Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Nuestros soldados. Hoy, hace 16 años. 19 de agosto de 2005

19/08/2021 03:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los diecisiete soldados españoles muertos en Afganistán son los héroes que nos defendían de los males que amenazan a nuestras familias, a nuestras libertades, a nuestra civilización humanista y racionalista.

Estaban donde despertó el peor fanatismo del islamismo sunnita, impulsado por el éxito previo de la revolución chiíta de Irán, y que se lanzó con aviones y atentados en trenes y metros contra nuestro mundo, asesinando también a millares de musulmanes menos exaltados.

Afaganistán era la base del Bin Laden que quiere recuperar Al Andalus, y de los talibanes, esa locura que destruía venerables monumentos, que asesinaba mujeres que caminaban solas, que lapidaba a quien enseñara a leer a las niñas o a quien no rezara con entusiasmo público al menos seis veces al día.

No fueron los norteamericanos, como se dice ingenuamente, quienes impulsaron a los talibanes ayudándolos a luchar contra la URSS. Lo que los sostuvo y mantiene aún es el petróleo que los subvenciona, que estamos consumiendo pagándoselo a precios que no se merecen, porque no han hecho nada para ganarse esos beneficios, a unos productores fanáticos. Y también mantienen a los talibanes, y a los afganos que España y Occidente tratan de reformar, la incontrolable heroína que destruye a tantos jóvenes de este mundo.

Las torres de Nueva York fueron el síntoma de que una peste negra medieval estaba despertando y disponiéndose a obsorbernos en nombre de Alá aprovechando no su poderío militar, sino nuestra ignorante y ciega cobardía. nuestros vicios y miserias.

La OTAN forzó a la ONU a que aprobara la misión en Afganistán para parar esa eclosión del medioevo.

Por eso, los soldados españoles estaban allí más que para ayudar a los afganos, para protegernos de nosotros mismos.

Y para protegernos de flácidas promesas de pacifismo pasivo: el ministro de Defensa prefiere la muerte, mártir cristiano, a tener que matar, mientras que Zapatero proclama una rendida obsesión de paz infinita que acaba con el poco instinto de autodefensa que le queda a la democracia española.

La débil justificación gubernamental de lo que hacían nuestros héroes conseguirá que muy poca gente que quiera relevarlos.


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2471 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.blogs.com
Visitas:
2616
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.