Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Robots que trabajan bajo tierra en seismos, catástrofes, y trabajan por automatización

11/02/2020 06:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Robotics Lab de varias Universidades, desarrollan un sistema inteligente para la excavación autónoma en caso de desastres

Esquema del funcionamiento del sistema de Robots que trabajan bajo tierra

 

 

Los perros de rescate en las grandes catástrofes como terremotos han encontrado-sin pedirlo.eficaces colaboradores o ayudantes

En el consorcio de investigación colaboran investigadores de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Glasgow (Escocia, Reino Unido), del Centro de Investigación y Tecnología Hellas (Grecia), de IDS Georadar Srl (Italia), de Singular Logic S.A (Grecia), de Tracto-Technik GMbH & Co. KG (Alemania) y de Robotnik Automation (España).Al parecer los técnicos japoneses están muy interesados.. 

El objetivo del proyecto europeo BADGER, coordinado por el Robotics Lab de la Universidad Carlos III (UC3M), es desarrollar un sistema inteligente para la excavación autónoma de túneles de pequeño diámetro y de alta pendiente en entornos urbanos.

El empleo de técnicas de localización, mapeo, navegación, sensores y georadares, permitirá su adaptación a distintos terrenos y salvar personas en peligro en casos de siniestros como terremotos.

El empleo de técnicas innovadoras de localización, mapeo y navegación, así como de sensores y georadares, permitirá su adaptación a distintos terrenos, facilitarán el análisis del entorno de trabajo y la toma de decisiones para la consecución de los objetivos- explica el coordinador del proyecto, Carlos Balaguer, catedrático del departamento de Ingeniería de Sistemas y Automática de la UC3M.

La iniciativa se constituye como un proyecto que acoge varias innovaciones. La principal es esta nueva aplicación a un entorno subterráneo de la robótica, una disciplina que hasta ahora estaba centrada sobre todo en robots en superficie andante o rodante, robots voladores o submarinos.

La navegación autónoma, por su parte, es otro de los puntos fuertes del proyecto, pues todos los sensores, georadares y computadoras estarán integrados en la máquina, lo que posibilita una exploración del terreno mucho más precisa y controlada. Por último, la utilización de técnicas de ultrasonido para perforar los terrenos, acompañada de una impresora 3D a bordo del propio robot con el objetivo de reforzar el túnel por donde circulen los cables o las tuberías, tiene también un papel esencial, según los responsables.

Sostenibilidad de las ciudades y apoyo en rescates

BADGER posibilita una transformación sostenible de entornos muy congestionados, como las ciudades modernas. De esta forma, contará con un sistema inteligente que permitirá la ejecución de tareas de construcción de instalaciones (cableado y canalización) sin zanjas ni desvío de tráfico.

Dado que todo el proceso transcurrirá bajo tierra, la contaminación, tanto acústica como de polución, se verá reducida, indican estas fuentes.Eso permitirá que los perros reaicen su trabajo de busqueda sin que la contaminación, tanto acústica como de polución, les estorbe.

La introducción de estas tecnologías robóticas avanzadas, con capacidades cognitivas y de control, tiene múltiples aplicaciones. Incrementará notablemente la competitividad nom solo europea en operaciones de búsqueda y rescate (como derrumbamientos), extracción de minas, aplicaciones con uso civil (conducciones de aguas, gas, fibra óptica, etc.), técnicas de exploración, mapeo, etc?, señala Balaguer.

BADGER es uno de los ocho proyectos seleccionados en la convocatoria ICT-25-2016, de la iniciativa Leadership in Enabling and Industrial Technologies y está financiado a través de Horizonte 2020

En el consorcio de investigación colaboran investigadores de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Glasgow (Escocia, Reino Unido), del Centro de Investigación y Tecnología Hellas (Grecia), de IDS Georadar Srl (Italia), de Singular Logic S.A (Grecia), de Tracto-Technik GMbH & Co. KG (Alemania) y de Robotnik Automation (España).Al parecer los técnicos japoneses están muy interesados.

