Cáceres se han declarado unas reservas de 1, 3 millones de toneladas de carbonato de litio, aproximadamente, lo que convierte a San José Valdeflórez, en la Sierra de la Mosca, en el segundo yacimiento de litio más grande de Europa, solo por detrás de Portugal.

Este material es imprescindible para desarrollar las baterías de ion litio y solo con la cantidad que descansa en tierras extremeñas se podrían fabricar unos 10 millones de coches eléctricos, según apuntó en una entrevista con EFE Vincent Ledoux Pedailles, director ejecutivo de Infinity Lithium, la empresa australiana que quiere extraerlo.

Este material, prácticamente ausente en Europa, también está en Zamora o Salamanca y, aunque lejos de alcanzar las cifras que manejan en el cono sur de América -Chile y Argentina- y en Australia, donde se produjo el 91% de todo el litio en 2017, "hay cantidad suficiente para tener nuestra propia industria", según el jefe del área de Recursos Minerales del Instituto Geológico Minero (IGME).

Su precio oscila entre los 4.000 euros/tonelada en el caso del carbonato de litio y los 9.000 euros/tonelada el hidróxido de litio, lo que sumado al empleo que generaría en la zona proporcionaría un empujón a la economía española. Al volumen de litio se suma el de vanadio, también presente en Extremadura y cuyo valor ronda los 20.000 euros por tonelada, o el de cobalto, otro material importante en esta industria y cuya cantidad estima este experto en unas 10.000 toneladas.

En 2017 se produjeron 110.000 toneladas de cobalto en todo el mundo, según el Centro de Análisis de Fabricación de Energía Limpia (CEMAC, por sus siglas en inglés), y el 59% tenía su origen en la República Democrática del Congo, un país en conflicto cuyas prácticas extractivas son de dudosa ética. La mayor parte, además, se trata y exporta desde China. "Se está comprando toda la tecnología a China, con la huella de carbono que eso tiene, o importamos materiales del Congo, sin tener en cuenta las condiciones de extracción, pero aquí no queremos extraer", denuncia el presidente de CONFEDEM.

Europa apenas produjo 2.200 toneladas de cobalto en 2016, según un informe de la Comisión Europea, y todas salieron de Finlandia. España, con cerca de 10.000 toneladas en sus tierras, podría ser un gran productor de este material, que se vende a unos 65.000 euros por tonelada -cifras de febrero de 2018-.

No es un material escaso ni tampoco de los más caros, pero "España es el segundo país productor de cobre de Europa", según el presidente de CONFEDEM, un elemento de gran relevancia puesto que su demanda se espera que aumente en un 40% los próximos años por el desarrollo de coches eléctricos, que tienen "cinco y seis veces más cobre que un vehículo normal", en palabras de Gutiérrez, que asegura que "somos el primer país en riqueza potencial de la comunidad europea".

En plena faja pirítica, la mina de Riotinto prevé extraer las reservas de 197 millones de toneladas de mineral que contienen 822.000 toneladas de cobre, según su propietaria, la canadiense Atalaya Mining.

Pero además de estos importantes materiales, España tiene otro tipo de minerales imprescindibles para el desarrollo de la tecnología verde tales como las tierras raras, ya citadas, o el telurio. Éste último sirve para la fabricación de paneles solares, aunque hablar de producción en la actualidad es imposible en España puesto que el yacimiento que se conoce se sitúa a 5.000 metros de profundidad en aguas canarias. Concretamente, en el monte submarino Tropic, en una zona geográfica cuya soberanía tiene solicitada España y cuya capa de ferromanganeso esconde un tesoro mineral.

Los investigadores británicos que exploraron la zona estimaban en 2.600 las toneladas de telurio en este monte, con la que se podrían fabricar paneles solares suficientes para cubrir la mitad del consumo de electricidad del Reino Unido y cobalto suficiente para fabricar 277 millones de coches eléctricos, según la revista Science . No obstante, en la actualidad no hay tecnología suficiente para extraer esa materia prima a tal profundidad y tampoco de los montes submarinos vecinos que sí tienen titularidad española y cuya composición es similar a la del Tropic.

En 2019, científicos obtuvieron por primera vez en España coltán, un compuestos de niobio y tántalo considerado "oro negro" para la fabricación de los teléfonos móviles. No obstante, pese a su gran valor no repercutiría tanto en la industria española, a juicio de Martínez, del IGME. "Es mas difícil pensar que por tener aquí coltán vayas a desarrollar una industria de las telecomunicaciones, porque está ya muy avanzada, a diferencia de las baterías eléctricas".

La riqueza geológica de la que puede presumir España, no obstante, es de momento potencial, ya que no hay una disposición para desarrollar este tipo de industria a corto plazo, como lamenta Gutiérrez, que es también secretario general de Primigea.

En este sentido, Portugal, el único país que en Europa puede competir con el nuestro en litio, ya ha apostado por su extracción. "Lo que necesitamos para desarrollar este tipo de industria es una apuesta decidida", señala Martínez. "En Andalucía en su momento la hubo. En las provincias de Sevilla y Huelva hay minas de cobre y zinc, y su extracción ha tenido un gran impacto económico, con un aumento de producción y del empleo. Se necesita una estrategia en este sentido y Portugal la tiene. Nos ha tomado la delantera".

Por el momento, España ya ha perdido el primer tren al ser rechazada a finales de 2019 de la Alianza Europea de las Baterías Eléctricas, el primer megaproyecto que busca desarrollar la tecnología europea en toda la cadena de valor de la electromovilidad, desde la materia prima al reciclaje. Este proyecto finalmente lo liderará Francia y en él intervendrán también Alemania, Italia, Bélgica, Finlandia y Suecia. "En el impás de la creación de estas iniciativas hemos estado sin gobierno, y eso tampoco ha ayudado al sector", justifica Robirosa. Sin embargo, España sí está en un segundo Proyecto Importante de Interés Común Europeo (IPCEI, por sus siglas en inglés) impulsado por Alemania aunque aún es mucho más incipiente.

Para que España pueda subirse a la ola y convertirse en un actor principal, los expertos consultados lo tienen claro: "Falta fuerte inversión y asumir un riesgo importante para poder desarrollar la industria; sería necesaria una inversión de 6.000 millones de euros para poder abastecer los cerca de tres millones de vehículos eléctricos que se fabrican en el mercado español cada año", apunta Robirosa.

"En esos países hay una apuesta más decidida por la industria y tienen un respaldo empresarial que no siempre nosotros tenemos detrás y, en ese sentido, jugamos en más desventaja", añade Martínez.

En nuestro país, explica el jefe del Área de Recursos Minerales del IGME, hay un gran rechazo social a los proyectos mineros, "sobre todo en los de mina nueva, como puede ser Ciudad Real, donde nunca se ha trabajado la mina". Es ese rechazo el que ha echado por tierra algunos de los proyectos que eran viables y con un impacto mínimo: "La legislación europea es muy contundente en esta materia y cada proyecto tiene que ser evaluado. Nunca sale un proyecto adelante que no sea viable en los aspectos ambiental, económico y social, pero sí se vetan algunos viables" por ese rechazo, asegura.

España Tiene los recursos para ser una pieza importante en el desarrollo de la nueva industria automovilística y es uno de los destinos de inversión minera más atractivos de Europa, según una encuesta del Instituto Fraser de 2017, aunque por el momento, la riqueza seguirá siendo solo potencial.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (15628 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
2518
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.