Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jb. Viñals Cebriá. Redactor. escriba una noticia?

Pedro Sánchez rindió el merecido homenaje al Presidente del Gobierno Republicano en exilio don Fernando Valera

25/02/2019 14:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

------------------------Grandes hombres en la pólitica española------------------------------------

 

Tardó pero llegó: Pedro Sánchez rindió el merecido homenaje al Presidente del Gobierno Republicano en exilio don Fernando Valera y fue de la manera siguiente.

“(…) Cuando la policía logró calmar algo la situación, Pedro Sánchez, es el primer presidente que visita durante su mandato las tumbas de Manuel Azaña y Antonio Machado, lanzó un trabajado discurso de reconocimiento a la memoria republicana. Pero admitió que llegaba muy tarde. "Han pasado muchos años. España tendría que haberles pedido perdón mucho antes por la infamia. A ellos y tantos otros que estuvieron en la misma lucha y que permanecen hoy casi olvidados, como Fernando Valera, el último presidente del Gobierno de la República en el exilio (…).”

En el mes de mayo de 2019,   justamente hace 41 años que me invitó para hablar por primera vez con Don Fernando Valera y fruto de tan señalada efeméride siento la necesidad de recordar a tan excelente  persona, ya, que su transito por la vida, fue la de un estricto hombre bueno en toda la extensión de la palabra, un político poseedor de unas muy asidas convicciones tanto morales, humanas, como políticas, tanto es así, que el político vasco Iñaki Anasagasti, que no se muerde la lengua cuando tiene necesidad de referirse a políticos que no son de su misma cuerda, en este caso dijo:

  "Si en sus principios políticos, a lo mejor por haber conocido a Blasco Ibañez, el Zola español, denunciador de las explotaciones, se sintió atraído hacia lo ácrata, incluso hacia el trotskismo al desilusionarse de la revolución soviética, o alentado, mas bien, por ese dejo de las Germanías de rebelión popular que se gloria su Valencia añorada, después, sin perder la savia señera, fue añadiendo esa corteza de la sensatez haciéndole ser ese "sage" tan singular para todos los sectores del exilio español, valenciano, catalán y vasco, que siempre le escucharon o contemplaron con profundo respeto (…)

Precisamente cuando hace  pocos meses  cumplí  los 90 años, empezaré expresando el máximo respeto para todas aquellas personas que piensan todo lo contrario. 

Resumiendo las tendencias políticas actuales, diré que algunas me parecen muy negativas y pienso además, que se han adueñado y enseñoreado de las parcelas más suculentas de la vida política de éste viejo país, y de esa manera los bien nutridos grupos de parasitarios y oportunistas pueda serles más fácil la manera de hacerse magnates en el más escaso trecho de tiempo.

Y no pasa nada, aunque suponga un galopante aumento del paro laboral, corrupción, droga, prostitución y escasa, o nula moral cívica, breña que tanto y con tanta rapidez se propaga en ésta fraccionada nación de las autonomías, que se trata de aquel mismo país, que hasta bien cumplida la década de los años 70 del pasado siglo, -con dilatado orgullo patrio, la mayoría de sus ciudadanos (aunque ahora visto, como se cuenta la historia, es impensable creer) que se exaltaba el sacrosanto nombre de España.

En otro nuevo comentario, pienso referirme más extensamente a la excelsa figura de Don Fernando Valera Aparicio, no regresó nunca más a España, ya que los nuevos políticos de la izquierda, en una de las visitas que le hicieron en París, el líder de aquel grupo le prometió, que antes de aprobarse la Constitución se celebraría un referéndum de Monarquía o Republica, no se hizo lo que habían prometido y se le dejó olvidado a don Fernando, último presidente de la republica, que nunca pudo ver cumplido su tan anhelado retorno a su muy amada España.

En su tumba permanece aún hoy un esclarecedor epitafio: “republicain spagnol, mort en exil”. (Republicano español muerto en el exilio)------------------------

. Ítem: No hace falta decir, que Don Fernando Valera Aparicio, fue el último Presidente del Gobierno Republicano Español en el exilio. Fernando Valera, el gran traicionado de la transición española La historia es algo que cada escribano la interpreta a su intima complacencia

Mis conversaciones con don Don Fernando Valera Aparicio.