Hace unos días una joven fue sacada viva de los escombros de un edificio que había colapsado 17 días atrás cerca de la capital de Bangladesh, Dhaka.

Anna Jones, de la BBC, examina como la gente puede sobrevivir bajo escombros y qué decide cuándo parar las labores de rescate.

Por lo general, Naciones Unidas decide ysuele cancelar las misiones de rescate entre cinco y siete días después de ocurrido algún desastre, luego de que han pasado  dos o tres  días sin que se haya encontrado a algún sobreviviente, pero hay muchosy suele casos donde las personas han sobrevivido durante mucho más tiempo.

En 1995, Park Seung Hyun, fue sacada de los escombros de un supermercado que había colapsado en Seúl, en Corea del Sur, 16 días después de que ocurriera el desastre y en enero de 2004, Shahr-Banu Mazandarani, una mujer iraní de más de 90 años, fue rescatada tras pasar nueve días enterrada bajo los restos de su casa, colapsada por el terremoto de Bam.

En otro caso extraordinario, en diciembre de 2005 una mujer de 40 años fue encontrada enterrada en la que había sido su cocina en la Cachemira administrada por Pakistán, más de dos meses después de que un sismo azotara la región.

Robots...sin olvidar a alos perros de Rescate


    En los albores del siglo XXI, no obstante el desarrollo de la tecnología, el perro sigue siendo muy útil en las funciones de contenido social y humanitario: auxiliar -como lazarillo o para sordomudos-; casi infalible detector de estupefacientes, sustancias peligrosas o explosivas; y, en el tema que nos ocupa- ahora que existe el robot-, rastreador en la búsqueda de personas extraviadas o, tras atentados y derrumbes de diverso origen, especialista en hallazgo de víctimas sepultadas por los escombros.

      La intervención de canes adiestrados, dirigido por sus conductores socorristas, ha permitido el salvamento de quienes sufrieran las consecuencias de terremotos y maremotos, huracanes y ventiscas, aludes, derrumbamientos naturales o provocados, tras la caída de edificios, puentes, colisiones de ferrocarril, explosiones de minas, derrapes de túneles y otros accidentes subterráneos, y a nivel de superficie, encontrar a seres perdidos en descampados, bosque, grutas, u ocultos, rehenes de secuestros.

 

     Una brigada de perros de búsqueda y rescate, pues, no se limita al auxilio de personas enterradas o reclusas por efecto de los terremotos, si bien es cuando la acción de los sismos que, probablemente, los canes resultan insustituibles.

     Aún no hay perceptores mecánicos -electrónicos, quimiotérmicos, robots etc.- que superen la detección canina, no sólo por su capacidad olfativa y la de discriminar sonidos, sino por la velocidad empleada para descubrir a sepultados, al contar con un comodín, la intuición, virtud carente en aparatos y máquinas. Naturalmente que esta intuición consiste en la suma de receptores, en la fineza de sentidos fisiológicos, pero aquí participa algo faltante en la máquina detectora: la voluntad e, inclusive, el empecinamiento perruno..., el insistir caprichoso, lúdico, afectivo, cosa prohibida a los instrumentos mecánicos.

    He aquí una comprobación surgida del socorrismo en aludes: mientras que un equipo de diez técnicos, dotados con instrumental tecnológico de avanzada, cubre un área de una hectárea en 70 minutos, en igual superficie, un perro precisa sólo 10 minutos y su eficacia suele ser mayor. Tratándose de búsqueda bajo escombros (derrumbes) la experiencia arroja el siguiente promedio comparativo: en 5 minutos un can de rescate consigue cubrir 100 metros cuadrados; el hombre, valiéndose de instrumental, y con suerte, necesita de 45 minutos...Ni que decir, el factor tiempo, textualmente, será de vital importancia al producirse este tipo de catástrofes. Valga una acotación del técnico Enzo Vezzoli: "Además, ningún aparato, hasta hoy, detecta personas muertas; y para los parientes y deudos, el poder velar y despedirse de las víctimas, con el cuerpo presente, los ayuda a asumir el doloroso trance, porque a un desaparecido ni siquiera se lo llora". 

