Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Sube el tono entre Obama y los republicanos sobre la inmigración

24/02/2015 11:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Tanto frente a la justicia en Texas (en el sur del país) como en el Congreso en Washington, la batalla es ardua: Barack Obama decidió actuar solo en el tema de la inmigración y se encuentra ante adversarios republicanos determinados a impedir los millones de regularizaciones anunciadas.

El presidente estadounidense, que se desplaza este miércoles a Miami para defender su plan, asegura que tiene el "derecho" y la "historia" de su lado. Sin embargo, la batalla en el Congreso toma un giro delicado y el desenlace de la pugna ante la justicia, que podría alcanzar el Tribunal Supremo, es incierto. Para los cerca de 11 millones de personas, en su mayoría mexicanos que viven y trabajan de forma clandestina en Estados Unidos, esta etapa es por ahora sinónimo de incertidumbre. Y para Obama, quien hizo de la reforma del sistema migratorio una de sus principales promesas de campaña desde el 2008, la apuesta cobra una importancia crucial, menos de dos años antes de su salida de la Casa Blanca.

A mediados de noviembre, presentó -aunque sorteando el Congreso- una serie de decretos que brindan una perspectiva de regularización a unos 5 millones de personas en situación irregular. La principal medida es que cualquier clandestino que viva desde hace más de cinco años en Estados Unidos y tenga un hijo estadounidense o tenga una residencia permanente, podrá pedir un permiso de trabajo de tres años. No obstante, hace una semana, un juez federal de Texas (en el sur), ordenó la suspensión temporal de este plan de regularización. La Casa Blanca anunció que apelaría y pidió que la decisión del juez del tribunal de Brownsville no se aplique mientras el tema no haya sido analizado a fondo.

Mark Krikorian, director del Centro de Estudios de Inmigración, grupo de reflexión que aboga por reforzar los controles fronterizos, advierte no obstante contra los intentos de regularizar antes de que se hayan examinado todos los recursos. "El proceso es, de hecho, irreversible", explica Krikorian a la AFP, al destacar que un permiso de trabajo concedido a un clandestino no podrá serle quitado luego. "El caso tendría que llegar al Tribunal Supremo porque el tema tiene que ver directamente con la separación de los poderes", añade, siguiendo la tendencia de los legisladores republicanos que denuncian un abuso de poder de Obama en este tema sensible.

- Un enfrentamiento -

En paralelo, los republicanos, ahora mayoría en el Congreso, desplegaron la artillería pesada: iniciaron un enfrentamiento sobre la ley de financiación del departamento de Seguridad interior, del que dependen en particular los servicios inmigratorios.

La ley que redactaron incluye varias enmiendas que cancelarían, por falta de fondos, el plan de regularización que anunció Obama en noviembre. Y, como era de esperar, los demócratas en el Congreso rechazan el texto. Por el momento, el estancamiento es absoluto, pero si no se aprueba ningún documento antes del viernes, cuando vence el presupuesto de esta entidad crucial, su financiación ya no estará garantizada. Al mencionar la emergencia vinculada a la amenaza terrorista, el secretario de Defensa interior, Jeh Johnson, consideró "absurda" la situación.

En una columna publicada este martes en el diario The Hill, Obama llama a dejar de lado la política y a concentrarse en "lo mejor que hay" en Estados Unidos y recordó que ese país siempre fue una "nación de inmigrantes". "Estoy convencido de que las medidas que he tomado terminarán poniéndose en marcha", indica, aunque explica que no podrán reemplazar una reforma profunda -llevada a cabo por el Congreso- de un sistema de inmigración "que ya no funciona desde hace décadas".

Para el mexicano Iván Reyes, de 34 años, residente ilegal desde los 10 años en Estados Unidos, este nuevo enfrentamiento entre demócratas y republicanos en Washington se perfila como una enésima decepción. "Tenía pensado iniciar el trámite (de regularización) y el proceso se detuvo", cuenta. "Cada vez que estamos a punto de obtener algo, aparece un nuevo obstáculo", añade, abatido.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
695
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.