Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blog Catarsis Y Harakiri escriba una noticia?

Terminando el debate: última réplica (o dúplica, o tríplica) de Victor Chigne a Héctor Ñaupari

14/05/2014 13:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Después de leer el último artículo de Héctor, tengo varias formas de acabar el debate. La primera, la mas simple y sencilla, consta de 3 palabras:

Mario Vargas Llosa. Así es, el admiradísimo (por Héctor) escritor, basándose en argumentos similares a los míos, llama a su posición retrógrada, y al origen de la discrepancia, o sea la Iglesia Católica, una fuente de ideas cavernarias. Dado el respeto y cariño que demuestra Héctor a las posiciones del Nobel, yo creo que un artículo de respuesta a su demoledora contestación al pronunciamiento de la iglesia católica sobre la UCNM era requerida. Simplemente debería recomendarle al Nobel que se dedique a escribir ficción, recordarle que no sabe nada de derecho, tema que domina Héctor los suficiente para prestar valiosos servicios a la SUNAT, y luego desearle suerte con sus nuevas amistades marxistas, en lugar de honrarlo con las obsequiosas muestras de su aprecio, tal como vimos en los conversatorios del mes pasado. image

Pero lo fácil no es necesariamente lo mejor, y dado que Héctor se tomó el trabajo de responder a los 4 puntos señalados en mi artículo, procederé a mostrar humildemente las fallas y consecuencias que en mi lego entender tiene su postura.

Sobre el punto 1, me indica que por dejar de prohibir que las parejas gays tengan algún derecho, se está imponiendo una forma de vida a los demás. Bueno, la forma de vida ya existe, porque las parejas gays no son ilegales. Lo que se hace es dejar que esos individuos decidan libremente sobre su patrimonio, derechos de visita y derechos hospitalarios. Héctor, para contestar, toma definitivamente una posición totalitaria, exactamente igual que en todas las luchas por derechos civiles del siglo XX y XIX. En algún momento el estado impuso, por la fuerza, que no se pudiera ser dueño de otro ser humano, vía esclavitud, molestando con ellos a todos los que no querían aceptar esa horrorosa imposición en sus vidas. Igualmente, con el (me imagino que aberrante para Héctor) cuerpo legislativo que dio el voto a las mujeres, la posición correcta es que no hay derecho a que una legislación le imponga, como de obligatorio cumplimiento, la coacción a los ciudadanos para que reconozcan que las mujeres tienen los mismos derechos civiles que un hombre.

El odio a la minoría, patente en el hecho de que simplemente porque los demás (no afectados en nada) tengan que aceptar que los homosexuales puedan gozar de los mismos derechos que Héctor y yo tenemos con nuestras esposas, se considere que nos están imponiendo algo, es ya patológico.

Hay individuos reales que, al morir su pareja quedan en el desamparo completo, cuando sus bienes son usufructados por terceros en contra de su voluntad o cuando la decisión de tratamiento médico queda en manos de quienes no son las personas que el enfermo quería, etc. Esos individuos reales no cuentan en la visión de Héctor, y esto es una verdadera pena, porque más allá de cualquier abstracción jurídica, si olvidamos que nuestra razón de ser como liberales es la defensa de las voluntades del individuo afectado y de su propiedad, perdemos nuestra razón de ser.

Más sobre

Sobre el segundo punto, se olvida Héctor que la ley empieza discriminando al restringir el uso de la unión solo a parejas heterosexuales. Y para defender su punto Héctor llega a un extremo ridículo; ¡Dice que la ley es discriminatoria! Una ley que ELIMINA una discriminación no puede ser mas discriminadora que la ley original. Habla de la generalidad y la abstracción, así que le recuerdo que una pareja heterosexual es un caso particular de pareja, y que lo genérico es PAREJA.

Entonces, su argumento se vuelve en contra suya, ya que si la vocación de la ley es a lo general y abstracto, el concepto a defender es el general de PAREJA y no el particular de PAREJA HETEROSEXUAL.

Ahora bien, después de dar varias vueltas llegamos al punto de concordancia. Mejor es que no se especifique si la pareja se casa o se une por amor, deseo sexual o lo que sea. Mejor es dejar la ley abierta para cualquier pareja que lo desee, pero, desafortunadamente, las uniones alternativas presentadas por los legisladores carecen de todos los elementos que si contempla la ley Bruce. Si como resultado del debate legislativo se obtiene una ley inclusiva, pues tendrá todo mi apoyo. Pero al momento de escribir estas líneas, ese no es el panorama. Sobre el tercer punto, olvida Héctor que la ley de UCNM implica que los futuros unidos hagan el trámite de acogerse, y es cualitativamente distinto a obtener esos derechos por haber convivido. Al haber leído mal mi artículo, omite Héctor decir que los convivientes pueden tener todos los derechos de casados después de 10 minutos de convivencia, si van al registro civil. Los convivientes gays, si no van a registrar su UCNM, jamás obtendrán esos derechos. Es decir, hay una desigualdad flagrante, siempre a favor de las parejas heterosexuales. Comparar convivientes heterosexuales (que no han hecho ningún trámite, pudiendo haberlo hecho) con Unidos Civiles que han tenido que hacer su trámite, además de ser una falacia de hombre de paja, demuestra voluntad de persistir en el error. Compárese convivientes homosexuales con convivientes heterosexuales y casados heterosexuales con casados homosexuales y se tendrá un marco de análisis correcto.

Sobre mi cuarto punto, pues al estar en compañía de Mario Vargas Llosa, su hijo Álvaro, Ayn Rand, todos los partidos liberales del continente, el LibertarianParty de USA, íconos como Stephan Kinsella, los partidos liberales de Francia, Rusia, Nueva Zelanda, Milton Friedman e infinidad de liberales, pues extiendo las acusaciones de Héctor a toda esa sarta de comparsas comunistas.

Ahora bien, recojo la sugerencia de Héctor para continuar trabajando en mi empresa, dando trabajo, creando valor y avanzando la actividad privada. Lo veo muchísimo más valioso que otras actividades, por ejemplo, dedicar mi tiempo a laborar para la SUNAT. Y cierro con una cita de Hayek, en su idioma original, para que no se me acuse de tergiversar la traducción, de su obra cumbre, Derecho, Legislación y Libertad:


Sobre esta noticia

Autor:
Blog Catarsis Y Harakiri (2282 noticias)
Fuente:
feeds.feedburner.com
Visitas:
314
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.