Don. Fernando Valera Aparicio. Madroñeras, 1899-París, 1982) (valenciano de adopción).Dirigente del partido Republicano Radical, ultimo Presidente del Gobierno de la Republica en el exilio. Como uno de los principales dirigentes políticos del exilio republicano, en 1962 entre otros organizó y participó junto a otros muchos políticos y representantes españoles en el IV Congreso del Movimiento Europeo en Munich. 

............................Los tiempos pasados--------------------------------

“El 28 de febrero de 1971 sucedió a Claudio Sánchez-Albornoz como Jefe del gobierno republicano en el exilio, siendo el último en este puesto.1 Ejerció el cargo hasta 1977, cuando el Presidente de la República en el exilio, José Maldonado, aceptó la legalidad de las Elecciones de 1977 (las primeras desde la época de la II República) y acordó la disolución de las instituciones republicanas que seguían activas en el exilio. Valera, no obstante, no volvió a España y permaneció en París, donde falleció después de un largo exilio en el que seguía defendiendo la legitimidad del gobierno republicano” (Wikipedia-Batiste). 

EL PRESIDENTE Y JEFE DE GOBIERNO DE LA REPÚBLICA ESPAÑOLA EN EL EXILIO

“El —señor José Maldonado—, aparte de «presidente de la República Española en el exilio», es un anciano de expresiones cortas y contundentes. Él otro —señor Fernando Valera—, jefe del Gobierno de dicha República, sin territorio y sin súbditos, aunque —todo debe decirse— todavía con creyentes en ella, trasmina en su aspecto una madurez vigorosa y, en su decir, cierto apego a esa retórica que tanto gusta a los valencianos. Le oye uno hablar y en seguida se acuerda de Blasco Ibáñez”. Gonzalo de Bethencourt México, 25/03/1977.

Para situar en antecedentes al lector, comenzaremos reproduciendo uno de los parágrafos debidos a Inmaculada Cordero Oliveros, Licenciada en Geografía e Historia y profesora de la Universidad de Huelva, España, es autora de varios artículos sobre los trasterrados y España.

.“(…) El regreso era, ante todo, una decisión política, que el refugiado convertía en una cuestión de dignidad. Atendiendo a su postura ante la vuelta, podríamos dividir el exilio mexicano en tres grupos: . Los que trabajaban activamente para volver y reintegrarse a España hasta la muerte. Mantienen vivas las ideas de exilio y se sienten doloridos por el olvido del que son víctimas por parte de la España de la transición.

. Aquellos que, ante la imposibilidad mental de la vuelta, convierten su exilio en definitivo. Este grupo lo integran aquellos que llegan a aceptar la doble patria de José Gaos; los que superan la idea de pertenencia a un lugar y llegan a considerarse ciudadanos del mundo, hecho que observamos sobre todo entre los exiliados anarquistas; y los que llegan a asumir el exilio hasta el punto de afirmar que nacieron exiliados, porque su país es una España ideal, que nunca tendrá una expresión real.

El tercer grupo lo forman aquellos que deciden rehacer su vida y superar la angustia del exilio, integrándose plenamente en la vida de México, sin romper con España por cuanto su origen les garantiza un estado social determinado. Son acusados por sus compañeros de haber traicionado la causa y haberse "gachupinizado", pasando de su condición de exiliados a la de emigrantes económicos.

Y como colofón remacharemos las palabras que pronunció el jefe de Gobierno republicano en el exilio, al finalizar su discurso pronunciado con sencilla y natural elegancia en el teatro Alhambra-Maurice Chevalier de París, el 15 de enero de 1967: 

¡Creo en el pueblo, creo en España, creo en la libertad!” (…).” Don Fernando Valera, un caballero, político y hombre de palabra que a pesar de los avatares que había tenido que soportar desde sus comienzos políticos en su Valencia (Región de adopción); en su madurez mantenía impoluta su fe en las gentes de su idolatrada España. Por lo tanto no fue nada difícil convencerle primero, y después traicionarle los políticos (del interior de España) emergidos tras la muerte Franco.

La situación política por la década años setenta y ochenta del siglo XX, discurría poco más o menos de esta manera; unos políticos que querían perpetuarse en las poltronas y los otros, los que ceñudamente querían arrebatar aquellas poltronas. Guardando las pertinentes distancias es algo que se repite y, que en algunos momentos hay la sensación de como si en España estuviesen en plena vigencia aquellos tiempos de tanta incertidumbre.


Sobre esta noticia

Autor:
Jb. Viñals Cebriá. Redactor. (430 noticias)
Visitas:
5391
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.