Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jaferlui escriba una noticia?

Saliste del hoyo

09/11/2009 16:38 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La sabiduría del anciano lo acompañaría toda su vida

Me lo contó un amigo:

Él era un niño pequeño aún y caminaba con la naturalidad y despreocupación de todos los niños por el campo allá donde ellos vivían.

Había llovido ese día y el suelo estaba muy fangoso, pero el niño seguía caminando, eso sí, con algún cuidado para no resbalar. Se acercó a un lugar donde se sabía que estaba un enorme hoyo cubierto de tierra floja y el niño fue a explorar cerca, naturalmente, el fango en ese lugar estaba mucho más suelto, más líquido que en el resto del terreno.

En un descuido el niño resbaló y fue a dar sin remedio al hoyo lleno del barro en el cual comenzó a hundirse. Espantado comenzó a dar gritos que nadie oyó, todos estaban en la casa, lejos del lugar donde él sentía que iba a hundirse hasta desaparecer.

En su desesperación sintió que, pese a todo, sus pies tocaron fondo, miró con más cuidado y vio que el fango le llegaba algo más arriba de la cintura, pero ya pisaba suelo firme, recordó entonces cuántas veces había ido a jugar a la guerra allí, a esconderse en el hoyo, no era tan profundo como para tragárselo a él entero. Más tranquilo quiso salir y trató de dar pasos hacia la orilla, le resultó tremendamente difícil, las piernas estaban aprisionadas por el pesado fango, después de luchar inútilmente pensó que debía moverse un poco más lento, así que movió con suavidad uno de sus pies que, para su asombro, le obedeció.

Y así, poco a poco, lentamente logró salir de su húmeda prisión y fue a la casa donde se encontró en primer lugar con su abuelo. El anciano miró la deplorable imagen del niño, todo cubierto de barro, tembloroso por el esfuerzo, agotado y con el rostro compungido. Se puso a llorar el niño en brazos del abuelo. Éste lo tomó de la mano y lo llevó hacia adentro donde le preguntó qué había pasado.

Contó el niño su aventura y enseguida, quebrado por el cúmulo de emociones se echó a llorar, recordando cómo se sintió solo en su desesperación, cómo gritó y gritó sin que nadie hubiera cerca para auxiliarlo.

Enternecido el anciano lo tomó nuevamente de la mano y lo condujo hasta el lugar del accidente, el niño volvió a tener miedo pero la mano del anciano lo sostenía con fuerza dándole seguridad; parados ya a la orilla del amenazador hoyo el anciano pregunta:

Fuiste más fuerte ¿verdad?

- ¿Fue allí donde te caíste?

- Sí – responde la voz infantil aún atemorizada.

- Míralo bien hijo, míralo bien, es feo ¿verdad?

-

- Asusta ¿verdad?

- Es enorme ¿verdad?

-

- Y de allí saliste ¿verdad?

- Sí

- Fuiste más fuerte ¿verdad?

- Sí – el rostro del niño se iluminó, las lágrimas dejaron de fluir por el sucio rostro.

- Tú tienes a Dios ¿verdad?

La enorme sonrisa ahora sí ya no dejó lugar a dudas, el niño estaba feliz.

- Recuérdalo siempre, Dios te hizo más grande, más fuerte y venciste, eres el ganador. Así harás toda tu vida, tienes que ser más grande que tus problemas, como hoy lo fuiste, Dios te hizo así, siempre confía en Él.

Mi amigo ahora es un adulto y enfrenta cada uno de sus problemas con esa fortaleza y esa seguridad que el sabio anciano en un momento le enseñó a cultivar. Hoy confía plenamente en Dios y sabe que nunca está abandonado.

Me impresiona el maravilloso gesto del anciano, la manera cómo aprovechó el momento para dar una enseñanza tan valedera para el resto de la vida del pequeño. Si hubiera preferido en primer lugar consolarlo, acariciarlo y limpiarlo del barro que lo cubría, lo hubiera conseguido sin duda, pero jamás habría tenido otra oportunidad para dar una lección como esta.


Sobre esta noticia

Autor:
Jaferlui (116 noticias)
Visitas:
4046
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (09/11/2009)

oye, de donde sacas tantas cosas bonitas? bueno, no importa sigue poniéndolas porque son bonitas y nos hacen pensar mucho. que Dios te bendiga