Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

Sáenz de Santamaría logra una victoria agridulce

06/07/2018 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En lo que se preveía como una cruenta pugna electoral, Soraya Sáenz de Santamaría se «llevó el gato al agua», y se hizo con la victoria en unos comicios en los que Pablo Casado quedó a pocos votos. La militancia defenestra a de Cospedal

En un reñido final, en el cual algunos candidatos hablaron de «pucherazo», la que fuera vicepresidenta del gobierno de Mariano Rajoy, Soraya Sáez de Santamaría se hizo con la victoria, seguida de Pablo Casado, mientras María Dolores de Cospedal se quedaba descolgada.

Ahora se abre el capítulo de los compromisarios, que podrán refrendar, o no, los resultados de la votación que ha protagonizado la militancia, aunque algunos analistas consideran que los partidarios de María Dolores de Cospedal, podrían aliarse con Pablo Casado, para dar la batalla a Sáenz de Santamaría.

Un resultado en cierto modo previsible

Eran muchos los analistas y contertulios que desde hace semanas especulaban con la posibilidad de que se lograsen los resultados que finalmente han ratificado las urnas, aunque nadie esperaba un resultado tan ajustado.

Por solo 1.456 votos, esta abogada del Estado en excedencia, se ha hecho con la victoria frente a Pablo Casado, al que muchos atribuyen el ser el «tapado» de José María Aznar. Con estos resultados, se adivina una cruenta batalla entre los dos políticos populares.

Finalmente, serán los 3.184 compromisarios los que tienen la potestad de refrendar el resultado que han arrojado las urnas o, en un ejercicio de funambulismo, darle la presidencia del PP a Pablo Casado.

Una participación raquítica

El censo con el que contaba el Partido Popular, ha sido otro escenario de polémica, ya que se trata de un partido del que sus dirigentes siempre se han preciado que tenía casi un millón de militantes.

Finalmente, y obligados a expurgar de la relación de militantes a todos aquellos que no estuvieran al corriente del pago de la afiliación, los «populares» no han llegado a los setenta mil.

Por si ese «adelgazamiento» no fuera suficiente, solo han ejercido su derecho al voto 58.305, lo que supone un 87% de la relación de afiliados.

Los votos se reparten solo ente tres candidatos

A pesar de que eran seis los candidatos que estaban en liza, han sido solo tres los que se han repartido el grueso de los votos: Sáez de Santamaría ha tenido el favor de 21.513, Pablo Casado ha obtenido 19.967 y María Dolores de Cospedal, a la que la militancia ha defenestrado, se ha hecho con 15.090 votos.

Los otros tres candidatos, ha realizado la función de meras «comparsas», no habiendo superado ninguno de ellos el umbral de los setecientos votos. El más mediático de ellos, y exministro de exteriores, José Manuel García Margallo solo obtuvo 680 votos.

Y a los hasta ahora desconocidos José Ramón García Hernández y Elio Cabanes, la militancia les «premió» con solo 668 y 185 respectivamente.

Cospedal, fuera de la cancha

A la otrora poderosa María Dolores de Cospedal, que llegó a aunar los cargos de Secretaría General del PP y del PP de Castilla - La Mancha y de ministra de defensa, las urnas le han sido todo menos favorables.

Son pocos los que entienden como la que fuera la máxima responsable del «aparato» ha podido cosechar unos resultados tan malos. Por lo general los secretarios generales de los partidos políticos acaban, en poco tiempo, teniendo el control completo de todos los resortes de su partido político.

Los resultados por demarcación territorial

Como ya era previsible, cada uno de los candidatos, al menos los tres más importantes que estaban en liza, han obtenido casi todos sus votos en zonas concretas de España, donde ya se avisaba de que eran fuertes.

Sáenz de Santamaría ha logrado el grueso de los votos en Andalucía, Castilla – León, Comunidad Valenciana, Canarias, País Vasco, Cantabria, La Rioja y Melilla. Por su parte el vicesecretario de comunicación se ha «hecho fuerte» en Aragón, Cataluña, Extremadura, Baleares, Madrid, Murcia y Navarra.