    Lo sucedido cuando el terremoto de Kobe, Japón (país cuya tecnología rodea el milagro), fue concluyente se requirió el auxilio de brigadas de perros de rescate; que, por no disponerse a raíz de la ultramodernidad nipona, viajaron desde Suiza y la itálica Scuola de Trento. Más allá de los logros de estos grupos, tardíos en razón de la distancia, los japoneses admiten que "de cualquier manera, nunca un detector mecánico hubiera procedido con la actitud amorosa de los perros socorristas. Y a ello, suene muy anacrónico, obedece la gran efectividad demostrada por los canes en Kobe".

 

¿Qué raza de canes son los más útiles?

       Toda raza y aún de ninguna, híbridos, sirve: la experiencia, sin embargo, aconsejará ejemplares de buen olfato, dóciles, de estructura mediana o grande (aunque en algunos casos los perros más pequeños son capaces de llegar a lugares inaccesibles para los más grandes), preferentemente machos y, condición rigurosa, sanos y enteros (sin castración), por razones que se puntualizan después. Tal vez la única ventaja de un perro de pura raza es la predictibilidad de comportamiento y de posibles enfermedades.

    Depende de la escuela, entonces, y de sus posibilidades y concepción resolutiva, las brigadas eligen mayoritariamente a un tipo de perro u otro. Así, los norteamericanos, para rescates en terremotos y derrumbes, prefieren -al parecer- el dobermann, el american cocker spaniel, el springer spaniel y el labrador, y en búsquedas a campo abierto, según documentales, el saint hubert, el dálmata y el black labrador. Los suizos en casos de terremotos emplean el labrador, diversos mestizos de spaniel y, en rastreadores de superficie, el San Bernardo, el wachtelhund, el grosser schweizerhund y otros.

German ShelterGrosser schweizer

    La Scuola de Trento, como razas de búsqueda y rescate, sugiere el ovejero alemán, el labrador, el boxer, el riesenschnauzer y mestizos, incluyéndose en su escuadra, durante los trabajos de socorristas del terremoto de Irán, un bobtail (old english sheepdog).

    Los guardaparques austriacos, en el rastreo de extraviados, usan el deutsche schwarzdogge (gran danés arlequín negro) y, al igual que la gendarmería alemana, también se valen del hovawart, el leonberger y el teckel denominado dachsbracke.

DachsbrackeAlpdachs

     En el atentado a la sede de la AMIA, en Buenos Aires, el grupo de rescate del ejército israelí, para desconcierto de muchos, trajo a la Argentina a dos ejemplares voluminosos 7Kelev, un rottweiler, y Jetzy, un deutsche falbdogge (gran danés bayo). En el cuerpo de auxilios de Tel Aviv, perteneciente a la Haganá, y cuando la Guerra del Golfo, las fotografías y noticieros mostraron el empleo del dobermann, el ovejero alemán, el boyero de Flandes y el canaandog.

Boyero de FlandesCanaandog

    Cualquiera fuese la raza, el perro aventaja a la tecnología más moderna. En una prueba reciente, mientras con instrumental técnico verificado se localizó el figurante hasta un máximo de 5 metros de profundidad, en condiciones idénticas los perros lograron ubicarlo a 8 y hasta 10 metros bajo la superficie. Y además, en menor tiempo que los detectores.

