Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pilar15 escriba una noticia?

Sembradores de alimentación sana, segura y soberana

27/09/2017 09:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Entrevista a Marcos Filardi de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de la Universidad de Buenos Aires

“El tema central siempre fue el hambre: pura y dura”

“Un recuerdo infantil. A los 5 años me impactó la hambruna de Etiopía. La vi por televisión. Mirando pibes, como yo, que se estaban muriendo a la vera de los caminos por no tener acceso a la alimentación. El tema central siempre fue el hambre: pura y dura”, así Marcos Filardi dio inicio a nuestro encuentro.

Imposible escaparse de aquella visión del hambre televisada, nos contó que estudió abogacía, como tantos, con la idea de que la profesión funcionara como herramienta para la justicia social. “Y cuando pude viajé. Había una inquietud de fondo. Tomé la decisión de irme. Fui a Sudáfrica, volé a Ciudad del Cabo y desde ahí empecé a subir. Hice un viaje de un año y medio. Visité 18 países de África. Tenía 26 años. Además, hice de Asia: Israel, Palestina, India y Bangladesh”.

El hilo conductor del viaje fue el hambre, reconoce Marcos. A lo que se le suma la definición primaria y sagrada de la alimentación como un derecho humano.

“Fui a visitar iniciativas, experiencias y proyectos de alimentación en África llevadas adelante por organismos gubernamentales, organizaciones no gubernamentales y diferentes asociaciones. Visité campos de refugiados. Hambre y África juntas, como idea, estuvieron siempre”, explica.

Empieza la siembra de las cátedras Libres de Soberanía Alimentaria

En el año 2008 Marcos hace una propuesta para abrir un Seminario sobre el hambre y el derecho a la alimentación, que finalmente se convirtió en materia optativa de la carrera de abogacía.

Son años de encuentros con pares que trabajan en la temática, también. Destino e intereses comunes los unen inexorablemente. Uno de estos es con Miriam Gorban, militante de primera línea en tema derechos de alimentación (Fundadora de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria)-actual acompañante de foto de perfil en whatsapp de Marcos-, con Ana Broccoli (compañera que falleció hace muy poco tiempo y que fue coordinadora de la cátedra en Lomas de Zamora) y Carlos Carballo (actual titular de la Cátedra de Soberanía Alimentaria de Agronomía).

Son un grupo de profesionales, que desde los primeros encuentros hasta hoy, comienzan a articular e interactuar en distintos espacios como "sembradores de cátedras de Soberanía Alimentaria", según el propio diccionario Filardi. Espacios que nacen desde la universidad, de cara a la sociedad, que propician diálogos con la comunidad. Son lugares, incluso, ideológicamente heterogéneos.

“Hoy ya existen 34 espacios de Soberanía Alimentaria”, dice orgulloso Marcos.“Todos tenemos un común denominador: damos el debate sobre el modelo alimentario y proponemos la soberanía alimentaria como respuesta”, expresa convencido.

Cada espacio actúa de modo independiente “y hace lo que puede, aquí y ahora y en su contexto”. Marcos nos pone ejemplos, habla de la Cátedra Libre de Soberanía Alimentaria de Nutrición de la UBA: “allí se trata de una cursada regular de abril a junio, en la segunda parte del año talleres, salidas a territorio y, por primera vez, haremos un campamento de soberanía alimentaria para trabajar la tierra”.

La cátedra de Soberanía Alimentaria de la Facultad de Agronomía, en cambio, “empezó con un seminario cada tanto, después logró un curso optativo de Soberanía Alimentaria y desarrollo. Promovió cursos con estudiantes de agrarias. Distribuye los bolsones de verdura y fruta soberanos, contacto entre productores locales y ciudadanos. Organiza la Feria del productor al consumidor. Tiene su programa de radio”, detalla como otro ejemplo de actividades.

De qué hablamos cuando hablamos de Soberanía Alimentaria

Hablamos de pilares. De ideas rectoras. De propuestas de cambio. De dignidad. De respeto por los pares, la tierra y la naturaleza. De derechos. De aspiraciones. De deseos. De felicidades. De igualdades. De armonías. De lucha.

Conversamos acerca del hambre que duele, del modelo de alimentación, de su viaje por la soberanía alimentaria y de las alternativas sociales y colectivas que nacen y se multiplican contagiosas

Pilares de la soberanía alimentaria by Marcos Filardi:

-Agroecología como forma de producción en armonía con la naturaleza y con los seres humanos. Como forma no solamente de producir sino como una nueva forma de relación con la naturaleza.

-Relaciones justas en la cadena de producción.

-No uso de agrotóxicos, no uso de transgénicos.

-Una agroecología con agricultores, de base campesina.

-La discusión de la tierra y su distribución, forma parte de la soberanía alimentaria. Si necesitamos pensar otro esquema de distribución de la tierra para garantizar otro modelo alimentario.

-En materia de distribución, intensificación local y producción local parar abastecimiento local. No a los alimentos kilométricos (precios altos y aumento de dióxido de carbono en el medioambiente). Con un componente de agricultura urbana importante (Rosario, Córdoba son ejemplos).

-Recuperación de cinturones verdes en las afueras de las ciudades como centro de distribución de alimentos frescos, variados, producidos localmente, sin pesticidas.

Venga la esperanza, venga sobre mí

En 2016, como aquel viaje iniciático a los 20 y pico, Marcos salió a recorrer Argentina para documentar las violaciones a los derechos humanos que genera el sistema alimentario dominante basado en agronegocios y supermercadismo. Y, por otro lado, para rescatar, enlazar en red y visibilizar todas las experiencias de soberanía alimentaria que se están dando en el país con el objetivo de armar un mapa de todas las experiencias como aporte de la construcción en red.

Desde el 4 de enero hasta el 24 de diciembre del año pasado recorrió las 23 provincias de Argentina, casi 50 mil kilómetros, 260 localidades. Al final del viaje, su balance fue positivo.

“Yo volví optimista del viaje. Si tenés una mirada más larga”, comparte.

“Hay mucho. Se están organizando redes consumos. Grupos de consumo. Se empiezan a involucrar actores que hasta ahora no estaban involucrándose como la Universidad que hace la intermediación solidaria entre el productor hortícola y el consumidor”, dice entre los últimos mates amargos que cebará en nuestro encuentro.

Y apoya aún más esta mirada no-miope: “Los intereses que sostienen el modelo alimentario son importantes. No somos ingenuos. Pero a su vez se están armando polos. Hay sujetos como Pepe, que tiene un doctorado en sociología. Que rompe con la zanahoria del consumo de la ciudad. Y que se va a trabajar la tierra. Y sus amigos lo ven luminoso. Que cría a sus hijos de otro modo. Y eso empieza convocar a otros. Y eso es contagioso.”, concluye.

Que sea contagioso, muy contagioso, y que venga la esperanza a través de muchos Pepes. Que venga la esperanza, venga sobre todos.

Fuente: www.greentester.com.ar

 

 

  

 


Sobre esta noticia

Autor:
Pilar15 (346 noticias)
Visitas:
2616
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.