Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

Sombras en Baja California ante la llegada del huracán Odile

15/09/2014 04:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Las aguas embravecidas del océano Pacífico azotaban la península mexicana de Baja California (noroeste), una turística zona sumergida en la oscuridad en la madrugada de este lunes por la impetuosa llegada del huracán Odile, que obligó a evacuar a miles de personas.

Vientos de 205 km/h y una lluvia sin tregua hicieron explotar numerosos generadores eléctricos y derrumbaron postes de luz, que al caer escupían chispas que alumbraban la penumbra de las sinuosas carreteras.

"Acá se nos fue la luz, ya nos quedamos completamente a oscuras", dijo a la AFP Wenseslao Petit, director de protección civil de Los Cabos, un municipio ubicado en el estado de Baja California Sur, en el extremo de la península.

Los poderosos brazos espirales de Odile, un huracán de categoría tres en la escala Saffir-Simpson, que cuenta con cinco grados, hicieron bajar las nubes hasta el ras del mar, cuyo habitual azul profundo se transformó en una espuma inestable, grisácea y fiera.

"Vine porque mis ojos nunca han visto algo así", dijo Pedro Ramírez, un lugareño de 25 años que desafiaba las filosas gotas de lluvia para contemplar, embelesado, el panorama desde un mirador. A unos metros, su coche se tambaleaba con las fuertes ráfagas de viento.

- Multitudinarios desalojos ?

Otros habitantes, menos bohemios, dejaron sus casas para refugiarse en alguno de los más de cien albergues que se instalaron para poder recibir a decenas de miles de personas.

Más sobre

"A mi casa se le fue el techo de lámina, no nos queda más que pasar esta noche aquí y sólo Dios sabe cuántas más", dijo a la AFP Fermina Gonzáles, una madre de seis hijos, mientras amamantaba al más pequeño de ellos en una escuela primaria improvisada como albergue. "Toda su ropa se va a pudrir", añadió, mientras ponía una bolsa de basura sobre la pijama a rayas de su hijo Juanito, a manera de impermeable.

En total, cerca de 150 personas han llegado a este albergue de Cabo San Lucas, donde eran atendidos por elementos de la Marina Armada y la Cruz Roja entre coloridos pupitres y pizarras con tablas de multiplicar.

"No sabemos si habrá espacio para todos", advirtió el médico Benjamín Anaya, mientras alistaba los cuatro botiquines de primeros auxilios que le asignaron.

Fuera, las palmeras y los señales de tráfico se doblaban ante la fuerza del viento, que balanceaba peligrosamente cables de energía eléctrica cerca del asfalto y hacía cimbrar los ventanales con un silbido fantasmagórico.

En tanto, las calles se transformaban en veloces caudales que arrastraban consigo ramas de árboles y deshechos, mientras los cortes de luz iban ensombreciendo la zona turística.

Los lujosos hoteles resguardaban a cerca de 30.000 visitantes, de los cuales 26.000 son extranjeros. "Pasaré la noche en el lobby de mi hotel, no pude encontrar otro cuarto", dijo Gordon Peter, un decepcionado turista estadounidense que no pudo regresar a casa por el cierre de operaciones del aeropuerto.

"No tengo miedo, pero estoy frustrada porque las autoridades no nos dicen cuándo podremos salir de aquí", dijo por su parte Mary Johns, una maestra canadiense de 54 años, mientras se aprovisionaba de agua y comida en los ya desprovistos almanaques de un pequeño supermercado en San José de los Cabos.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2018
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.