Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Los soldados afganos esperan en Siah Choy hacer frente solos a los talibanes

29/12/2014 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Una silla ergonómica, unos radiadores estropeados y unos cuantos mapas son los únicos vestigios de la presencia militar estadounidense en Siah Choy, un destacamento militar del sur de Afganistán, ocupado actualmente por 30 soldados locales que esperan hacer frente solos a los talibanes.

Los días en que las tropas internacionales guiaban a los reclutas afganos en los campos de amapolas y hachís son historia en este distrito de Zhari, en la provincia de Kandahar, cuna de los talibanes, que nunca han cesado de acosarlos. En unos días, la fuerza de la OTAN, que llegó a tener unos 140.000 soldados en el momento álgido de su intervención en 2010, habrá sacado del país a la gran mayoría de sus tropas.

Los soldados estadounidenses dejaron el puesto avanzado de Siah Choy en agosto pasado. Desde entonces, el ejército afgano patrulla el sector solo y sin el apoyo aéreo que tenían los estadounidenses en caso de ataque rebelde.

"He visto a los estadounidenses llegar e irse, algunas unidades solo se quedaron aquí seis meses", recuerda el teniente afgano Said Nazir, de 40 años, responsable de este destacamento. "Los combates solían ser muy intensos. Teníamos buenas relaciones con algunos soldados estadounidenses, con otros, eran pésimas". "Los estadounidenses nos enseñaron a patrullar y nos dieron armas", reconoce. Sin embargo, "desde que se fueron no tenemos ningún apoyo aéreo, ni helicópteros para evacuar a los heridos ni equipos de visión nocturna", admite.

- Ganarse a la gente -

image

"Hasta ahora, hemos salido bien librados de aquí, sin víctimas [desde agosto]. Esperemos que siga así", dice el teniente que ha visto a 12 de sus camaradas más cercanos morir en combate desde el despliegue en 2009.

Alertas y bien equipados, los soldados han avanzado en estas plantaciones de marihuana y amapola que han convertido al sur afgano en el primer productor mundial de opio, materia prima de la heroína y gallina de los huevos de oro de muchos traficantes locales, talibanes u otros. Sin embargo, para ganarse a la gente, los soldados afganos no hacen demasiadas preguntas a los habitantes locales. "No los molestamos sobre su producción. Queremos que nos apoyen", dice el teniente Nazir.

Más sobre

Desde la invasión occidental de 2001, el control de Zhari ha cambiado de manos en varias ocasiones entre los soldados canadienses y después los estadounidenses de la OTAN y los talibanes.

En 2010 y 2011, el distrito estaba en el centro de la estrategia de los estadounidenses que enviaron 30.000 refuerzos al país para asestar el golpe de gracia a los talibanes. Aunque estos fueron rechazados entonces, "siguen estando activos en el sector", dice el coronel Ghulam Hazrat, que ha dirigido la última operación de las fuerzas locales. "Uno de nuestros problemas es que el ejército gana terreno, pero rápidamente lo recuperan los talibanes", ya que la policía desplegada para ayudar al ejército está "mal equipada", constata.

- Primeras víctimas del conflicto -

El frío, las patrullas matutinas, las guardias y un régimen alimentario a base de arroz, judías, pan y un poco de carne por la noche no contribuyen a la calidad de vida de los soldados de Siah Choy.

Solo algunos oficiales privilegiados pueden refugiarse en la carpa del teniente Nazir para aprovechar las cinco horas de electricidad disponibles durante la noche y ver la televisión, en particular, las cadenas por cable indias.

"Pese a todo, me gusta ser soldado, pero mi cama en casa es más cómoda", dice Mohamad, 18 años, el soldado más joven de este puesto, que vuelve de vacaciones en su provincia de Kunar (al este del país), también invadida por los talibanes.

El 1 de enero, 12.500 soldados de la OTAN, la mayoría estadounidenses, seguirán en Afganistán para una misión de dos años destinada a apoyar a las fuerzas locales. No obstante, muchos afganos temen que la retirada occidental entrañe una intensificación sangrienta de esta interminable guerra de la que los soldados y los policías locales son las primeras víctimas. Más de 4.600 han perdido la vida solo en 2014, más que todos los soldados de la OTAN muertos en 13 años de conflicto.

Sin embargo, en este puesto avanzado espartano, el teniente Nazir está confiado: "Podemos lograrlo, somos más fuertes que antes".


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3183
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.