Muchos equipos pueden vanagloriarse, de haber cumplido con creces su deber.Los robots casi no se han probado

            Basado en el artículo de Sergio Grodsinsky  publicado en la Revista Perros en Acción, Año 1 Nº 2 1995 (ver, WWW Perros de utilidad

 

 

 

 Cómo se prepara un perro para rescate

      

      El ideal es entrenar un perro desde cachorro, ya que un completo adiestramiento para rescate toma cerca de dos a tres años y si comenzamos con un adulto, sólo estará listo cuando tenga 5 o 6 años, lo que disminuirá su vida útil. 

      Debemos descartar enfermedades que puedan significar una limitación en su futuro desempeño, investigando incluso en sus padres la presencia de condiciones patológicas (por ejemplo en un Labrador, y Retrievers en general, debe descartarse Displasia de codos o caderas con radiografías, problemas oculares como displasia retinal, epilepsia, alergias, disfunciones tiroideas, etc.; en un Golden Retriever descartar estenosis subaórtica - problema cardíaco que causa una muerte repentina a temprana edad - y en otras las razas descartar Enfermedad de Von Willebrand - defecto de la coagulación sanguínes - luxación de rótula o cáncer). 

 

 Los requisitos ideales para iniciar un adiestramiento son:   

    1. Perro de tamaño medio o grande (50 a 90 libras) y de pelaje largo para resistir las adversidades climáticas.

    2. Debe mostrar una inteligencia y "adiestrabilidad" sobre el promedio y ser de temperamento comunicativo. 

    3. Debe ser mantenido en excelentes condiciones físicas, sin sobrepeso y colaborador (no sirve un perro flojo)

    4. Debe ser sociable con otros perros en la unidad y no mostrarse indebidamente agresivo por un liderazgo.

   

Resultado positivo de la mision de salvar vidas

  Ya con una vida humana salvada la misión está cumplida. Muchos equipos pueden vanagloriarse entonces, de haber cumplido con creces sus propósitos.

  El equipo de laAsociacion Canina de Desasrtres de Suiza, por ejemplo, envió 9 misiones a la India durante haca años en Gujarat, logrando 8 rescates vivos, 20 cuerpos recuperados y 45 localizaciones de víctimas. En 1999 participaron en rescates en los terremotos de Turquía, Taiwán y Grecia, rescatando otras cinco personas vivas, recuperando 39 cadáveres y localizando a 44 víctimas. Y esto logrado sólo por un equipo. Si agregamos los resultados de otras docenas de grupos de entrenamiento, nos convenceramos una vez más que el perro es el mejor amigo del hombre.

En años recientes se ha desarrollado en Sevilla, España, un exitoso método de entrenamiento canino creado por Jaime Parejo García, cuyos equipos jugaron un papel importante en los recientes desastres de Colombia, Taiwán, India y Turquía. Éste método está siendo implementado en numerosos países, incluyendo Chile (hasta donde su creador viajó recientemente para exponer su método y capacitar a los voluntarios locales). Se puede conocer más de ese método accediendo al enlace señalado más abajo.

 
    En los albores del siglo XXI, no obstante el desarrollo de la tecnología, el perro sigue siendo irreemplazable en las funciones de contenido social y humanitario: auxiliar -como lazarillo o para sordomudos-; casi infalible detector de estupefacientes, sustancias peligrosas o explosivas; y, en el tema que nos ocupa, rastreador en la búsqueda de personas extraviadas o, tras atentados y derrumbes de diverso origen, especialista en hallazgo de víctimas sepultadas por los escombros.

      La intervención de canes adiestrados, junto a sus conductores socorristas, ha permitido el salvamento de quienes sufrieran las consecuencias de terremotos y maremotos, huracanes y ventiscas, aludes, derrumbamientos naturales o provocados, tras la caída de edificios, puentes, colisiones de ferrocarril, explosiones de minas, derrapes de túneles y otros accidentes subterráneos, y a nivel de superficie, encontrar a seres perdidos en descampados, bosque, grutas, u ocultos, rehenes de secuestros.

