Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jesús N. Galindo escriba una noticia?

Todos, todas y todes

29/04/2021 03:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No creo que sea conveniente duplicar, o triplicar, los géneros, en la utilización del lenguaje, con la intención de abanderar la defensa del feminismo

Recientemente, la ministra de Igualdad, Irene Montero, en el transcurso de un acto electoral en el que intervenía, aprovechó para lanzar –a través del lenguaje- uno de sus consabidos mensajes inclusivos que tanto le caracterizan y que tanto rédito mediático le proporcionan. Comenzó dirigiéndose al público, dándole -como es connatural en ella- una patada al diccionario y diciendo: “Buenas tardes a todos, y a todas y todes”.

Una vez más, la lengua española, ese nexo de unión que aglutina a más de quinientos cincuenta millones de personas, se ve envuelta en un rifirrafe ideológico y partidista, coparticipando en el rol de actores de una campaña electoral, como testigo muda y silenciosa, y denigrada por una sarta de pijos progres que, parece, han alcanzado las más altas cotas de poder con el objetivo de desacreditar la cultura de un país milenario.

Hemos llegado a tal extremo que, si tienes que pronunciar una disertación, debes llevar sumo cuidado y pronunciar el “Todos y todas”, el “ellos y ellas”, o inventártelo con el “miembros y miembras”, si no quieres caer en el registro clasificatorio de los retrógrados o –inclusive- llegar a la categoría de fachas, si persistes en tu torpeza por no utilizar el lenguaje inclusivo, en la forma y modo en el que estos adalides del lenguaje lo están acuñando. Y por si éramos pocos, parió la burra y ahora –parece ser- tenemos que añadir un nuevo género ya que una parte de nuestra sociedad dice no sentirse representada ni por el masculino ni por el femenino De ahí que se tengan que inventar un palabro nuevo (todes) que más bien parece proceder del bable, un dialecto que se habla en Asturias y que nos podría servir de guía para la incorporación de estos nuevos vocablos.

Al parecer, y esto es una opinión personal, se ha puesto de manifiesto una nueva forma de diferenciar ideológicamente a la sociedad española: la forma y utilización del lenguaje. Si no quieres que te califiquen de derechas tienes que utilizar el masculino, el femenino y el… neutral. Y, si no es así… date por calificado.

Recientemente, el presidente de la RAE, Darío Villanueva, en referencia al lenguaje inclusivo, decía lo siguiente: "Las lenguas se rigen por un principio de economía; el uso sistemático de los dobletes, como miembro y ‘miembra’, acaba destruyendo esa esencia económica".

A mi humilde entender, es un craso error tratar de duplicar, o triplicar, los géneros, con la intención de abanderar la defensa del feminismo. Ese no es el camino. El idioma es un rasgo de identidad que los pueblos nos hemos dado y que se ha ido puliendo y adaptando, sin necesidad de tener que tensar y retorcer el significado de determinadas terminologías con el objetivo de favorecer los legítimos anhelos de una sociedad que aspira a ser más igualitaria.

La economía del lenguaje es uno de los principales argumentos que los lingüistas aducen a la hora de defender los tratamientos de género en el procesamiento de las lenguas. En lo que, prácticamente, coinciden todos es en la afirmación de que los hablantes tendemos a acortar, y a ser lo más breve posible, al expresarnos y soltar nuestras peroratas. De ahí que exista –en casi todos los idiomas- distintas figuras lingüísticas que abarcan los dos géneros. En unas ocasiones, esta figura podrá parecer que es del género masculino, pero en otras lo es de género femenino. Véase, por ejemplo, “policía”, “periodista”, “oculista”, “poeta”, “artista”, “atleta”, “comunista”, “fascista”, “automovilista”…

La prueba más palpable de que –por regla general- todos utilizamos la economía de lenguaje la pueden ustedes comprobar atendiendo alguna de las intervenciones con las que nos obsequian los políticos (como la que protagonizó la señora Montero) y a la que me he referido al comienzo de este artículo. Si consiguen analizarla, se darán cuenta que, una vez el discurso alcanzó la velocidad de crucero, le fue imposible mantener la concentración y el esfuerzo mental que exige esta metodología y la ministra “volvió” a la utilización de un solo género hasta en ocho ocasiones.

Estoy de acuerdo –como ya he mencionado- en adaptar el lenguaje a una realidad cada vez más igualitaria y en consonancia con la sociedad en la que se sustenta. Otra cosa es la deformación de un idioma para satisfacer las demandas identitarias de determinados colectivos feministas y, ahora, de aquellos LGTBI que no se sienten representados por determinada terminología de genero nuestra lengua. En mi humilde opinión hay otras vías para conseguir estos legítimos objetivos sin necesidad de tener que recurrir a este tipo de estrategias comunicativas que están ejerciendo una clara agresión a la sintaxis que está contribuyendo a la deformación y el empobrecimiento de un idioma que aspira a ser uno de los más hablados del planeta azul.

De Todos y todas (y no todes) depende que este sarpullido lingüístico no se convierta en una pandemia mucho más contagiosa. Dejemos a los docentes y a las docentes (y no docentas) que nos conduzcan por la senda de la sensatez y que impongan una cierta racionalidad en el tratamiento de un idioma universal, tan prolífico como versátil, nacido en San Millán de la Cogolla y testigo de excepción de las primeras palabras escritas en castellano.

Y, mientras tanto, nosotros, nosotras (y no nosotres) cumplamos con las reglas que nos hemos dado y enriquezcamos nuestro idioma usándolo de una forma correcta; sin tener que recurrir a la mal llamada libertad de expresión, como fórmula tópica, cada vez que nos apetezca utilizar un palabro como santo y seña de un falso progresismo.

Jesús Norberto Galindo // Jesusn.galindo@hotmail.com


Sobre esta noticia

Autor:
Jesús N. Galindo (103 noticias)
Visitas:
3449
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.