Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javiernoriegafebres escriba una noticia?

El sábado, día de reposo consagrado a Dios

17/03/2010 09:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entramos en el reposo de Dios, los que hemos creído

EL SABADO, DIA DE REPOSO CONSAGRADO A DIOS.

Dios nos dió la promesa de entrar en su reposo.

Temamos, pues, que quedando aún la promesa de entrar en su reposo, parezca alguno de vosotros haberse apartado. Hebreos 4: 1.

Entramos en el reposo de Dios, los que hemos creído.

Empero entramos en el reposo los que hemos creído, de la manera que dijo: Como juré en mi ira, No entrarán en mi reposo: aun acabadas las obras desde el principio del mundo. Hebreos 4: 3.

¿Y a quienes juró que no entrarías en su reposo?

¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que no obedecieron? Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad. Hebreos 3: 18, 19.

Y aquellos a quienes primero fue anunciado no entraron por causa de desobediencia.

Así que, pues que resta que algunos han de entrar en él, y aquellos a quienes primero fué anunciado no entraron por causa de desobediencia, Hebreos 4: 6.

Procuremos pues de entrar en aquel reposo; que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia. Hebreos 4: 11.

Y queda un reposo para el pueblo de Dios.

Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. Hebreos 4: 9.

Y uno reposará de sus obras, como Dios de las suyas.

Porque el que ha entrado en su reposo, también él ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. Hebreos 4: 10.

Dios nos enseñó que el sábado, es el día de reposo.

Seis días se hará obra, mas el día séptimo os será santo, sábado de reposo a Jehová: cualquiera que en él hiciere obra, morirá. Exodo 35: 2.

¿Por qué Dios ordena guardar el día del reposo, Sábado?

Acordarte has del día del reposo, para santificarlo: Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; Mas el séptimo día será reposo para Jehová tu Dios: no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas: Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día: por tanto Jehová bendijo el día del reposo y lo santificó. Exodo 20: 8, 9, 10, 11.

Acuérdate de guardar el día del reposo, para santificarlo.

Y tú hablarás a los hijos de Israel, diciendo: Con todo eso vosotros guardaréis mis sábados: porque es señal entre mí y vosotros por vuestras edades, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó. Exodo 31: 13, 17.

Y díles también mis sábados que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico. Y santificad mis sábados, y sean por señal entre mí y vosotros, para que sepáis que yo soy Jehová vuestro Dios. Ezequiel 20: 12, 20.

Así que guardaréis el sábado, porque santo es a vosotros: el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella alma será cortada de en medio de sus pueblos. Exodo 31. 14.

Seis días trabajarás y harás toda tu obra, mas el día séptimo es sábado de reposo.

Seis días se hará obra, mas el día séptimo es sábado de reposo consagrado a Jehová; cualquiera que hiciere obra el día del sábado, morirá ciertamente. Guardarán, pues, el sábado los hijos de Israel: celebrándolo por sus edades por pacto perpetuo. Exodo 31: 15, 16.

Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó, y reposó. Exodo 31: 17.

Seis días harás tus negocios, y al séptimo día holgarás, a fin que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu sierva, y el extranjero. Exodo 23: 12.

En los seis días lo recogeréis; mas el séptimo día es sábado, en el cual no se hallará. Mirad que Jehová os dió el sábado, y por eso os da en el sexto día pan para dos días. Estése, pues, cada uno en su estancia, y nadie salga de su lugar en el séptimo día. Exodo 16: 26, 29.

En descanso y en reposo seréis salvos.

Porque así dijo el Señor Jehová, el Santo de Israel: En descanso y en reposo seréis salvos; en quietud y en confianza será vuestra fortaleza. Y no quisisteis. Isaías 30: 15.

Bienaventurados los que guardan de hoy en adelante, el día de reposo.

Bienaventurado el hombre que esto hiciere, y el hijo del hombre que esto abrazare: que guarda el sábado de profanarlo, y que guarda su mano de hacer todo mal. Isaías 56: 2.

Porque así dijo Jehová a los eunucos que guardaren mis sábados, y escogieren lo que yo quiero, y abrazaren mi pacto. Isaías 56: 4.

Si retrajeres del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y al sábado llamares delicias, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus palabras. Isaías 58: 13.

Entonces te deleitarás en Jehová; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre: porque la boca de Jehová lo ha hablado. Isaías 58: 14.

Advertencia

Así ha dicho Jehová: Guardaos por vuestras vidas, y no traigáis carga en el día del sábado, para meter por las puertas de Jerusalem; Ni saquéis carga de vuestras casas en el día del sábado, ni hagáis obra alguna: mas santificad el día del sábado, como mandé a vuestros padres. Jeremías 17: 21, 22.

Asimismo, que si los pueblos de la tierra trajesen a vender mercaderías y comestibles en día de sábado, nada tomaríamos de ellos en sábado, ni en día santificado; y que dejaríamos el año séptimo, con remisión de toda deuda. Nehemías 10: 31.

Más si no me oyereis para santificar el día del sábado, y para no traer carga ni meterla por las puertas de Jerusalem en día de sábado, yo haré encender fuego en sus puertas, y consumirá los palacios de Jerusalem, y no se apagará. Jeremías 17: 27.

Pregonad ayuno, en el día sábado.

Pregonad ayuno, llamad a congregación; congregad los ancianos y todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová. Joel 1: 14.

Sábado de reposo es para vosotros, y afligiréis vuestras almas, por estatuto perpetuo. Levítico 16: 31.

Sábado de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve del mes en la tarde: de tarde a tarde holgaréis vuestro sábado. Levítico 23: 32.

¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que encorve su cabeza como junco, y haga cama de saco y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová? Isaías 58: 5.

¿No es antes el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, deshacer los haces de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?. Isaías 58: 6.

Mas este linaje no sale sino por oración y ayuno. San Mateo 17: 21.

Estudio recopilado de las enseñanzas del Maestro EZEQUIEL ATAUCUSI GAMONAL.


Sobre esta noticia

Autor:
Javiernoriegafebres (63 noticias)
Visitas:
491
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.