 

     Una brigada de perros de búsqueda y rescate, pues, no se limita al auxilio de personas enterradas o reclusas por efecto de los terremotos en Japón y otros lugares, y ha sido cuando la acción de los sismos que, indudablemente, los canes resultan insustituibles.

     Aún no hay perceptores mecánicos -electrónicos, robots. quimiotérmicos, etc.- que superen la detección canina, no sólo por su capacidad olfativa y la de discriminar sonidos, sino por la velocidad empleada para descubrir a sepultados, al contar con un comodín, la intuición, virtud carente en aparatos y máquinas. Naturalmente que esta intuición consiste en la suma de receptores, en la fineza de sentidos fisiológicos, pero aquí participa algo faltante en la máquina detectora: la voluntad e, inclusive, el empecinamiento perruno..., el insistir caprichoso, lúdico, afectivo, cosa prohibida a los instrumentos mecánicos.

    He aquí una comprobación surgida del socorrismo en aludes: mientras que un equipo de diez técnicos, dotados con instrumental tecnológico de avanzada, cubre un área de una hectárea en 70 minutos, en igual superficie, un perro precisa sólo 10 minutos y su eficacia suele ser mayor. Tratándose de búsqueda bajo escombros (derrumbes) la experiencia arroja el siguiente promedio comparativo: en 5 minutos un can de rescate consigue cubrir 100 metros cuadrados; el hombre, valiéndose de instrumental, y con suerte, necesita de 45 minutos...Ni que decir, el factor tiempo, textualmente, será de vital importancia al producirse este tipo de catástrofes. Valga una acotación del técnico Enzo Vezzoli: "Además, ningún aparato, hasta hoy, detecta personas muertas; y para los parientes y deudos, el poder velar y despedirse de las víctimas, con el cuerpo presente, los ayuda a asumir el doloroso trance, porque a un desaparecido ni siquiera se lo llora". 

    Lo sucedido cuando el terremoto de Kobe, Japón (país cuya tecnología rodea el milagro), fue concluyente se requirió el auxilio de brigadas de perros de rescate; que, por no disponerse a raíz de la ultramodernidad nipona, viajaron desde Suiza y la itálica Scuola de Trento. Más allá de los logros de estos grupos, tardíos en razón de la distancia, los japoneses admiten que "de cualquier manera, nunca un detector mecánico hubiera procedido con la actitud amorosa de los perros socorristas. Y a ello, suene muy anacrónico, obedece la gran efectividad demostrada por los canes en Kobe".

 

¿Qué razas son las mejores?

       Toda raza y aún de ninguna, híbridos, sirve: la experiencia, sin embargo, aconsejará ejemplares de buen olfato, dóciles, de estructura mediana o grande (aunque en algunos casos los perros más pequeños son capaces de llegar a lugares inaccesibles para los más grandes), preferentemente machos y, condición rigurosa, sanos y enteros (sin castración), por razones que se puntualizan después. Tal vez la única ventaja de un perro de pura raza es la predictibilidad de comportamiento y de posibles enfermedades.

    Depende de la escuela, entonces, y de sus posibilidades y concepción resolutiva, las brigadas eligen mayoritariamente a un tipo de perro u otro. Así, los norteamericanos, para rescates en terremotos y derrumbes, prefieren -al parecer- el dobermann, el american cocker spaniel, el springer spaniel y el labrador, y en búsquedas a campo abierto, según documentales, el saint hubert, el dálmata y el black labrador. Los suizos en casos de terremotos emplean el labrador, diversos mestizos de spaniel y, en rastreadores de superficie, el San Bernardo, el wachtelhund, el grosser schweizerhund y otros.