Si de algo se pudiera tildar a las primarias del Partido Popular es de improvisadas. Se nota que la estructura no está «engrasada» en un partido cuyo principal método de elección es el «dedazo»

La exministra de defensa ha tenido sus feudos en Castilla - La Mancha, algo previsible por su cargo orgánico en el PP de esa comunidad autónoma, Galicia, Asturias y Ceuta.

Los tres finalistas hablan de «coser heridas»

Minutos después de que Luis de Grandes, desde la sede de Génova, hiciese públicos los resultados y la victoria de Sáenz de Santamaría, fue la propia candidata la que dio una conferencia de prensa para valorar su victoria y sus impresiones en la cita electoral.

Sus primeras palabras fueron para tender una mano a Pablo Casado e invitarle a formar parte de una candidatura conjunta, subrayando que en el Partido Popular no sobra nadie, y que los otros cinco candidatos son bienvenidos, si es para remar en la misma dirección.

Sin embargo, Pablo Casado, en su comparecencia, ya ha demostrado que está en pie de guerra, y que se «batirá el cobre» para que los compromisarios inclinen la balanza a su favor, indicando que sus resultados y los de Sáenz de Santamaría casi están a la par.

Además, ha aprovechado sus palabras, para invitar a María Dolores de Cospedal a sumarse a su candidatura y a sus esfuerzos para hacerse con los «laureles» de la presidencia de la heredera de Alianza Popular.

Cospedal no se moja

Ante la invitación, María Dolores de Cospedal, ha dado, por el momento, la «callada por respuesta», de manera que ha evitado comprometerse en ninguna dirección.

Tal como refirió en la rueda de prensa en Génova, después de que Luis de Grandes diese los resultados, es muy pronto para adquirir ningún tipo de compromiso.

Tras los resultados, y antes del congreso en el que deberán votar los compromisarios, Dolores de Cospedal es abrir un periodo de reflexión en el cual se debata qué es lo mejor, tanto para el partido como para España.

Si de algo está convencida la dirigente popular, es que el Partido Popular que surja del próximo congreso, debe de ser un partido más fuerte, más unido, y con unos valores sólidos que aglutine al centro derecha español.

Un partido con «alergia» a votar

Si de algo se pudiera tildar a las primarias del Partido Popular es de improvisadas. Se nota que la estructura no está «engrasada» en un partido cuyo principal método de elección de cargos orgánicos y representativos ha sido, las más de las veces, el «dedazo».

A esa bisoñez, hay que sumar una participación bastante escasa, sobre todo si tenemos en cuenta que, de una escuálida planilla de militantes, que no llegaban a setenta mil, solo han votado el 85%.

Además, la improvisación también se vivió en la elección de las urnas, ya que todas ellas no fueron del modelo que había ordenado el comité electoral: mientras que la mayoría eran de cartón, algunas mesas electorales amanecieron con urnas de plástico de los más variados colores y cubicajes.

Durante el desarrollo de las votaciones, nos encontramos a un Pablo Casado que hacía declaraciones grandilocuentes viéndose ganador, mientras que Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal eran más cautas.

Rumores de «pucherazo»

Durante la jornada electoral, también revolotearon los rumores de «pucherazo» en algunas circunscripciones y mesas de votación y, además, algunos militantes denunciaron que a pesar de estar al día con los pagos de afiliación, no aparecían en el censo, por lo que no pudieron ejercer su derecho a voto.

Inclusive algunos candidatos, los «segundones», hicieron amago de impugnar los resultados de algunas mesas electorales, debido a que, en algunas de ellas, había interventores de alguna de las candidaturas que pedían a los electores que votaran por sus candidatos.

Finalmente «la sangre no llegó al río», y la Comisión Organizadora del Congreso, en la persona de Luis de Grandes, certificó la limpieza del proceso electoral y constató que dicha comisión no ha hallado tacha en el resultado de las votaciones.

Eran muchos los analistas y contertulios que desde hace semanas especulaban con la posibilidad de que se lograsen los resultados que finalmente han ratificado las urnas

Fuente - El Diario


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (197 noticias)
Visitas:
3186
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.