 

    La Scuola de Trento, como razas de búsqueda y rescate, sugiere el ovejero alemán, el labrador, el boxer, el riesenschnauzer y mestizos, incluyéndose en su escuadra, durante los trabajos de socorristas del terremoto de Irán, un bobtail (old english sheepdog).    Los guardaparques austriacos, en el rastreo de extraviados, usan el deutsche schwarzdogge (gran danés arlequín negro) y, al igual que la gendarmería alemana, también se valen del hovawart, el leonberger y el teckel denominado dachsbracke.

 

     En el atentado a la sede de la AMIA, en Buenos Aires, el grupo de rescate del ejército israelí, para desconcierto de muchos, trajo a la Argentina a dos ejemplares voluminosos 7Kelev, un rottweiler, y Jetzy, un deutsche falbdogge (gran danés bayo). En el cuerpo de auxilios de Tel Aviv, perteneciente a la Haganá, y cuando la Guerra del Golfo, las fotografías y noticieros mostraron el empleo del dobermann, el ovejero alemán, el boyero de Flandes y el canaandog.

 

    Cualquiera fuese la raza, el perro aventaja a la tecnología más moderna. En una prueba reciente, mientras con instrumental técnico verificado se localizó el figurante hasta un máximo de 5 metros de profundidad, en condiciones idénticas los perros lograron ubicarlo a 8 y hasta 10 metros bajo la superficie. Y además, en menor tiempo que los detectores.

            Basado en el artículo de Sergio Grodsinsky  publicado en la Revista Perros en Acción, Año 1 Nº 2 1995

 

 

 

 Cómo se prepara un perro para rescate

      

      El ideal es entrenar un perro desde cachorro, ya que un completo adiestramiento para rescate toma cerca de dos a tres años y si comenzamos con un adulto, sólo estará listo cuando tenga 5 o 6 años, lo que disminuirá su vida útil. 

      Debemos descartar enfermedades que puedan significar una limitación en su futuro desempeño, investigando incluso en sus padres la presencia de condiciones patológicas (por ejemplo en un Labrador, y Retrievers en general, debe descartarse Displasia de codos o caderas con radiografías, problemas oculares como displasia retinal, epilepsia, alergias, disfunciones tiroideas, etc.; en un Golden Retriever descartar estenosis subaórtica - problema cardíaco que causa una muerte repentina a temprana edad - y en otras las razas descartar Enfermedad de Von Willebrand - defecto de la coagulación sanguínes - luxación de rótula o cáncer). 

 

 Los requisitos ideales para iniciar un adiestramiento son:   

    1. Perro de tamaño medio o grande (50 a 90 libras) y de pelaje largo para resistir las adversidades climáticas.

    2. Debe mostrar una inteligencia y "adiestrabilidad" sobre el promedio y ser de temperamento comunicativo. 

    3. Debe ser mantenido en excelentes condiciones físicas, sin sobrepeso y colaborador (no sirve un perro flojo)

    4. Debe ser sociable con otros perros en la unidad y no mostrarse indebidamente agresivo por un liderazgo.

    5. No deberá cazar ni fastidiar a otros animales. 

    6. No debe mostrarse indebidamente agresivo ni ante extraños no agresivos, amistosos, ni no tan amistosos.debe ser obediente 

    

Resultados de las Misiones de Salvamento

  Ya con una vida humana salvada la misión está cumplida. Muchos equipos pueden vanagloriarse entonces, de haber cumplido con creces sus propósitos.

  El equipo de laAsociacion canina de desastres de suiza, por ejemplo, envió 9 misiones a la India durante este año en Gujarat, logrando 8 rescates vivos, 20 cuerpos recuperados y 45 localizaciones de víctimas. En 1999 participaron en rescates en los terremotos de Turquía, Taiwán y Grecia, rescatando otras cinco personas vivas, recuperando 39 cadáveres y localizando a 44 víctimas. Y esto logrado sólo por un equipo. Si agregamos los resultados de otras docenas de grupos de entrenamiento, nos convenceramos una vez más que el perro es el mejor amigo del hombre.

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1692 noticias)
Visitas:
1442
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.